¡Síguenos!
Kase.O
Kase.O I Foto de Álvaro Diaz

Entrevistas

Kase.O: “Iría al vestuario del Zaragoza a leerles un libro de autoayuda»

El rapero maño nos cuenta su (gran) relación con el fútbol y desgranamos “El Círculo”, el desnudo más sincero de Javier Ibarra frente al micrófono.

Estás en La Meca, hermano”, nos dice Javier Ibarra, aka Kase.O, que nos recibe en la tienda Común 20 de su Zaragoza natal. Allí se ha grabado “El Círculo”, un trabajo que es historia del rap en español desde que salió. Pocos amantes del género discuten que sea el rey del hip hop en nuestro idioma y su grupo, Violadores del Verso, la gran referencia. Y sin embargo Javier es humilde, cercano, agradecido y está muy conectado con su parte espiritual. “El Círculo”, con el que termina de girar ahora, ha mostrado las contradicciones del ser humano y sus grandes miedos e inseguridades con una honestidad desgarradora. Por eso, y por saber que su composición le llevó a la depresión, quizá haya provocado un impacto tan brutal.

– Pregunta: Estás terminando, a falta de las fechas de Madrid y Barcelona, la segunda parte de la gira de “El Círculo” ¿Qué tiene una gira “de salida” que no tenga una de entrada? ¿Será muy diferente tu concierto del día 21 en el Wizink con respecto al del año pasado?

Respuesta: Cambia mucho, sobre todo por las tablas. La dinámica del bolo ya lo llevamos muy rodada después de dos años. En el primer concierto que hice en Pamplona estaba súper nervioso, pendiente de las letras. Ahora es una gran fiesta de despedida. Me da pena acabar la gira porque la verdad es que estos años se me han pasado muy rápido.

En cuanto a las canciones, serán las mismas, por no haber sacado otro disco. Sí hay novedades, porque recupero algunos temas viejos de Violadores, con un pequeño homenaje.

– Ya han pasado dos años desde la publicación de este último trabajo ¿Qué tal observa Javier Ibarra su creación con el paso del tiempo?

Veo que se ha hecho muy grande. Cuando lo saqué no tenía muchas expectativas porque no me gusta ponérmelas, para bien o para mal. Cuando saco un disco no puedo decir: “Bua, vaya discazo me he marcado”. No tengo tanta seguridad en mí mismo. A día de hoy siguen llegando mensajes de gente que lo descubre. Es así cuando no suenas en radios comerciales: a tu trabajo le cuesta más llegar. Pero estoy muy feliz; el disco me ha dado muchas alegrías y lo escucho sin buscar fallos. Cuando oigo mi música suelo decir “Ahh” pero en este me esforcé mucho y casi todas las canciones me flipan.

Creo que también este disco le ha traído mucha alegría a la gente, porque le ha parecido un disco muy humano, que cuenta secretos e intimidades que nadie se atreve a contar. El público en general se ha sentido identificado o acompañado, diciendo: “a este que es famoso le pasan las mismas cosas que a mí y las ha plasmado en un disco”. La gente se siente agradecida y yo bendecido.

– “El Círculo” me parece algo más que un disco; es más bien una obra de arte completa. Es una opinión pero creo que es algo poco discutible. Quería hacerte varias preguntas al respecto para ir desgranándolo. En primer lugar quería preguntarte por la portada, donde nada es al azar ¿Nos puedes contar qué simboliza cada elemento? 

Cuando me vino el título, tenía claro que la portada iba a ser un círculo. Y luego pensé: “¿Qué meto? ¿Con qué lo relleno?” A mí me gustan las portadas de los años 70 y 80, de los discos de rock psicodélico y progresivo. Quería que fuese muy colorido, llamase la atención y lo quisieras tener en casa, ahora que los CD’s no se reproducen mucho. Yo mismo me hice el croquis, conmigo en un camino, el camino hacia el paraíso. Quería que hubiese muchas plantas, porque muy estoy conectado con el reino vegetal. Y después pregunté a mis seres queridos qué elementos querían ser. Mi padre quiso ser el faro y mi madre el lucero, la estrella que hay al lado. Ellos son los que están más arriba, de hecho. El templo con las cuatro columnas y el fuego eterno son los cuatro pilares de Violadores del Verso. Mis hermanos quisieron ser el león y la palmera. También hay un rosario un poco escondido, que no sé si lo ha visto toda la gente, por mi abuela, que se llamaba así. Mi novia Muna quiso ser la pantera, en la sombra, protegiéndome. Y también hay dos pájaros: la Soledad y la Guacharaca. Cuando estaba en Colombia escribiendo me visitaban. La Guacharaca, que es salvaje, se volvió doméstica y vivía con nosotros. Quería que aparecieran.

Portada del disco «El Círculo» de Kase.O

– Además del jabalí, que simboliza un poco tu libertad

Sí, eso es. Es mi espíritu de jabalí, un animal muy familiar pero que si le molestas…se vuelve muy loco y ataca (sonríe).

– Luego están las canciones en sí. 17 tracks en los que hay política, filosofía, recuerdos de viejos tiempos, reconocimiento de inseguridades, una de sexo, meditación y Basureta, que esa va aparte. Es un álbum largo por el número de temas que tiene y por su intensidad: no percibo grandes altibajos. Siempre está muy arriba.

Fue mucho trabajo intelectual para que causara ese efecto, que fuera adictivo. Todas las letras no las puedes entender a la primera. Hay recados, bombas, metáforas para que puedas volver a esa frase que tanto te gusta. Está todo estudiado y cada canción era un LP. Me agrada que me digas eso porque fue una labor de dos años, de muchas horas. Es un disco denso y de cara al  próximo disco no puede ser así…yo sé que el próximo disco va a ser peor. Ya lo tengo asumido (ríe). No será tan profundo, vital ni intimista porque aquí me he desnudado, fruto de treinta y pico años viviendo resumidos en 17 tracks.

Fue la solución cuando las voces me decían que no podía agradar a todo el mundo. Lo pasé mal con esas fantasmas así que decidí que me iba a dejar la piel, me quedo tranquilo yo con mi conciencia y si gusta o no ya no entra dentro de lo que puedo controlar. Es jodido para un artista, para su creación, el saber que te va a escuchar mucha peña y que “te van a juzgar”. Con mucho esfuerzo conseguí aislarme, trabajé y al último día llegué tranquilo, aunque no sabía si el disco era bueno o malo. Ahora, claro, ha tenido mucho reconocimiento y muchos premios, gente que dice que es una obra maestra…eso me asusta y me gusta al mismo tiempo, porque me lo curré mucho.

– En “El Círculo” el que rapea es Javier Ibarra, no Kase O, ¿El poner por delante a la persona, antes que a la personalidad del rapero, es lo que de alguna manera te ha salvado? La presión incluso derivó en una depresión

Es lo que hablábamos: me dije que iba a ser yo mismo. La percepción que yo tengo es que mis seguidores ven a Kase O como un gacho muy seguro de sí mismo, con su soberbia, su egocentrismo y su chulería. Esas cosas pueden estar en mí pero no solo soy eso. Cuando eres joven no te planteas el arte como me lo he planteado ahora con madurez. No le daba tanta importancia a mostrar mis sentimientos. Veía a mi personaje, a Kase O, pero esa fórmula no me servía para un disco en solitario. En Violadores había cuatro personalidades que hacían brillar lo suyo como podían y donde no llegabas tú, llegaba Lírico o Hate, y era más fácil.

Me sorprendí en esa tesitura. Todo mi cuerpo, mi alma y mi mente, me decían que no podía ser un ritmo de freestyle, solo de puras rimas. Tenía que romper la coraza de Kase O, aunque me jodiera y decir: “eres una rata como todos los demás. E incluso peor. Eres un mierdas, co, habla de eso. No camufles como has venido camuflando, inconscientemente, porque no le daba importancia”. Aún así había retazos que iba dejando por ahí…

– “Tengo los nervios destrozados, depresión tras depresión. No es fácil ser quien soy” o “Con esta presión, cada rima es un palacio. Hay que escribir despacio/quiero causar sensación”, son rimas tuyas de discos anteriores de Violadores. Mira que en tus letras nos habías ido dejando pistas, pero cuando se publicaron las primeras entrevistas de “El Círculo” y contaste todo lo que habías pasado, los seguidores, creo, se mostraron bastantes sorprendidos. Echando la vista atrás a esas rimas ¿sientes que fue un proceso gradual, consciente, o que la “bomba” te estalló en Colombia con esta crisis existencial?

La presión siempre está ahí. La “flipada” de la competición y los fans que están ahí y quieren lo mejor de ti, además de la mía propia por mi canon artístico. Igual la gente se piensa que me pongo y en una tarde sale “Guapo tarde”. No soy un escritor prolífico y a mí me lleva mi esfuerzo. En “El Círculo” hablé de mí mismo, del chaval que hay detrás de Kase O, con regresiones, lágrimas escribiendo…lo que nunca me había pasado, porque nunca me había expresado a ese nivel. Sí, él me salvó y fue como “llama a Javier Ibarra y que saque las castañas del fuego”. En el CD podía haber puesto “Javier Ibarra” y hubiera sido más fiel. Pero bueno, en realidad se han igualado. Ahora soy Kase O y estoy muy feliz. Es el mismo. Quien no conozca mi pasado pensará que Kase es un sentimentaloide y si oyeran mis primeras canciones no me reconocerían.

– Te confieso una cosa. Según preparaba el cuestionario, esa cuestión de la dicotomía Javier Ibarra-Kase.O creía que tenía que preguntártela, pero a la vez me preguntaba si importa tanto en realidad si rapea Javier o rapea Kase O, si el segundo está integrado en el primero, si tú sientes esa dualidad en ti o si a tus fans de siempre en realidad les preocupan tanta etiqueta. Creo que en otros artistas sí pero creo que tú con “El Círculo” has tirado todas esas barreras a base de una honestidad desgarradora para quien pudiese estar temeroso de tu evolución o tu transformación.

Sigo siendo el Kase O antiguo y el Javier Ibarra de ahora. Lo nuevo que va a salir en marzo es puro freestyle, cuestiones banales. Será el rap de toda la vida de Violadores. Lo he hecho por divertirme porque la competición también me divierte. Estas cuatro canciones son fresquitas, sin pensar tanto palabra por palabra.

– Javier Ibarra necesita a Kase.O

Coño, sí. No pienso pasar por el infierno que ha sido la creación de “El Círculo”. Ya llegará otro infierno o lo que sea, pero ahora quiero divertirme.

Foto de Álvaro Díaz

– La transformación a nivel personal, imagino, que en cualquier caso ha llegado para quedarse. El paso de los años, el ser padre como eres ahora, y la estabilidad no sé si puede afectar a la creación de las rimas

Uhmm…No es que me preocupe pero sí que puedes llegar a pensar sobre qué vas a hablar si ahora estás bien, llevando una vida muy modesta y de andar por casa. Alguna vez ese pensamiento me puede inquietar pero para eso está el freestyle, la imaginación…No tengo por qué hablar de mi vida todo el rato ahora que mi vida no es “muy emocionante”, que sí que lo es.

“Repartiendo arte” la puedes hacer en cualquier momento de tu vida, por ejemplo, porque es pura imaginación. Ahora puedo encontrar inspiración en el amor, que hay mucho en mi vida, con mi piba o con mi hija. Ya me he perdonado ese miedo a que ya no estoy en la calle, en los bares, bebiendo y teniendo aventuras de los jóvenes de hoy en día. Para eso habrá otros raperos, co, está el trap…Yo ya no voy a falsear eso. Mi rap tiene que tirar hacia la sinceridad y me gusta. Asumo que soy un carca para bien. Soy un abuelo que critica las obras de los demás. Yo voy a ver cómo haces tu edificio con las manos atrás.

– La normalidad y la rutina, a nivel personal, son sinónimos de felicidad en este momento de tu vida

Sí, pero tiene que haber un equilibrio, de tranquilidad y de tomar los vermús con los amigos. Yo soy muy sociable y necesito a mis amigos. También tener un día a la semana para bajarme aquí con los cacharros y hacer rap. Eso es la vida perfecta, co.

– Quería preguntarte también si meditas o rezas con frecuencia

A diario, hermano. Cuando me despierto doy mis gracias, rezo un par de veces y en la ducha enfoco el día. Ese momento es importante para mí. Después hago mis estiramientos, mis movimientos de cuello y mi conversación o deseo de que todo vaya bien. Por la noche igual. Ayer estuve muy malo y aún así dando gracias de saber que podía estar peor. El agradecimiento es vital porque si no vas por la vida pidiendo y pidiendo cuando ya tienes mogollón de cosas. Das a un interruptor y hay luz, a un grifo y hay agua…las pequeñas cosas a las que no les damos importancia. La belleza del planeta es para dar gracias. Eso lo hago a diario y me tranquiliza. Pido cosas también, por supuesto, pero antes doy las gracias.

– ¿Cuándo se produjo ese clic en la cabeza?

Desde el Jazz Magnetism empecé a quererme más, que es la clave. Empecé a respetarme y a perdonarme. Te vas desconectando de ti mismo, haces lo que los demás quieren, te dejas llevar y eso te lleva al desastre. Hay que estar consciente con uno mismo. Hay circunstancias que no dependen de ti y solo puedes gestionar, pero otras, como la gente con la que quieres estar, el uso de tu tiempo o lo que quieres comer, son decisiones tuyas.

– “Si quieres cambiar algo, cambia tú” es una de las camisetas con las que estás saliendo a muchos de los conciertos de tu gira. A mí me gusta una frase que dices en tus directos, que se ha hecho también bastante viral, es que “si no vas a ver o no llamas de vez en cuando a tus abuelos, eres peor que cualquier político”.

Es mi manera de ver las cosas. La gente que está metida en política me acusa de meterme ahí, cuando para mí la política es lo peor que hay. Esas frases son mi política. Dices que hay que cambiar el mundo y ¿qué haces aparte de poner en tuit? Pedir, pedir y pedir y no das nada. El ejemplo de los abuelos creo que es muy gráfico: estás pidiendo al mundo que actúe y tú no eres capaz de hacer nada en tu círculo de 5 m. El speech no sé cuando se me ocurrió pero durante la gira me vine arriba y donde no llegan las canciones, aún voy más para allá con esto. Si un 10%, o un 1% de los que están allí llama a sus abuelos…

– A mí me pasó

Me vine arriba porque yo no soy perfecto. Tengo mis temporadas malas y mis egoísmos, como toda persona de a pie, pero prefiero pecar por exceso que por defecto. Como tú dices, me tienen cierta autoridad, aunque previamente les digo que no soy ejemplo de nada, pero es que es así. O a tus padres. Sé que no es fácil. Todos de adolescentes hemos tratado fatal a los padres porque es ley de vida. Es un mensaje simple y de amor, porque para mí la revolución es de amor. Como dice la canción: “cuando más amor das, mejor estás”. No todo el mundo se merece tu amor y a veces se lo das a quien no te corresponde pero, en el buen sentido, eso te hace estar bien.

– Arkano salió el pasado domingo a competir precisamente con tu camiseta en la final internacional de la Red Bull Batalla de Gallos. Quería preguntarte si te gustan las batallas, si las sigues y qué te parece la relación actual que tienen con el mundo del rap

(Javier suelta un “Olé” cuando se entera de lo de Arkano) A mí me flipan las batallas. Lo considero un arte muy difícil y hay verdaderos máquinas. En México también hay una moda de batallas escritas, que se dan durísimo. La primera me impresionó y no me llegó a gustar. Luego ves la dinámica y…es como pasar de ver boxeo al vale tudo. Lo veo un espectáculo y que cada vez se fomentan otras cosas, como alabar al contrario. Mejor construir que destruir. Es lo que antes no me gustaba de las batallas. Lo respeto bastante pero yo no me atrevería a una batalla destructiva porque no concibo eso. Me gusta cuando usan temáticas y con tu habilidad vences al gacho de enfrente sin tener que destrozarlo. Lo que importa es el flow y el talento, no lo hijo de puta que puedas llegar a ser. Vaya concurso de mierda, co, eso no me mola.

– Tú, Violadores del Verso, sois en Zaragoza uno de los grandes referentes musicales. Y eso lo reconoce hasta a quien no le gusta vuestra música, y yo creo que os consideran embajadores de la ciudad, no solo en España sino a nivel mundial.

Violadores del Verso es que fue muy grande. Los chavales se van de vacaciones a Salou o a Valencia y dicen que son de Zaragoza y ya caen mejor y les preguntan por Doble V. Como una carta de presentación. La gente está orgullosa de salir de su ciudad y nombrar a Zaragoza y que les nombren a Violadores o a Rapsus.

– Tú diste el año pasado el pregón en las Fiestas del Pilar. Eso no sé si eso sería posible en Sevilla con Zatu, de SFDK

Fue el súmmum. Eso dependerá de quien esté en el Ayuntamiento. Si hubiera habido un Ayuntamiento conservador no sé si me hubieran llevado. Pero Zatu en Sevilla podría hacerlo perfectamente. Aquí la gente de Zaragoza está orgullosa de nosotros y si sales de la ciudad, te nombran a Violadores y no lo has escuchado quedas fatal (sonríe). Y es que además llevamos 20 años dando la brasa. Zaragoza es como un pueblo, somos agradecidos y la gente se siente identificada con los sitios que nombramos en las canciones.

– Enfilamos la última parte de la entrevista. Y quería preguntarte por deporte, en concreto por fútbol y por tu Zaragoza. ¿De los problemas mundanos este es el que más te hace sufrir?

Sufro durante dos días a la semana. Me volví a aficionar el año pasado que vino Borja (Iglesias) y este que me hecho socio, pero antes me había desvinculado un poco, sobre todo desde que bajó a Segunda. También me he desapasionado porque Cráneo, el director de la tienda, y Marcos, nuestro mánager, son muy zaragocistas y yo venía aquí los lunes y les veía muy amargados. Ahora a mí también me pasa. Tengo amigos dentro del equipo y lo paso mal por ellos sobre todo. Y luego por la ciudad y por el fútbol, que en La Romareda lo hemos visto bueno. No es mala plantilla. Todo son dinámicas, co. Es psicológico. No hay mucha diferencia de calidad en Segunda, pero si estás en una mala racha…también necesitas a un entrenador que consiga sacar esto adelante, que no es fácil. Muchos entrenadores saben que están de pasada y no se vinculan con el club.

– El equipo está en puestos de descenso ¿Crees, como comentó Jorge Pombo a algunos aficionados, que algunos jugadores “no quieren”?

No he querido dar más importancia a lo de Pombo. El gacho sería sincero y soltó lo que soltó. No sé si se refería a sus compañeros o la cúpula, porque hay que querer por todas las partes. Creo que es actitud, de dinámica. Yo no me creo que los jugadores no salgan a hacer lo máximo posible, y menos en La Romareda, que te pitan a la mínima. La presión los bloquea. Tampoco las lesiones nos han ayudado…No creo que no quieran. Hay muchos de la cantera y esos futbolistas sienten al club más que nadie, co. Es una racha y que ganen un par de partidos. Para mí el entrenador tiene una gran responsabilidad en estos momentos.

– ¿Qué le dirías a Lucas Alcaraz en estos momentos? (nota de la redacción: en el momento de realizar la entrevista, el míster del Real Zaragoza era todavía Lucas Alcaraz). 

Que haga una cena y se pongan ciegos.

(Risas)

No, en serio. Que cojan un miércoles, se pongan súper ciegos y que se hagan amigos, porque se está creando mal ambiente. Lo de Pombo es un síntoma. Eso lo saben ellos. El año pasado estaba el Panda, que es la alegría en persona, y Zapater, con su experiencia, tiene que animar a los chavales, y le están dejando de reserva. Si fuera Lucas, co, juerga. Llámalo como quieras.

– Un consejo de Javier Ibarra tiene autoridad en Zaragoza

Yo a veces lo pienso: ir al vestuario y hablarles. Leerles un libro de autoayuda o llevarles a cenar.

– He escuchado, no sé si de broma o no, que además no te disgusta lo de la faceta de entrenador

No, y no lo digo de broma. Pero tendrá que llegar el momento porque los chavales juegan los fines de semana y si yo estoy de gira es absurdo. Cuando me retire o tenga un par de años de asueto…además, me han dicho que no hay que sacarse el carné, que con una licencia vale. Empezar con niños y de ahí progresar. De ahí a Qatar (risas). Llegar a un Tercera y luego a Qatar con un contrato blindado.

Sí que me molaría en realidad. A lo mejor después soy una gonorrea pero tengo mis ideas. Al final aquí se trata de pasarlo bien. A mí me molestaba mucho que hubiera reservas que siempre lo fuesen, por ser los más flojillos o lo que fuera. Yo valoro más la alegría ¿Tú sabes lo que es para un padre ver a tu hijo con el 16 jugando todos los partidos del año 15 minutos? No estás en Primera División. Tienen que jugar todos. Rotaciones. Incluso es bueno y se verían los resultados. Yo tengo mi teoría. Ni reservas ni titulares fijos. Respeto porque en un vestuario ya se están creando clases. Entre críos ¿pero esto qué mierda es? Ya estás condicionando su futuro.

Foto de Álvaro Díaz

– Algo así fue lo que te pasó a ti en el Zaragoza, con el que llegaste a probar de adolescente

Lo mío allí fue un intento de joderme, pero no les dejé ni tres días. En un Zaragoza la flipada que llevan con 14 o 15 años es culpa del entrenador. Como he dicho en otras entrevistas, el entrenador ni me saludó ni hizo una presentación. Un mínimo, co, que eso yo lo he visto en equipos más humildes. Y yo para los chavales era la gran amenaza. Sabían lo que había. Como saquen a este jambo de titular, nos quita el puesto. Me hicieron el vacío, sin llegar a ser bullying, pero fue muy feo.

– Aquí me vas a permitir que diga aquello de que no hay mal que por bien no venga, porque si hubieses seguido progresando… aún así, creo que sigues jugando al fútbol todavía hoy

Llevo un tiempo jugando entre semana. El físico quizá no me acompaña todo lo que quisiera, pero me lo paso bien. Son amistosos e intentamos que no haya entradas a saco como si fuera competición. El fútbol-7 es el deporte perfecto porque en el 11 te puedes pegar cuarto de hora sin que el balón llegue a tu zona, tocarlo y perderlo y tener que esperar otros quince minutos. El fútbol sala para mí es demasiado físico, porque tienes que estar todo el rato subiendo y bajando…una eslomada, aunque para eso hay cambios. Y yo soy más de espacios. Me gusta echármela larga y en fútbol sala hay muchos menos espacios. Lo he jugado y me gusta pero me quedo con el 7, el equilibrio entre el 11 y el sala. Algunas tardes se dan mejores que otras, pero para mí es un día de la semana esperado.

– Decías antes que eres amigo de Borja Iglesias. Cuando marcaba el año pasado en La Romareda ponían tu canción “Esto no para” ¿Está el Panda con nivel para ir a la Selección?

Nosotros no vamos a ser imparciales, pero yo creo que ya está en la órbita de Luis Enrique. Quizá le parece muy precipitado llamarle en su temporada de debut en Primera pero acabará subiendo. Este año no creo, pero en el próximo…El Panda va a ser muy grande, le queda mucha carrera por delante.

– Estamos en 2018 pero para cuando leamos la entrevista en 2020… ¿Borja Iglesias irá a la Eurocopa con España?

Con Iago Aspas tenemos delantero. El que le acompañe será Rodrigo o Diego Costa pero dentro de dos años el Panda estará muy fuerte. Esta temporada va a meter entre 15 y 20 goles; el que viene seguirá progresando…y vamos a apostar porque en 2020 estará en la Eurocopa. Igual no de titular, pero sí en la convocatoria. Ojalá. Yo le auguro que va a acabar en un equipo grande y en la Selección.

– También has comentado que entre tus jugadores favoritos que has visto están Futre y Ronaldinho. Dime un par de nombres de futbolistas en activo (excluyendo a Messi y a Cristiano) que te encanten.

(Piensa) Voy a pensar en el Mundial, porque tampoco te creas que veo mucho fútbol…Iago Aspas, que está muy fuerte, y Mbappé. Es un superdotado, imparable.

– ¿Cuál es tu jugador favorito del Zaragoza de siempre y tu momento más feliz como aficionado al fútbol?

Cedrún, Rubén Sosa (ochentero total) y Esnáider, del equipo que ganó la Recopa. Y de momento me quedo con el golazo de Nayim. En todas las casas que estábamos viendo el partido fue un estallido.

– Para cerrar, una de música. Tu mejor rima, la canción tuya (o parte de una de Violadores) que más te guste y recomiéndanos algo de jazz y funky, dos de tus géneros favoritos.

Mejor rima: “No quiero fingir, quiero realidad/voy a decir la verdad en todo momento”, de Renacimiento.

Canción o trozo de canción: Mis cachos de “Presente” y “Información planta calle”

Jazz y funky: “Invitation”, de Joe Sample; “Win light”, de Groover Washington y “One”, de Bob James

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Kase.O, ser de luz en el Wizink Center | Música | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies