Julia Takacs, de la agonía al llanto | Atletismo | A la Contra
¡Síguenos!
A la derecha, Julia Takacs, bronce en el Europeo de Berlín 2018. Junto a ella, la campeona Ines Henriques (Portugal) y Alina Zwilij (Ucrania). CORDON PRESS

Atletismo

Julia Takacs, de la agonía al llanto

La marchadora inaugura el medallero español en Berlín 2018 en la prueba más agónica del calendario atlético.

Pocas pruebas representan mejor la agonía del deporte que los 50 kilómetros marcha, el llevar el cuerpo por encima de los límites. Uno bucea sin mucho ímpetu por Youtube y encuentra desmayos, deshidrataciones, a marchadores haciéndose encima sus necesidades. De eso también vive un deporte como el atletismo, que ha visto cómo los maratonianos entran casi sonriendo en la meta. En el deseo de ir un paso más allá, hace un par de años se estrenaron los 50 kilómetros marcha femeninos y casi que a la primera de cambio España le ha puesto una sonrisa a la prueba de la mano y los pies de Julia Takacs, brillante bronce europeo en una calurosa mañana de Berlín.

Después de un primer día horripilante, con los diez españoles eliminados de sus pruebas, España se levantó este martes con ganas de pegar un puñetazo tan grande que hiciese retumbar la mismísima Puerta de Brandeburgo. Y así fue. A las 08:35, mientras unos todavía dormían, otros corrían a colocar sus toallas en las playas y otros tantos poníamos las tostadas al fuego, se daba el pistoletazo de salida a las pruebas masculina y femenina de los 50 kilómetros marcha. Ya en ese momento los termómetros marcaban casi 25 grados, algo que iría a más y convertiría en una tortura una prueba que se acerca a las cuatro horas de duración en la categoría masculina y que las supera en la femenina.

Los ojos españoles se posaron sobre Julia Takacs, aspirante, y sobre esa leyenda viva de 47 años que es Jesús Ángel García Bragado, que ama tanto su deporte que mantiene intacta su ilusión por este tipo de campeonatos y que todavía no se pone fecha de caducidad. Mientras los marchadores rompían a sudar y comenzaban a hacer kilómetros, bajé a comprar el pan, saludé un par de vecinos e incluso tuve tiempo de salir a trotar por el parque de debajo de casa (mucho más lento que los que estaban marchando en la tele) para llegar a punto y ver las dos últimas horas de carrera. “Esto empieza a partir del kilómetro 35”, ha repetido muchas veces el mencionado Bragado.

 


Remontada y medalla


Para ese momento, al veterano del equipo le había dado un trallazo el isquio y estaba a punto de abandonar y la gran Julia Takacs ya estaba en ebullición. Después de haber empezado tranquila y sin prisas a partir del kilómetro 25 empezó a marchar cada vez más rápido, fue dejando cadáveres a su lado y para el kilómetro 40 ya tenía el podio en el bolsillo. Siguió yendo a más, pero nunca vio ni la sombra de Henriques, oro contundente y le faltaron metros (vaya incoherencia) para atrapar a la ucraniana Tsviliy.

Con una bandera española rodeando su cuerpo entró entre la sonrisa y el llano, rota físicamente, pero feliz como nunca. Tras haber pasado años entre dudas y lamentos por no encontrar su distancia, la inauguración de esta prueba le dio la vitalidad que necesitaba. Dos años después acaba de inaugurar el medallero español en unos Campeonatos de Europa. Ya lo decía Andrés Montes, que en paz descanse: “La vida puede ser maravillosa”.

3 Comments

3 Comments

  1. Pingback: Presos de los segundos | Atletismo | A la Contra

  2. Pingback: España progresa en Berlín | Atletismo | A la Contra

  3. Pingback: Más luces que sombras en Berlín | Atletismo | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Atletismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies