¡Síguenos!
Modric

Real Madrid

La recuperación postmundial de Modric

Tras la cita de Rusia, los grandes clubes deben cuidar a sus internacionales con sobrecarga de partidos. El programa de trabajo está en el ejemplo de Modric.

Ha empezado una nueva temporada y las ilusiones y los objetivos están intactos. Lo que en estas fechas debe preocupar a los equipos ‘grandes’ de nuestra liga es el ‘rendimiento’ físico que van aportar sus jugadores en este campeonato que acaba de comenzar. ¿Y por qué esa preocupación? Sencillamente porque el Mundial de Rusia terminó hace apenas un mes.

Está demostrado científicamente que después de un Mundial el ‘rendimiento’ físico de los jugadores que han participado baja ostensiblemente en la temporada siguiente. Y los ‘grandes’ de nuestra liga son los que más jugadores han tenido en las diferentes selecciones. Es más, se conoce por estudios recientes que los meses donde se manifiesta esta ausencia de ‘energía» y, consecuentemente, riesgo de lesión son los meses de enero y febrero. No hay que olvidar que en marzo, abril y mayo se resuelven las competiciones más importantes.

Si a esto añadimos que los recorridos «físicos» de los jugadores en el Mundial de Rusia han sido «extenuantes», entenderemos la inquietud que deben de tener los entrenadores para no poner en riesgo la «Salud» de jugadores que llegaron al Mundial con cerca de setenta partidos en sus piernas: Rakitic y Modric.

Si hablamos del caso de Modric que ya supera la treintena, una vez más la Fisiologia del ejercicio nos marca las pautas para salir airosos de esta encrucijada. Necesita un mes completo de descanso utilizando todas las medidas «regenerativas» a nuestro alcance y una pretemporada rigurosa y metódica y con unos objetivos diferentes a las habituales. En este caso el «volumen» (cantidad de trabajo) y la duración (el tiempo de entrenamiento) serán las estrellas del programa. Por encima de la intensidad que afrontaremos en los meses de marzo, abril y mayo. Lopetegui y su equipo han hecho bien en administrar su vuelta a la competición.

Los esfuerzos serán largos pero «moderados» por debajo del Umbral Anaeróbico (175 pulsaciones) y la duración de los entrenamientos no debe superar los 90 minutos. De esta manera conseguiremos «oxigenar» la musculatura dañada y aumentar el volumen minuto (cantidad de sangre que bombea el corazón en un minuto). Los partidos nos darán el ritmo necesario para competir con garantías y evitaremos el riesgo de lesión. Cuando lleguemos a las fechas donde se ponen en juego los títulos más importantes el jugador estará mucho más «fresco». Es el momento donde cambian los objetivos de entrenamiento: Reducimos el volumen, aumentamos la intensidad y mantenemos la duración. Aparecen entrenamientos más cortos (60 minutos) y más explosivos con frecuencias cardiacas en el Umbral Anaeróbico 175 pulsaciones. Una vez más el Vademecum del fútbol (la Fisiología del ejercicio) nos ha sacado del atolladero. No será la última. Amén.

El Profe José Luis San Martín fue preparador físico durante 37 años en el Real Madrid, ocho de ellos al frente de la primera plantilla. Puso las pilas al Madrid Galáctico en su papel de recuperador de lesiones. Ahora será el referente de A la Contra como experto en salud deportiva y nos aconsejará cómo llevar una vida más sana a través del ejercicio físico.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: La lesiones musculares (recaídas) | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies