¡Síguenos!
Kubo, durante una sesión de entrenamiento. CORDON PRESS

Real Madrid

Kubo: el Oliver Atom de carne y hueso

A sus 18 años, sus regates, goles y detalles, están deslumbrando al staff técnico del Real Madrid durante los primeros entrenamientos de Canadá.

A veces la ficción puede superar la realidad y, en el caso de Takefusa Kubo, es lo que ha ocurrido. En el año 2000, la serie de anime japonés Captain Tsubasa (aquí conocida como Campeones u Oliver y Benji) volvía a la pequeña pantalla para relatar las aventuras de Oliver Atom en el fútbol europeo. Por aquel entonces, en la ficción, Atom era la estrella del fútbol japonés y todo aficionado nipón soñaba con verle en un gran club del Viejo Continente. El guión le llevó hasta el F.C. Barcelona (en la serie el Cataluña FC), tras haber jugado en Brasil. Atom coincide con estrellas de aquellos años como Guardiola, Rivaldo, Puyol, Xavi o Luis Enrique. Antes de triunfar en el equipo blaugrana, tuvo que ir al Barça B para deslumbrar y conseguir un puesto en el primer equipo.

Aquella historia de anime japonés no se aleja de la historia real, la que ahora protagoniza Takefusa Kubo. En su caso, el guión también le llevó al Barcelona, pero donde ha elegido triunfar es en el Real Madrid. Al igual que Oliver Atom, Kubo viene de Brasil, pero en su caso, de disputar la Copa América y no de un equipo brasileño. En su llegada al club blanco está compartiendo vestuario con estrellas como Ramos, Hazard, Bale o Modric. Cuando Kubo firmó por el Real Madridsu destino era el Castilla, pero sus grandes cualidades ponen en duda esta posibilidad; la Segunda B no parece su categoría.

Todo empieza en 2014. Aquel año, el Barcelona fue sancionado por la FIFA debido a irregularidades en algunos contratos de jugadores menores de 16 años. Uno de ellos era Takefusa Kubo, que tuvo que salir de La Masía. Esto llevó a Kubo a Japón, donde jugó para el Yokohama Marinos y el F.C. Tokyo. Allí llamó la atención del Real Madrid, tras marcar siete goles y dar cinco asistencias en 36 partidos, con 18 años. El club blanco, siguiendo su actual política de contratar a jóvenes talentos, no perdió su oportunidad y le contrató. El Barça entró en la puja por recuperar a la perla nipona, pero su oferta fue escasa (250.000 euros), al contrario que la del Madrid que le firmó una ficha de 1,2 millones netos.

Según relata Santi Giménez, periodista del Diario AS, varios entrenadores de La Masía se lamentaron por la pérdida: «Es el peor error en años del Barcelona. Tenía todas las condiciones para llegar al primer equipo, porque unía un talento descomunal, capacidad de trabajo y la disciplina de los japoneses».

Kubo habla perfectamente castellano por su pasado en La Masía. «En mi país hay mucha pasión por el Real Madrid y estoy orgulloso de poder jugar en el mejor club del mundo». Y también es una buena noticia para su actual club. Con la llegada del joven talento asiático, el equipo blanco multiplicará las ventas en Japón, un país con 127 millones de habitantes.

Kentaro Koyama, periodista de la televisión pública NHK , hace el siguiente análisis: «En poco tiempo llegará al nivel de popularidad de estrellas japonesas como Kei Nishikori (jugador de tenis) o Ichiro Suzuki (exjugador de baseball en los Seattle Mariners)».

De momento, el jugador nipón sabe de la importancia que tiene la oportunidad de hacer la pretemporada con el primer equipo. «Jugadores y entrenadores son muy amables y me he podido adaptar muy bien. Hay que aprovechar esta oportunidad que me han dado, pero también hay que pasarlo bien porque no todos tienen esta posibilidad», declaró en RMTV. Su tranquilidad es una de sus grandes virtudes. Kubo sabe perfectamente que tiene la oportunidad de convertirse en jugador del primer equipo, pero solo aprovechando su talento. Sus compañeros hablan muy bien de sus cualidades y el chico sabe integrarse; incluso bromeó con Hazard cuando le dijo que veía sus vídeos para copiar sus movimientos.

De momento, su historia acaba de comenzar. Esta será la primera temporada de Kubo en el equipo blanco. A partir de aquí veremos si el astro japonés es capaz de superar a Oliver Atom y es capaz de convertirse en la estrella que imaginó el anime.

 

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies