¡Síguenos!
Kubo, con Japón ante Chile. imago images / Fotoarena

Real Madrid

Takefusa Kubo, la nueva perla madridista, brilla con luz propia con su selección

El joven japonés ha estrenado mayoría de edad con el fichaje por el Real Madrid y el debut oficial como titular con la selección absoluta de su país.

El japonés Takefusa Kubo estrenó mayoría de edad el día 4 de este mismo mes. No podría haber tenido mejor regalo en su 18 cumpleaños que el fichaje por el Real Madrid y el debut como titular con la selección absoluta de su país. La perla nipona se ha situado en el centro mediático del panorama futbolístico desde que el club blanco decidió contar con sus servicios para reforzar su filial y quién sabe si en algún momento echar una mano en al primer equipo.

El hasta hace días jugador del FC Tokyo ya había disputado 23 minutos de juego con su selección en el último amistoso contra El Salvador antes de la Copa América. Esos pocos minutos le bastaron al joven delantero para convencer a Moriyasu de que debía tener un sitio en el once titular. Ayer el seleccionador japonés no dudó en concederle ese premio. A pesar de que el partido de su selección no fue bueno, Kubo brilló con luz propia y dejó destellos de su gran calidad en el partido que enfrentó anoche a Japón contra Chile, la actual campeona del torneo.

Es cierto que Chile fue muy superior en todas las facetas del juego, pero el madridismo puede estar tranquilo en cuanto a las virtudes de su nueva promesa. Es sorprendente ver como un joven que hasta hace pocos días era menor de edad juega con tanto descaro en un torneo de la envergadura de la Copa América ante toda una campeona como Chile. Moriyasu decidió salir con un 4-2-3-1, situando a Kubo en la mediapunta por detrás del delantero. Es probablemente donde más luce el juego del japonés, al que le gusta recibir de espaldas, girarse y encarar con total naturalidad.

El jugador más joven de la Copa América no paró de moverse y de pedirla durante todo el encuentro con la marcada personalidad que caracteriza a los grandes futbolistas. Kubo parecía todo un veterano intentando tirar de su equipo. De no conocer su edad bien podría pasar por un jugador que lleva años en la élite del fútbol mundial. Se movió por todo el frente de ataque y participó en todas las jugadas con un poco de peligro del combinado nipón. Es un jugador con tintes anárquicos en el buen sentido del término. Necesita estar cerca del juego del equipo para ofrecer su mejor versión y así lo hace. Hajime Moriyasu, consciente de las características intrínsecas del mediapunta, le dio total libertad de movimientos en ataque. Fue habitual verle aparecer por ambas bandas, generando superioridades por fuera y en la siguiente jugada participando por dentro, flotando en la línea de tres cuartos de Chile.

A los pocos minutos de juego, demostrando el descaro que tiene y lo poco que le intimidan los grandes escenarios, le tiró un caño a Erick que puso en pie a todo el estadio para ovacionarlo, incluidos los aficionados chilenos que no conocían a la joven promesa japonesa. Erick todavía está buscando la pelota. Con el balón en los pies fue un auténtico tormento para la zaga chilena. A pesar de la abultada victoria de Chile, cuando Kubo recibía en campo rival el desequilibrio era una constante. Fue el encargado de ejecutar muchos de los balones parados de los nipones, entre ellos una falta en los primeros compases del partido que se marchó alta por muy poco. Aunque su mejor jugada llegó en la segunda mitad. Poco después del primer gol de Vargas, tomo la total responsabilidad ofensiva de su equipo y estuvo a punto de recortar distancias en el marcador con un eslalon con el que dejó sentados a varios jugadores chilenos. Habría sido una jugada para el recuerdo de haber acabado con el balón en el fondo de las mallas, pero le faltó ángulo y puntería ante la salida de Arias y acabó mandando la pelota al lateral de la red.

Kubo jugó los 95 minutos que duró el encuentro mostrando durante todo el partido un buen nivel físico, si bien es cierto que cuando el resultado llegó al 4-0 definitivo bajó el ritmo ante la realidad de la imposible remontada. A decir verdad los 22 protagonistas en aquel momento bajaron la intensidad. Los chilenos ya habían marcado un gol más que Uruguay y eran primeros de grupo, mientras los nipones trataron de guardar fuerzas para intentar la proeza de ganar los dos partidos que les quedan ante Ecuador y Uruguay para poder optar a pasar segundos de grupo.

Habrá que ver cómo se adapta la joven perla nipona a la disciplina madridista y al fútbol europeo, pero, sin duda, si la actitud es buena de aptitudes va muy sobrado. Los ojeadores del club blanco están realizando una labor extraordinaria: el año pasado era Vinicius el que se incorporaba al filial blanco, llegando a firmar más de una buena actuación con el primer equipo que ilusionó a la parroquia madridista en un año difícil en lo deportivo. En este mercado el elegido ha sido Takefusa Kubo y todo parece indicar que ha sido una buena elección.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies