¡Síguenos!
Foto del QB Josh Allen de scoopnest.com y buffalobills.com

Deporte USA

La casi imposible misión de repetir presencia en playoffs

AFC EAST / Josh Allen y Tremaine Edmunds pueden empezar a ser importantes en unos Buffalo Bills con un hipotético mejor futuro que presente

Después de acabar en 2017 con 18 años consecutivos sin jugar playoffs y ceder el testigo a los Seattle Mariners de la MLB como el equipo que más temporadas lleva en la actualidad sin alcanzar la postemporada en el deporte profesional estadounidense (16 años, desde 2001), no parece que el conjunto entrenado por Sean McDermott vaya a regalar esta campaña a la Bills Mafia, sus indómitos seguidores, un curso tan milagroso como el pasado. La retirada de Richi Incognito (y también la de Eric Wood) ha dejado sin un líder espiritual en su línea ofensiva a un ataque con pocas soluciones prácticas (más allá de las yardas que pueda ganar en carrera LeSean McCoy) e inmerso en la gran encrucijada de todas las franquicias de la NFL: encontrar a su QB de garantías. Con el cuestionado Tyrod Taylor ya en Cleveland, el club situado al oeste del Estado de Nueva York tiene que decidir si apuesta por A.J. McCarron (llegado desde el banquillo de Cincinnati con un contrato de 10 millones de dólares y dos años) o Nathan Peterman como QB titular para dejar madurar a ese proyecto de futuro llamado Josh Allen (número 7 del draft de este año) o si pone al exquarterback de la Universidad de Wyoming a curtirse desde el primer momento sobre el césped. La espectacular potencia de su brazo derecho, las dos segundas rondas traspasadas a Tampa Bay Buccaneers para poder seleccionarle en el draft y su condición de ser uno de los QB más preparados para rendir desde ya en un año de excelentes QB rookies (unida a la propia necesidad del equipo según vaya sucediéndose la campaña) pueden hacer adelantar el proceso de decisión y situar a Josh Allen como la apuesta inamovible de presente y, muy especialmente, de futuro.

Porque, precisamente, el hipotético e impredecible futuro parece mejor en unos Buffalo Bills también con más bocetos que realidades en la parcela defensiva. El linebacker Tremaine Edmunds, la otra elección de los Bills en la primera ronda del último draft (número 16), es un todavía inmaduro esbozo de jugador con liderazgo y dinamismo para una defensa que ha perdido a algunos de sus baluartes en el último curso (Preston Brown, el líder en tackles de la liga pasada, ahora en Cincinnati; E.J. Gaines, ahora en los Browns) y que no ha encontrado un exponencial salto de calidad con lo que ha fichado (Vontae Davis, Star Lotulelei). A priori, unos mimbres demasiado escasos en unos Buffalo Bills que, en cualquier caso, seguirán una temporada más conservando el dudoso récord de ser el único conjunto de la NFL en haber perdido cuatro Superbowl de manera consecutiva. Malditos años 90.

  • Entrenador: Sean McDermott (2ª temporada).
  • Jugador estrella: Josh Allen (quizá no ya mismo, pero sí a medio plazo).
  • Otros jugadores importantes: A.J. McCarron/Nathan Peterman, LeSean McCoy, Tremaine Edmunds, Micah Hyde, Charles Clay.
  • Balance 2017: 9 victorias, 7 derrotas, eliminado por Jaguars en la Wild Cards Round.
  • Objetivo 2018: Repetir presencia en la postemporada.
  • El pronóstico de Luis Bustos: No alcanza los playoffs.
  • El pronóstico de Sergio Alberruche: No alcanza los playoffs.
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Ryan Fitzpatrick, el quarterback salido de Harvard | NFL | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies