¡Síguenos!
La Juve vive una de las mejores épocas de su historia. / Foto: Xinhua/Cordon Press

Fútbol

La Juventus busca cerrar el círculo

La Champions es lo único que le falta al equipo de Allegri para completar una de las eras más gloriosas de una institución deportiva a nivel mundial

El fútbol italiano tiene unos cuantos antes y despueses. Antes y después de Maradona, de Sacchi, del Calciopoli, y sobre todo, de la Juventus de la segunda década del siglo XXI. Ningún equipo italiano ha dominado tanto el fútbol de ese país en la era moderna, en la que la hiperprofesionalización de los deportistas ha recortado algunas brechas entre los modestos y los gigantes. Lo de la Juventus, siete Scudetti y cuatro Coppas consecutivas después, es legendario.

Después de descender a la Serie B por el escándalo de apuestas en el que estuvo involucrado Luciano Moggi, entonces director general de la Juve, la dirigencia del cuadro turinés apostó por Beppe Marotta como director deportivo. Marotta eligió a Antonio Conte como el líder de la nueva Juventus en el 2011, y desde entonces todos los títulos de liga se han quedado en Turín.

Conte, ídolo de la casa y director técnico sin apenas experiencia en las grandes ligas, tomó las riendas de un equipo que venía de ceder su dominio al Inter de Mancini y, luego, de Mourinho. Lo mejor que pudo hacer don Antonio fue confiar en una columna vertebral compuesta por Buffon, Chiellini, Bonucci, Barzagli, Pirlo, Marchisio y Vidal. La Juventus no sólo empezó a aplastar a sus rivales, sino que dinamizó el estilo de juego más bien letárgico de la Serie A. Defensa de tres, laterales que volaban, juego a un toque: Italia volvía, de pronto, a la vanguardia táctica que había empezado Sacchi.

La sorpresiva partida de Conte cuando había ya anunciado que se quedaría, en el año 2014, pudo ser catastrófica, dada la importancia de su fuerte liderazgo. Pero Marotta, titiritero del éxito turinés, ya tenía todo claro: la solución era Max Allegri. El italiano, campeón en la 2010/11 con el Milán, tenía un perfil distinto al de Conte. Allegri parecía más un típico técnico italiano, cauto, cuidadoso y serio. De hecho, tras sus primeros partidos a cargo de la Juve, en los que cambió por completo el modelo táctico de su antecesor, los fanáticos de la Vecchia Signora pedían su cabeza.

Después de la guerra –momento en el que todos somos generales- queda claro que Allegri sólo necesitaba un poco de paciencia y que tenía el talento para seguir manejando un grupo de campeones y mantenerlos en la cima. Marotta seguía haciendo un poco de su magia tras bambalinas: un tal Paul Pogba llegaba sin costo a Turín. Terminaría siendo vendido por más de 100 millones de dólares. Aunque lo de Conte parecía insuperable, Allegri logró lo que no pudo conseguir Antonio: transformar a la Juventus en un equipo temible a nivel continental. En su primera temporada a cargo, la Juve de Allegri disputó la final de la Champions frente al Barça, después de eliminar al Real Madrid en semifinales. Dos años después, volvería a disputar una final, esta vez contra el equipo de Zidane, y caería nuevamente.

Lejos de ser un fracaso, las dos derrotas frente a los gigantes españoles solo animaron a la Juve a creer que podía, y que estaba a la altura de los mejores del mundo. Allegri logró rescatar a su equipo de las partidas de Pirlo, Vidal y Tévez en la 15/16, siempre reinventándose y mostrando ser mucho más aventurero de lo que la afición y los críticos esperaban. Cierto es que llegaron talentos incontrastables, como Pjanic, Dybala e Higuaín, pero eso no le quita méritos a quien hoy es uno de los mejores técnicos del mundo.

La llegada de Cristiano Ronaldo el pasado verano es una declaración de intenciones: la Champions o nada. Y nada mejor para ganarla que fichar al tricampeón y goleador histórico de la competencia. Los cien millones que pagaron al Madrid parecerán una propina si es que la Juventus, inminente campeona de la Serie A por octava vez consecutiva, levanta la orejona. Por lo pronto, Cristiano ya es el goleador de la liga y en la Champions tiene en la mira a su víctima favorita: el Atlético.

Con Marotta en el Inter, Buffon en el PSG, y Allegri, la vieja guardia defensiva y Ronaldo a cargo del equipo, la Juventus espera por fin cerrar el círculo y llevarse la Champions. Este debería ser su año.

Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies