¡Síguenos!

Balonmano

A la Main Round con susto

España se clasifica para la segunda fase del Mundial venciendo, con más problemas de los previstos, a Japón (26-22). Corrales y Solé, pilares fundamentales.

Dos tópicos que se suelen decir en campeonatos de élite con formato corto son que nadie regala nada y que un partido tonto siempre se suele tener. Que a España, que puede ganar a cualquiera, también le cuesta llevarse los partidos si no discurren “por los cauces hispanos” es otra afirmación acertada. Juntados los catetos y la hipotenusa, se forma el triángulo que explica en parte el sufrimiento de los de Jordi Ribera para vencer este lunes a Japón. Mientras la incógnita es desvelada, el resultado es que la campeona de Europa suma tres victorias en esos mismos encuentros y ya está clasificada para la segunda fase del torneo, es decir, la que te coloca en la rampa de salida para el Preolímpico y las medallas.

El arranque del choque, que no es siempre significativo de lo que después acontece, esta vez sí lo fue. Los Hispanos tardaron ocho minutos –y otros tantos ataques- en perforar la portería nipona. Fue el capitán, Raúl Entrerríos, quien batiría por primera vez a Kai, héroe japonés del día y a la postre MVP del partido. Si ofensivamente las noticias no eran buenas, las sensaciones atrás tampoco eran las mejores. El marcador desmentirá esta afirmación, porque a veces las matemáticas engañan. Los cruces de los veloces hombres entrenados por Dagur Sigurdsson, el islandés que con Alemania nos ganó en la final del Europeo de 2016, no eran leídos por nuestra defensa. Los aviones asiáticos solo eran detectados por Rodrigo Corrales, que se puso a la altura de su homólogo al otro lado de la pista. Los dos terminaron los primeros diez minutos con casi un 70% de acierto, que se quedó en el descanso en un estratosférico porcentaje superior del 50%. Los jugadores se iban a vestuarios con un pobre 10-11 en el marcador, con España siempre por detrás en el marcador y con una mezcla de impotencia y preocupación.

 


Remontada tras el refresco


En un tiempo muerto de la primera mitad, Jordi Ribera les pidió a sus muchachos que metieran goles porque “no debía ser tan difícil”. En el asueto debió incidir en el mensaje y los jugadores, afortunadamente, le hicieron caso. En minuto y medio los Hispanos anotaron dos veces consecutivas y siguieron defendiendo para ponerse por primera vez delante en el electrónico (12-11). De nuevo fue Raúl Entrerríos el que anotó ese gol de rotura de racha, de desbloqueo y de desahogo. El parcial positivo se fue rápido hasta el +4 (16-12) con un magistral Ferrán Solé, que ajusticiaba sin piedad las mallas japonesas. Lo que tanto había costado en el primer tramo, ahora era un recorrido cuesta abajo. O eso parecía, porque aquello no estaba ganado.

Apoyados en el extremo del Fenix Toulouse HB y con un siete más fijo (mucho Ariño, Sarmiento, Cañellas o Figueras, más la defensa habitual) los guarismos empezaron a acercarse de nuevo cuando se enfilaban los últimos diez minutos de partido. Si Dani Sarmiento cortó el posible punto de inflexión ante Islandia, esta vez fue Rodrigo Corrales. El guardameta de Cangas, dueño de la portería hispana durante todo el encuentro, detuvo un penalti y posteriormente el rechazo en la misma jugada. De haber anotado, los nipones se hubieran colocado 20-19. Dos minutos más tarde, el marcador señalaba un otra vez tranquilizador 22-18, una distancia numérica que se mantendría hasta el final (26-22). Para cerrar lo referente a las cifras, apuntar que Solé, máximo goleador ante Bahréin e Islandia, también lo fue ante Japón, con ocho goles y un perfecto 100% de aciertos en lanzamiento. Los otros datos destacados los marcaron en realidad grandes protagonistas: Kai y Corrales se fueron al hotel con el deber cumplido gracias a rozar un 40% de paradas, un gran porcentaje para un deporte como el balonmano.

Los Hispanos tienen hasta el miércoles para coger aire, ya que después vendrán seguidos Macedonia y el jueves Croacia. Corregir errores y descansar se antoja vital para los de Ribera. Con los números de tu lado, en cualquier caso, todo es más sencillo. España está en la Main Round y los puntos sí son algo palpable. El susto, inmaterial, se pasará si seguimos sumando. El frío de las matemáticas a veces es el mejor abrigo.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Balonmano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies