¡Síguenos!
Las jugadoras del Lyon celebran su tercera Champions consecutiva y la quinta de su historia I @UWCL

Champions

Las reinas de Europa

El Olympique de Lyon se proclama por tercera vez consecutiva campeón de la Champions League femenina tras derrotar por 1-4 al Wolfsburgo en Kiev.

No exageramos cuando decimos una y otra vez, que el Lyon y el Wolfsburgo ofrecen el mejor espectáculo de Europa cuando les toca enfrentarse, normalmente, en la final de la Champions League. Tanto es así, que casi vemos con los ojos vidriosos la calidad de dos equipos a años luz del segundo escuadrón que trata de llegarles a la suela de la bota.  Hablemos de antecedentes criminales. El Wolfsburgo llegaba a su cuarta final en seis participaciones, y a la tercera contra el Lyon (a quien vencieron en 2013 y perdieron tres años más tarde, en 2016, en los penaltis). Por su parte, el Lyon llegaba a Ucrania para luchar por algo que no ha logrado nadie, cinco conquistas en la máxima competición continental. Cuatro títulos precedían la hazaña, en 2017 contra el Paris Saint-Germain, 2016 ante el Wolfsburgo, en 2012 frente al FFC Frankfurt y en 2011 ante el Tribune Postdam.

Con semejantes credenciales, solo había que sentarse y tomar nota a ver si se nos podía pegar algo. El choque de trenes provocó mucho ruido, algo de humo y la sensación desde el primer minuto, de que el partido iría para largo si a Bouhaddi no le daba por improvisar. La tensión se palpaba en el ambiente, y ambos contendientes tensaron la cuerda en un pulso ya con tanta tradición y respeto como la regata entre Oxford y Cambrigde. Tanto respeto provocó que el centro del campo fuese un lugar más propicio para soldados que para artistas, cuando tanto a Lyon como Wolfsburgo les sobran virtuosas en todas las líneas.


El Lyon hizo valer algo más su experiencia, porque más sabe el diablo por viejo que por diablo. Marozsan encontró la llave, y al Wolfsburgo pareció pesarle lo vivido en el pasado. El partido no estaba fluido, un tanto decantaba la balanza y tanto el equipo francés como el alemán renunciaron al corsé y se soltaron la melena en los últimos veinte minutos. Lo hicieron a la vez, eso sí, y la prórroga cayó porque ninguno de los dos hizo méritos suficientes para ganarse el derecho a reinar durante los noventa minutos reglamentarios.

Comenzó la prórroga y Harder trazó una diagonal con el balón en los pies que las jugadoras del Lyon vieron venir, pero, incomprensiblemente y como si estuviesen jugando al escondite inglés, se quedaron completamente petrificadas ante el avance de la danesa. Ante tal nivel de indiferencia, Pernille Harder dio un par de pasos más hacia adelante y puso la pelota cerca del palo derecho de Bouhaddi. Entró llorando, pero entró (1-0).

Y llegó la bacanal. El Lyon reaccionó como se espera de un equipo de su altura, dando la vuelta al marcador en un minuto. Un golpe a la mandíbula, una derecha al estómago que dejó sin respiración al equipo alemán y a los que observábamos por la televisión que la tiranía del Lyon llega a ser hasta cruel. Mano a mano, primero Amandine Henry (1-1) y después Le Sommer (1-2) despertaron del sueño al Wolfsburgo de una bofetada. El KO técnico era un hecho, pero Hegerberg puso la cabeza del Wolfsburgo en bandeja de plata con el tercero apenas cuatro minutos después del huracán (1-3), y Abily culminó el asesinato con guante blanco marcando el cuarto (1-4), gracias a una Van De Sanden pletórica en las asistencias.

Las francesas destrozaron al equipo alemán, que pareció un juguete roto, y bajo mi punto de vista, fueron castigadas por la Inquisición cuando solo merecían, quizá, una pequeña reprimenda maternal. Al Wolfsburgo solo le quedó tiempo para que los ojos se le llenasen de lágrimas, mientras no se daba por vencido. El Lyon, por tercera vez consecutiva y por quinta en toda su historia, sigue proclamando a voz en grito y con razón, que es el mejor equipo de Europa. Con diferencia.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies