¡Síguenos!
Bardhi marca el cuarto gol del Levante ante el Rayo / Cordon Press

Rayo

El sueño rayista se difumina

Derrota con tintes de despedida del Rayo por 4-1 ante el Levante. La permanencia rayista no es una posibilidad, sino un sueño… cada vez más difuminado.

Paco Jémez dijo que si su equipo ganaba en Valencia se quedaba en Primera. Por contra, también dijo que si no lo hacía no le llegaría para la salvación ni ganando los dos partidos que restan… Después de la vida extra que consiguió ante el Real Madrid, hoy el Rayo disponía de una oportunidad extraordinaria para convertir la permanencia en una posibilidad y no en un sueño. Para desgracia de la afición vallecana, nada salió: el Levante a estas alturas es un rival bastante más complicado que el Madrid. Que se lo digan al Barça, que estuvo a un palo de Bardhi de tener que viajar a Balaídos con todas las vacas sagradas.

El cuadro granota arrancó el partido dejando claro que ellos estaban más necesitados de los tres puntos. Y eso es algo en lo que el Rayo tiene que hacer autocrítica. Tal vez fueron sobrepasados por un equipo que estaba jugando el encuentro más importante de la temporada o simplemente los futbolistas rayistas saltaron al césped del Ciutat de Valencia con el cuerpo ya en el ataúd… En cualquier caso, el Levante vapuleó al conjunto vallecano en la primera mitad. Borja Mayoral erró la primera en un mano a mano ante Alberto, pero la sensación era que había un equipo al que los nervios le estimulaban y otro al que le atenazaban. De tanto llamar a la puerta, José Campaña terminó derribándola después de un error grosero de Abdoulaye Ba.

El Rayo se marchó al descanso con dos goles de desventaja. Entre el tanto de Campaña en el minuto 14 y el de Rúben Vezo en el 43′, imperial elevándose por encima del resto a la salida de un córner, pasaron muchas cosas. Fueron dos, pero el saco pudo ser mucho mayor para el conjunto rayista. Y eso que Raúl de Tomás dispuso de un remate con todo a favor que detuvo de forma espectacular Aitor Fernández. Las porterías de Levante y Rayo han mejorado desde que los dos Pacos, López y Jémez, cambiaran a sus guardametas para dar entrada a Aitor y Alberto. Unos minutos después de que el de Arrasate evitase el empate rayista, Alberto detuvo un lanzamiento de penalti del Comandante Morales. El catalán lleva paradas nada menos que tres penas máximas consecutivas. El Rayo tiene en las áreas dos jugadores diferenciales como Alberto y De Tomás y que no vaya a lograr la permanencia habla muy mal de la columna vertebral del equipo.

A todo esto, justo antes del penalti parado por Alberto, Jémez hizo uno de sus habituales cambios a la media hora. El señalado fue Uche Agbo, que dejó su lugar en el campo para dar entrada a Álvaro Medrán. El conjunto vallecano gozó de buenas ocasiones, pero no tantas como el Levante. De hecho, el 2-0 era hasta un resultado corto. Los locales estaban perdonando tanto que era cuestión de tiempo que el Rayo anotase. El autor del gol de la esperanza fue Álvaro García, tercer cambio de Jémez, que definió maravillosamente tras una sutil asistencia de Javi Guerra, segundo cambio de Jémez. La cara de circunstancias del otro Paco no podía ser más reveladora. ¿Qué más hay que hacer para ganar?, debió de pensar.

El Levante hizo méritos para ganar cómodamente, pero en el fútbol de élite hacer méritos muchas veces, la mayoría, no es suficiente. De Tomás tuvo dos ocasiones claras para establecer la igualada, pero hoy no fue su día. Ni el del delantero, en particular, ni el del Rayo, en general. La expulsión de Adrián Embarba por dos tarjetas amarillas en cuatro minutos lo evidenció. Sólo un minuto después de su salida del campo, de nuevo tras un saque de esquina, Jason Remseiro estableció el tercero en el marcador. Lo que es el fútbol: el tanto de la tranquilidad fue obra de un futbolista que había pasado de héroe a villano tras su fichaje por el Valencia. Fue el último acto de servicio de Jason al levantinismo. En el tiempo de añadido, el VAR confirmó la legalidad del cuarto gol de Enis Bardhi. Finalmente, el conjunto granota derrotó al Rayo por 4-1. La permanencia rayista no es una posibilidad, sino un sueño… cada vez más difuminado.


Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rayo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies