¡Síguenos!
El-Hadary.

Mundial Rusia 2018

El-Hadary se convierte en el mundialista más viejo a los 45 años

El portero de Egipto bate el récord que tenía el guardameta colombiano Faryd Mondragón, que jugó el pasado Mundial con 43 años.

Essam El-Hadary, de 45 años y 161 días, se ha convertido en el futbolista de más edad que juega un Mundial de fútbol, después de jugar con la selección de Egipto contra Arabia Saudí (1-2) en el duelo de equipos eliminados del grupo A.

El-Hadary no solo fue protagonista por su plusmarca de longevidad. En el minuto 40 paró un penalti a Al Muwallad, aunque nada pudo hacer en la pena máxima que le pitaron a Egipto cinco minutos después. En el último suspiro del añadido, encajó el gol que dio la victoria a los saudíes.

El portero egipcio, que ha sido 157 veces internacional, ha superado con creces el anterior récord, en posesión del guardameta colombiano Faryd Mondragón, que en el pasado Mundial jugó contra Japón a los 43 años. Tras ellos están el camerunés Roger Milla (42 años y 39 días), el inglés Pat Jennings (41 años), el también inglés Peter Shilton (40 años y 292 días) y el italiano Dino Zoff (40 años y 133 días).

El-Hadary es más viejo que tres entrenadores que están en la Copa del Mundo: Aliou Cisse, seleccionador de Senegal (42), el serbio Mladen Krstajic (44) y el español Roberto Martínez (44), técnico de Bélgica.

La primera vez que El-Hadary fue internacional tenía 22 años (debutó casi al tiempo que Gareth Southgate, seleccionador inglés). Desde entonces y hasta ahora su único secreto ha sido pasar 20 minutos al día en una bañera de agua helada.

 

 

«Mi edad es 45, pero para mí, eso es solo un número en un papel. Mi padre me dijo que su sueño era verme en una Copa del Mundo y quiero que mi padre se sienta orgulloso».

El propio futbolista recordó sus comienzos para L’Equipe: «Siempre he sido portero, desde los cinco o siete años. Pero mi padre no quería que fuera futbolista. Para él, no era una vida. ¡Incluso quemó mi uniforme frente a mí! Fue mi madre quien me permitió seguir ocultándoselo a mi padre. Iba a los partidos escondiendo mi ropa en mis pantalones. Algunas veces fui al entrenamiento saltando por la ventana, vestido con ropa de calle. Cuando volvía lleno de barro, saltaba el torrente que pasaba por debajo de mi casa y entraba por la ventana para no pasar frente a mi padre. Tenía que hacer todo esto para cumplir mi sueño. No era bueno en la escuela: todo lo que quería era ser portero».

«Tenía tres objetivos en la vida, que quería lograr en un orden muy específico: ser portero profesional, ser el portero del Al Ahly y ser el guardameta de Egipto. A los 19 años, ya había completado dos de tres, pero no en el orden que había imaginado: estaba jugando en la primera división y era parte de la selección. A los 23 años, por fin, consiguió jugar en Al Ahly».

En el extenso palmarés de El-Hadary hay 37 títulos. Los más destacados son los que siguen. Con el Al Ahly ha ganado siete campeonatos de Egipto, cuatro Copas de Egipto, cuatro Supercopas de Egipto, tres Ligas de Campeones de África y tres Supercopas de África. Con el Sión suizo ganó una Copa suiza y con la selección egipcia cuatro Copas de África.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies