¡Síguenos!
Juegos Olímpicos del Barro 2018. imago/Eibner / Cordon Press

Multideporte

Los Juegos del Barro: deporte por una buena causa

La competición transcurre en la ciudad alemana de Brunsbuettel y es un evento que se celebra desde 2004 en el que prima el fango. Y la diversión.

Si de niño eras amante de los charcos, de pisotearlos y de ponerte hasta arriba de suciedad, este es tu deporte. O mejor dicho, tus Juegos Olímpicos. En Alemania, concretamente en la desembocadura del río Elba, se produce cada año a los pies de la ciudad de Brunsbuettel/b una competición de lo más inusual. Las Wattoluempiade o, como nosotros diríamos, los Juegos Olímpicos del Barro, un evento que se lleva celebrando desde 2004 y en el que prima el fango. Y la diversión.

Que no se apodere el miedo de pensar que eres la única persona a la que le gustaría practicar deporte a la vez que realizas tu pasión: hundirte sobre un mar de barro. Porque no es así. Hasta 400 participantes llegaron desde la propia Alemania, Suiza y la República Checa. Se dividen en equipos y muchos aprovechan para disfrazarse y ser así más distintivos. Momias o cavernícolas triunfaron con su puesta a punto. Hasta que llegó la hora del chapuzón y a todos les cubría una capa marrón de sabrosa tierra mezclada en agua.

Los wattlets, como se les conoce a los atletas que participan en la competición, pueden disputar, entre otras, la modalidad de balonmano, voleibol, fútbol y carreras, una de ellas utilizando un trineo. El distintivo, como no podía ser de otra manera, es que no se practican sobre un suelo firme y apto para el juego, sino que se juega sobre un lodazal que llenará a los participantes de barro. Lucharán por ser el equipo campeón en un terreno impropio, pero que dará un toque a los monótonos deportes convirtiéndoles en apasionantes batallas que acaban con la celebración de todos los participantes rebozándose por el terreno de juego.

Todo ello no podía empezar sin la famosa antorcha que siempre abre unos Juegos. La llama, característica de estos eventos, es transportada por participantes hasta el singular pebetero dando comienzo a las Wattoluempiade.

Con el lema Schmutziger Sport für eine saubere Sache (Deporte sucio por una causa limpia), se han recaudado más de 300.000€ desde que en 2004, con la creación del torneo, se iniciara un programa de ayuda para los pacientes de cáncer y sus familias en el área de la costa oeste del estado de Schleswig-Holstein en Alemania. Esta puede ser la mayor de las excusas para practicar deporte, de manera diferente y original, acabando con un buen manguerazo y sintiéndote bien contigo, por la diversión y por contribuir a una buena causa. ¡Qué viva el barro!

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Multideporte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies