¡Síguenos!
aficionado, cerveza, televisión.

Veteranos

Vamos a la patatería que hay partido

El futbol, la tele, la cerveza y las patatas fritas han ido siempre de la mano, a veces incluso demasiado.

En el año 74 era yo aún un mico cuando el Atlético intentaba llevarse la gloria europea frente al Bayern, algo que solo el equipo del régimen había conseguido hasta entonces, cuando a falta de 30 segundos un tal Schwarzenbeck, desconocido hasta la fecha y de quien después tampoco se supo mucho, acabó con un zapatazo con el sueño de más de uno. Yo lo que recuerdo de aquel partido es esa mesa llena de botellines marrones vacíos, con el Mahou pintado en blanco y algunos platos con restos de latas de sardinas y berberechos. Un festín a mi entender, que me ponía en disposición de crecer y apuntarme a esas juergas futbolísticas.

Los tiempos han cambiado mucho y aparte de las colas en las pataterías probablemente ahora los días de partido serán records de facturación en muchas pizzerías telefónicas.

Pero ojo, clásicos Madrid-Barça hay dos o tres al año pero si nos ponemos con dos partidos diarios y un régimen estricto de pizza, patatas fritas y latas de cerveza lo más probable es que el colesterol venza por goleada a nuestras arterias. No querría aguar la fiesta a nadie sacando a colación al peor de los tridentes (colesterol, azúcar y tensión), pero si ya las canas o la falta de pelo se están adueñando de nuestra testuz, lo mejor será dosificar nuestro entusiasmo por el juego de Modric y Mbappe, y nuestra inquina con el VAR y no resolverlo todo abriendo otra lata de cerveza.

No digo yo que comerse medio kilo de picotas, tan de temporada ahora mismo como sanas, viendo como Brasil sufre contra Costa Rica sea lo más futbolístico del mundo. Cuando era niño e iba al campo había unos camareros de chaquetilla que se paseaban entre el publico vendiendo chupitos de coñac en unos seguramente recién inventados vasitos de plástico. Sea como fuere, moderación. Ser consciente de que son muchos partidos y quizá reservar las celebraciones y los excesos para los últimos partidos podrá servir para que en la carrera de los próximos análisis no ganemos ninguna medalla con las cifras más altas en todos los parámetros.

Una última cosa y no menor que habría que aprovechar de tanto partido es la relación social. Ver fútbol es una actividad social por naturaleza, más aún en los partidos que juegue España y más todavía conforme se acerque la deseable final. Relacionarse con nietos, con vecinos y amigos, con la excusa del fútbol, puede ser un antídoto contra la soledad y el aislamiento.

Ah, y no me cansaré de decir que todas estas recomendaciones son igual de válidas para cualquier cosa que en la tele pongan, igual da deportes que la gala de los Oscar o la final de OT. Allá cada cual. Si estás en esta edad en que piensas que quieres cuidarte un poco y tener un envejecimiento activo y saludable quizá te interesen mas contenidos parecidos en www.masqueabuelos.com

En todo caso, que ruede la pelota y a disfrutar.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Veteranos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies