¡Síguenos!
Vinicius I CORDON PRESS

Café Society

Con la muerte en los talones

Nuestro cuerpo pesa, nuestra mente necesita una buena dosis de antidepresivos.

En la película cuyo nombre da título a este escrito aparece la siguiente frase: “La verdad es a veces tan amarga que parece hiel”. Voy a ser breve, dejé de ver el partido a los diez minutos. Como propósito para este año que acabamos de empezar, me he emperrado en renunciar al dolor gratuito y al ridículo injustificado, así que observar por placer semejante esperpento ha dejado de ser una de mis prioridades. Me hago mayor y estoy aprendiendo a valorar mejor el tiempo. Avísenme cuando volvamos a recuperar la compostura. Admiro a los que todavía aguantan religiosamente cómo Marcelo añade a su ya desgana por defender, una actitud impropia de un jugador profesional; cómo un mancebo imberbe es la única razón que tenemos para creer que se puede alcanzar la Europa League y cómo Isco pierde otra pelea en la que hace tiempo se dio por vencido.

En el Madrid no se suele consentir que la derrota se vuelva una costumbre, que la indiferencia sea la que marque el paso, que dadas las circunstancias, un milagro llamado Champions salve otra temporada llena de carencias y agujeros negros. Pero la realidad es esta, y sabe a rayos. Por eso ya no sé ni de qué equipo estoy hablando, no lo reconozco ni por el color de la camiseta. Imagínense mi estado de desesperación, que hasta pienso que no estaría mal que un fantasma de apellido Mourinho se le aparezca a alguno y le haga reflexionar sobre su mísera exigencia desde que empezó la temporada. No tengo nada en contra de Solari, pero son malos tiempos para la lírica. Al otro lado de la orilla aparece Luka Modric, uno de los pocos que ha tenido la decencia de renunciar a la ceguera: “El míster está haciendo un buen trabajo de míster, pero él no puede meter goles. Él prepara los partidos bien. Pero somos nosotros los que tenemos que hacerlo mejor. No podemos tener una cagada en cada partido. Y esto nada más es falta de concentración. Nos falta gol y más unidad en el campo. Nos marcan cada partido y no metemos nosotros. Tenemos que sentarnos y hablar entre nosotros. No es normal. Se repite muchas veces esta temporada. Hay que encontrar soluciones. Hay muchos jugadores que no están rindiendo a su mejor nivel, yo el primero. Estamos en un momento complicado y nos duele, pero tenemos que juntarnos más”. Modric es nuestro Yoda particular, hay demasiada sabiduría en ese cuerpo tan pequeño y ahora mismo le necesitamos más que nunca, porque la fuerza nos ha abandonado.

Hemos tocado fondo y en el futuro no se tienen puestas demasiadas esperanzas. Con un tal Brahim —un descarte de Guardiola— como antídoto a todas las penurias, el movimiento en los despachos es tan lento como nuestro caminar yendo al gimnasio al día siguiente de habernos dado el último atracón de las fiestas. Nuestro cuerpo pesa, nuestra mente necesita una buena dosis de antidepresivos. Un Icardi, un Hazard, un punto de inflexión que no nos devuelva ya lo que hemos perdido, pero sí una parte importante de ilusión para encarar lo que queda del año, que es mucho y pintan bastos.

Aunque pudiéramos hacerlo, me parece insano aferrarse a la excusa arbitral. No en estos tiempos que corren, donde hasta el mismísimo Emilio Butragueño busca coartadas para dejar de analizar la pura realidad. Este Madrid no tiene autocrítica, pero tampoco alegría. No tiene a Bale, no tiene un líder. Tiene a Vinicius, que es lo mismo que decir que ahora mismo, este equipo no tiene ningún remedio. Si caemos en la trampa de cerrar los ojos y seguimos bailando de puntillas con un presente con el que no estamos a la altura, la soberbia nos llevará por delante. Eso, si no lo ha hecho ya.

 

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies