¡Síguenos!

Opinión

La primavera

Vivaldi ya no es dueño de las estaciones, porque el Madrid, a finales de mayo y desde hace cinco años, decide que el solsticio de verano sea interminable.

Sergio Ramos durante el partido de vuelta ante el Bayern I CORDON PRESS

Os escribo esto con el pañuelo en la mano y los estornudos característicos de una alérgica empedernida. Mientras trato de sobrevivir, me acuerdo de la hora. Queda tiempo para divagar, para reír, para llorar, para elegir la camiseta de siempre o tentar a la suerte. Uno que yo me sé, bajó del avión sin gafas de sol al llegar a Kiev, así que vale todo.

Los efectos secundarios de los antihistamínicos me hacen ponerme romántica, para qué queremos más. Y es entonces, cuando me da por pensar en qué estarán haciendo en este instante Isco y Asensio. Porque vuelvo a creer en el amor cada vez que acarician el balón con la misma delicadeza con la que el enamorado desliza la carta por debajo de la puerta. Denles el fútbol a ellos, porque el arte les pertenece a los artistas. Cualquier otro intento es abominable. Pulsan ese botón para que en un segundo te acuerdes de los mejores momentos de tu vida. De él, de ella, de la piel, del primero, del postrero y del cigarro de después.

Y vuelves a mirar las manecillas del reloj un par de veces. Nada.

Nos volvemos a encontrar de frente con la primavera, con cierta nebulosa blanca metiéndose por nuestra nariz y viajando hasta nuestras entrañas. Y es que Vivaldi ya no es dueño de las estaciones, porque el Madrid, a finales de mayo y desde hace cinco años, decide que el solsticio de verano sea interminable. Hemos establecido un estado de sitio que ya dura un lustro y que perpetuamos a base de las piernas armadas de Cristiano Ronaldo. No nos vale con llegar. Ni siquiera somos capaces de disfrutar del camino. Ese tipo de conformismo moral nos resulta mediocre. No encontramos nada positivo en la derrota, porque nadie se ha parado a enseñarnos a perder. Cualquiera que diga lo contrario, o miente como un bellaco, o pertenece a La Resistencia, esa otra mitad que renuncia a una vida a la que no le hace falta un manual de instrucciones, ni un libro de autoayuda. El Lado Oscuro irradia mucha más luz que cualquier estrella del universo. No por nada elegimos el blanco. Fuimos unos visionarios. No nos hace falta explicar la felicidad, solo hay tener los ojos abiertos. Es tangible.

Porque de lo intangible, se ocupa Benzema.

Tenemos un fallo. Una mancha de nacimiento. El Real Madrid siempre quiere ser un héroe. Pero la enseñanza que nos dejó Seven es que la gente no quiere héroes, quiere hamburguesas, jugar a la lotería y ver la tele. Y nosotros nos negamos a ello. Nos negamos a tener sentimientos tan básicos. Se que en el Madrid puede observarse un molesto gesto de poder cuando pasa por tu lado. Aquél del que se sabe dueño de su propio tiempo y que dispondrá de él siempre que le de la gana, para levantar la mano a la llamada de la Champions, cuando se le de por muerto en otros puertos de segunda.

Por costumbre o derecho divino, el Madrid es la  certeza de la Copa de Europa. Porque la desea más que nadie. Porque quiénes son el resto para interponerse en el único amor que durará para siempre. Un gran madridista me ha dicho hace unos segundos que, pase lo que pase, esta noche saldrán las estrellas. Pues eso. Miren hacia arriba. Es primavera.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies