¡Síguenos!

Atletismo

Kipchoge pisa la luna

El atleta keniano ha corrido el primer maratón de la historia por debajo de las dos horas: 1:59:40.

El atleta keniano Eliud Kipchoge, de 34 años, ha conseguido lo que parecía una utopía deportiva, algo fuera del alcance del ser humano: correr un maratón en menos de dos horas. Lo hizo concretamente en 1 hora, 59 minutos y 40 segundos, en el parque del Prater de Viena, ayudado por 41 liebres guiadas por un láser proyectado sobre la carretera y precedido por un coche que le cortaba el viento. El récord no será homologado por la Federación Internacional de Atletismo por las ayudas mencionadas, por los avituallamientos en movimiento, por la ausencia de un control antidopaje y porque el circuito de 9,6 km no estaba certificado por un medidor oficial.

Sin embargo, el reto no era inscribirse en los libros de atletismo, sino en los libros de historia. Demostrar que no existen barreras cuando se juntan la voluntad, el talento y la tecnología. Con ese objetivo ha trabajado durante años el emporio Nike (Proyecto Breaking 2), que ha afrontado el desafío desde los pies de Kipchoge con unas Nike Vaporfly. En 2017, en el circuito de Monza, unos y otros se quedaron a 26 segundos del éxito. Esta vez nada podía fallar y nada falló: corrió un segundo menos por kilómetro que en Monza. Al final, a Kipchoge le sobraron 19 segundos, incluso más: completó los últimos metros saludando al entusiasmado público vienés y, una vez cruzada la meta, corrió de alegría para volver a saludar a los espectadores, como si no sintiera el mínimo cansancio.

 

«Me siento bien. Soy el hombre más feliz después de correr en menos de dos horas», declaró el atleta africano, que corrió los 42.195 metros a una velocidad media más propia de un sprint, con un promedio de 17 segundos por cada 100 metros, 2 minutos y 50 segundos por kilómetro. «Hemos hecho historia juntos», añadió para agradecer el trabajo de las liebres. Kipchoge reiteró que romper la barrera de las dos horas envía el mensaje de que el ser humano no tiene límites y espera que este hito sea una inspiración y una fuente de esperanza: «Juntos podemos hacer este mundo mejor».

Kipchoge se levantó a las poco antes de las cinco de la mañana y la carrera comenzó a las 8:15 con condiciones climáticas peores a lo esperado, con niebla y una humedad del 90%, lo que aumentaba el desgaste. Pese a todo, Kipchoge clavó los tiempos de forma constante, siempre protegido por siete corredores que formaban parte de un equipo de 41 atletas de primer nivel que se fueron turnando para darle apoyo. Las liebres eran una selección de atletas de primer rango: los tres hermanos noruegos Ingebrigtsen —Henrik, Filip y Jakob— el etíope Selemon Barega, subcampeón del mundo de los 5.000 metros, o los estadounidenses Bernard Lagat y Paul Chelimo. También contó con un avituallamiento en movimiento y un circuito completamente llano y adaptado, incluso con partes recién asfaltadas para evitar irregularidades.

Kipchoge, por detrás de las liebres. EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

Patrocinado por la empresa Ineos (la misma que sponsoriza al equipo ciclista), el Ineos 1:59 Challenge estaba previsto en principio en el Battersea Park de Londres. Finalmente, ha sido Viena la ciudad que ha asistido al prodigio.

Kipchoge fue campeón del mundo de 5.000 metros en 2003 y subcampeón olímpico en 2008. A los 29 años se pasó al maratón. Desde 2013 lo ha corrido 12 veces con una sola derrota, en Berlín 2013, cuando Wilson Kipsang batió el récord del mundo que luego superaría Kipchoge. El año pasado, también en Berlín, Kipchoge se quedó a 100 segundos de la barrera de las dos horas (2:01:39), récord homologado que también le pertenece. Desde 2011 (Makau Musyoki, 2.03:38), el récord ha sido rebajado en más de tres minutos.

En términos atléticos, la hazaña de Kipchoge solo admite comparación con la que logró el británico Roger Bannister en 1954 en la milla y con la de Usain Bolt en los cien metros.  Bannister corrió la milla en menos de cuatro minutos (3:59.4), una gesta que parecía imposible. Lo logró en Iffley Road, en Oxford, ante 3.000 espectadores y con un país entero pendiente de él. La carrera fue retransmitida por la radio de la BBC con el mítico campeón de 100 metros Harold Abrahams como comentarista. En 2009, Bolt corrió en 9.58 los cien metros durante los Mundiales de Berlín. Una marca de otro mundo a la que nadie se ha aproximado.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atletismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies