¡Síguenos!
Foto de Matthew Pearce/Icon Sportswire

Deporte USA

La decisión de los Cowboys: ser el equipo del 2017 o el del 2016

NFC EAST / La retirada del incombustible Jason Witten y la salida de Dez Bryant limitan el ataque de un equipo con dos nombres propios: Prescott y, sobre todo, Zeke Elliott

En la constante división en el mundo del deporte entre certezas (para bien o para mal) e incógnitas, a los Dallas Cowboys de la actualidad hay que situarles, ciertamente, en la segunda categoría. No en vano, el conjunto texano se debate este año en una disyuntiva en la que la decisión final marcará su futuro a corto, medio y largo plazo: ser el equipo que fue en el 2017 o ser el equipo que fue en el 2016. Más allá de los resultados (13-3 en 2016, eliminado por los Packers en la Divisional Round en un partido excelso; 9-7 en 2017, fuera de los playoffs), la decisión principalmente afecta a Zeke Elliott y Dak Prescott, sus dos mejores jugadores. En 2016, el rookie Elliott, ex de Ohio State, running back, número 4 del draft, fue una de las mayores irrupciones de la competición en parte gracias a su más de 1600 yardas y a sus 15 touchdowns, pero sobre todo porque permitió a Jason Garrett, su entrenador, controlar el tiempo y el ritmo de los partidos a su antojo. En cambio, en 2017, Elliott se perdió seis partidos por sanción y, cuando regresó a los terrenos de juego, sus números continuaron siendo buenos, pero la sensación de dominio de los Cowboys desde el backfield fue mucho menor. Una situación que también se repite con el QB titular de los texanos. En 2016, el rookie Prescott, ex de Mississippi State, elegido en la cuarta ronda del draft, se hizo con la titularidad desde el inicio y completó una sobresaliente temporada con casi 3700 yardas y 23 pases de touchdown. Sin embargo, un año después, la campaña de Prescott volvió a ser notable en números (más de 3300 yardas y 22 touchdown), pero sólo aprobada en sensaciones (en rating pasó del 104.9 del 2016 al 86.6 del 2017).

De la temporada que realicen Zeke Elliott y Dak Prescott depende en gran medida el futuro de unos Dallas Cowboys (y, en bastante mayor medida, el futuro de su head coach Jason Garrett) que en este nuevo curso liguero continúan contando con una gran línea ofensiva (Zack Martin, Tyron Smith, Travis Frederick, si bien este último puede perderse toda la temporada tras ser diagnosticado con el Síndrome de Guillain-Barré), pero que han perdido muchos recursos en el pase con la salida de Dez Bryant, su receptor estrella que ha sido cortado y que todavía no ha encontrado destino, y con la retirada de Jason Witten, su mítico tight end. El receptor rookie Michael Gallup, elegido en la tercera ronda del draft, puede ser la nueva irrupción inesperada, similar a la de Elliott y Prescott en 2016, en un conjunto que también sigue contando con una sólida defensa liderada por dos jugadores: el defensive end probowler DeMarcus Lawrence y el linebacker Sean Lee. Recursos que pueden ser suficientes en una división tan abierta como la NFC East (Eagles, favoritos), pero que dependerán de la decisión que tomen Zeke Elliott y Dak Prescott. Ser los jugadores que fueron en el año 2016 o ser los jugadores que fueron en el año 2017. He ahí la cuestión.

  • Entrenador: Jason Garrett (8ª temporada).
  • Jugador estrella: Zeke Elliott.
  • Otros jugadores determinantes: Dak Prescott, Travis Frederick, Zack Martin, Tyron Smith, DeMarcus Lawrence, Sean Lee.
  • Balance 2017: 9 victorias, 7 derrotas, segundo de su división.
  • Objetivo 2018: Jugar la postemporada.
  • El pronóstico de Luis Bustos: Eliminado en la Divisional Round.
  • El pronóstico de Sergio Alberruche: No alcanza los playoffs.
6 Comments
Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies