¡Síguenos!

Fútbol

La Juventus de Sarri: jóvenes y oportunidades de mercado

A la Juventus ya no le sirve con el Scudetto. Los de Turin quieren volver a levantar una Champions y están construyendo un equipo formidable. De Ligt y Sarri son sus nuevos ases.

La Juventus no tiene rival en Italia desde hace tiempo y no parece que su dominio vaya precisamente a resentirse en la próxima temporada. Lejos queda ya el año 2011, el último que el vencedor del Calcio no llevaba rayas blancas y negras. Aquel honor recayó en el Milán y desde entonces 8 títulos consecutivos de los Bianconeri han creado una hegemonía y, a la vez, han alimentado una obsesión.  Y es que el título doméstico empieza a saber a poco y la Champions aparece en el horizonte cada temporada como la tierra prometida. No han vuelto allí desde 1996 y con ese único objetivo han reforzado un equipo ya de por sí temible.  Para rodear mejor al gran emblema del proyecto, Cristiano Ronaldo, este verano han llegado hasta la capital del Piamonte: De Ligt, Rabiot, Ramsey, Demiral, Pellegrini o los retornados Buffon e Higuaín (aunque el argentino podría ser utilizado como moneda de cambio en alguna operación).

El cambio de timón y el primer golpe de efecto llegó desde el banquillo. Tras cinco temporadas a los mandos de la Vecchia Signora, en la Juventus decidieron prescindir de los servicios de Massimiliano Allegri. El técnico italiano no pudo alcanzar, ya con Cristiano Ronaldo en sus filas, la que hubiera sido su tercera final de Champions (las dos anteriores las perdió) y pese a regar cada temporada con un doblete (liga y copa italiana), en esa eliminatoria frente al Ajax algo se rompió entre el técnico y la familia Agnelli. Ambas partes acordaron su salida y desde el equipo de la FIAT se empezaron a buscar alternativas. El anhelo de los Agnelli era llevar hasta el Piamonte pero finalmente tuvieron que conformarse con uno de sus alumnos más aventajados, Maurizio Sarri que tras una temporada irregular en el Chelsea logró alzar la Europa League con los londinenses.

Tras una temporada un tanto decepcionante en París, Gianluigi Buffon, eterno capitán bianconero, volvía a casa. A sus 41 años el regreso suena a estación previa al salto que esta por venir. Buffon apurará sus últimos sorbos de fútbol en el equipo de su vida mientras va tomando contacto con los despachos y cambia el pantalón corto por el traje, para convertirse en ayudante de Pavel Nevded. Su presencia en el equipo será de gran ayuda para un recién llegado como Sarri y todo un referente para los jóvenes que este año se han unido a la Vecchia Signora.

Ninguno ha despertado tanta expectación como el tulipán De Ligt. Convertido en uno de los culebrones del verano, el neerlandés tiene por delante un reto maravilloso tanto en el Calcio como en la Juventus. A sus 19 años, el ex capitán del Ajax de Ámsterdam recibirá un máster de dos guardianes del área como Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci. Matthijs conocerá también un nuevo fútbol, aunque su estilo de juego (buena salida de balón, gran desplazamiento en largo y contundente al corte) encaja como un guante en el tipo de fútbol que despliegan los equipos de Sarri. El último ganador del Golden Boy, por el que la Juventus ha pagado 75 millones de euros, estará acompañado en la zaga por otro joven central, Merih Demiral (21 años); el turco llega procedente del Sassuolo tras realizar una gran campaña a las órdenes de De Zerbi. La Juventus tras pagar 15 millones por el turco tiene asegurado el relevo en la zaga.

Pero las genialidades de la dirección deportiva bianconeri no terminan ahí. Como viene siendo habitual en los últimos años, la Vecchia Signora se ha asegurado otros dos refuerzos de lujo a coste cero. La savia nueva en el centro del campo la pondrán Aaron Ramsey, un británico en el Calcio, y Adrien Rabiot, el niño rebelde del PSG. Ambos jugadores quedaron libres tras finalizar sus contratos con Arsenal y Paris Saint Germain respectivamente. También se especuló con el regreso de Paul Pogba al Juventus Stadium, pero la obsesión del Real Madrid y sobre todo de Zidane por el mediocentro galo alejan al ex jugador de la Juventus de su regreso al Piamonte. El coste de la operación, superior a los 120 millones que en su día el United pagó por él, complican aún más la vuelta de Paul.

La línea menos reforzada hasta ahora es la delantera, aunque la Juventus tiene varias operaciones en marcha para satisfacer las necesidades del técnico napolitano. La opción Mauro Icardi, apartado del Inter de Milan, parece desinflarse en las últimas horas. Precisamente sus asuntos extradeportivos podrían haber pesado para frenar su fichaje. Por calidad y olfato de gol no será (121 goles en 219 de Serie A). El argentino además sería un complemento ideal para Cristiano.  El portugués volverá a ser un año más la referencia en ataque y está por ver el papel que desempeña Paulo Dybala en la nueva Juventus de Sarri. Se ha hablado mucho de un posible trueque por Icardi, teniendo en cuenta que los bianconeri cuentan además con Bernardeschi y con Mario Manduzkic. En Italia aseguran que la Vecchia Signora habría alcanzado ya un acuerdo con Federico Chiesa para las próximas cinco temporadas a falta de ponerse de acuerdo con la Fiorentina, por lo que las opciones arriba se multiplican. Si se confirma la llegada del hijo de Enrico, el que también tendría las horas contadas sería el propio Higuaín, quien puede ser utilizado como moneda de cambio este verano. Tiene trabajo Sarri por delante para organizar ese rompecabezas.


La fiscalidad juega a favor del Calcio


En cualquier caso, y a falta de un acuerdo para el trueque de jugadores con el Inter, la plantilla de la Juventus está casi cerrada. Además, con la excepción de De Ligt, las incorporaciones que han hecho han salido baratas o incluso a coste cero. Los clubes de la competición italiana están adelantando a otros de las grandes ligas europeas en materia de fichajes debido a la fiscalidad del país transalpino.

En el nuevo decreto firmado por el Gobierno italiano para atraer capital extranjero se contempla un impuesto reducido, sólo del 30% sobre la renta imponible, para ciudadanos que trasladen su residencia a Italia durante al menos veinticuatro meses. La medida supone un gran ahorro para los clubes de fútbol, que son quienes abonan los impuestos derivados del sueldo de los futbolistas. Si hasta ahora debían pagar 1,7 millones por cada millón en salarios, ahora esa cantidad ha quedado reducida a 1,15 millones. Las medidas son incluso más beneficiosas para las empresas con sede en las regiones del sur, como por ejemplo Nápoles o Cagliari. En esos casos, el impuesto reducido sería solo del 10%.

Con este importante ahorro de impuestos por parte de los clubes italianos, su poder adquisitivo en el mercado ha subido. No necesariamente haciendo un desembolso estratosférico por un jugador, sino con su salario. Los clubes italianos están atrayendo a muchos jugadores porque pueden permitirse pagar salarios más altos al ahorrarse impuestos. Es el caso de Rabiot o Ramsey, que podían haberse ido a cualquier club al ser libres, sin embargo, eligieron la Juve porque les aseguraba un salario mejor que sus competidores. Una ventaja de la que en Turín están sacando más partido que nadie.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies