Caris LeVert: la luz al final del túnel de los Nets - Deporte USA - A la Contra
¡Síguenos!
Caris LeVert, vuela alto. CORDON PRESS

Deporte USA

Caris LeVert: la luz al final del túnel de los Nets

Los planes de presente y futuro de Brooklyn pasan por las manos de tres hombres: D’Angelo Russell (1996), Jarrett Allen (1998) y Caris LeVert (1994).

Era 12 de julio de 2013 cuando el barrio neoyorkino de Brooklyn recibió la confirmación oficial (el acuerdo se conocía desde la noche del Draft) de uno de los mayores traspasos de la historia de la NBA. A los Nets llegaron dos leyendas de los Boston Celtics, Paul Pierce y Kevin Garnett, acompañados por Jason Terry y D.J. White. El costo de la operación fue alto, pero se logró conformar un quinteto de ensueño: Deron Williams, Joe Johnson, Pierce, Garnett y Brook López. El multimillonario Mikhail Prokhorov, entonces dueño de la franquicia, logró reunir una plantilla aspirante a luchar con los Heat de Lebron y Wade por el título del Este. Pero las prisas no suelen ser buenas compañeras, menos aún en los proyectos deportivos.

Las excesivas lesiones de sus veteranas estrellas acabó por lastrar la temporada de los Nets. El equipo dirigido por Jason Kidd cosechó una temporada regular por debajo de las expectativas, y en Playoffs fue vapuleado por los Miami Heat (4-1) en segunda ronda. Kidd, leyenda de los New Jersey Nets, dejó su cargo de entrenador y puso rumbo a Milwaukee. En la campaña 2014-15, ya sin Pierce, cayeron en primera ronda; aunque lo peor estaba por llegar. La temporada siguiente el conjunto de Brooklyn firmó un esperpéntico balance: 21 victorias y 61 derrotas.

Como he comentado con anterioridad, el precio que pagó la franquicia neoyorkina por ese mega traspaso fue muy alto. Además de cinco jugadores de rotación, los Celtics recibieron tres primeras rondas de Draft (2014, 2016 y 2018) y la posibilidad de intercambiar las elecciones de primera ronda de 2017. Para hacernos una idea, los verdes han aprovechado dos de esas elecciones para incorporar a Jaylen Brown y Jayson Tatum a sus filas. El derroche de rondas de los Nets ha provocado que hayan vagado por la parte baja de la liga durante varias temporadas sin obtener nada a cambio.

La dinámica del equipo viene cambiando desde el año pasado. El hispanoamericano Kenny Atkinson (nombrado entrenador en la 16/17) se ha amoldado a la dictadura del 6’75 que gobierna la liga y ha creado una estructura ofensiva que gira en torno al lanzamiento exterior. Sus Nets son el quinto conjunto que más triples anota. Los planes de presente y futuro de la franquicia pasan, de momento, por las manos de tres hombres: el base D’Angelo Russell (1996), el pívot Jarrett Allen (1998) y el escolta-alero Caris LeVert (1994).

El primero de ellos parece haber encontrado en Brooklyn un lugar propicio para su desarrollo, alejado de los focos de Los Ángeles. Allen, elegido en el puesto 21 del Draft de 2017, representa al cinco más clásico. El dominio de ambos aros y la explosividad a la hora de finalizar el pick&roll son sus principales armas. Por último, LeVert es el jugador más veterano de este núcleo joven, a la par que el más determinante. A pesar de su edad, el alero lleva solo dos campañas completas en la liga. La presente está siendo la de su despegue definitivo.

 


Quiere ser líder


LeVert fue elegido por los Indiana Pacers en la posición número 20 del Draft de 2016. Durante la ceremonia fue traspasado a Brooklyn a cambio de Thaddeus Young. Los Nets se deshicieron de uno de los mejores jugadores de su mediocre plantilla a cambio de un jugador lastrado por las lesiones, pero con un gran potencial. Ahora, los fans de los Pacers están viendo en este traspaso la versión 2.0 del que se dio en la noche del Draft de 2011: Kawhi Leonard puso rumbo a San Antonio a cambio de George Hill. En el caso de LeVert, cabe destacar el cambio de rumbo de la franquicia, a la que no le importó sacrificar una minúscula parte de su presente para conseguir a uno de los pilares de su reconstrucción.

El escolta completó el ciclo universitario (cuatro años) jugando para los Michigan Wolverines, uno de los equipos más prestigiosos de las NCAA. Después de un primer año en el que apenas tuvo oportunidades, su campaña sophomore (2ª) fue bastante destacada. LeVert mostró un gran dominio de varias facetas ofensivas (triple, manejo de balón, visión de juego). Las lesiones le lastraron en sus dos últimas temporadas, en las se perdió casi la mitad de los partidos; pero esto no le privó de mostrar su potencial a los scouts de los equipos NBA. Las dudas que despertaban sus problemas físicos y su edad le alejaron de los puestos de lotería.

Como si del mejor remedio se tratase, su llegada a la mejor liga del mundo ha hecho desparecer paulatinamente sus lesiones. En su campaña rookie se perdió un total de 25 encuentros, cifra que se redujo a 11 en su segundo año. A la par que las lesiones iban despareciendo, su rendimiento se incrementaba. De los 8’2 puntos por partido del primer año a 12’1 en la siguiente campaña. Pero el inicio de esta temporada está siendo el de su irrupción en la élite. Sus números son dignos de un candidato al All-Star: 18’9 puntos, 4’6 rebotes y 4’8 asistencias.

Para ir más allá de lo que puedan mostrar sus magníficos números, invito al lector que no le ha visto jugar o que no suela hacerlo a disfrutar de ello. LeVert exhibe en cada partido un manejo de balón muy fino y vistoso para un jugador que roza los dos metros. Al combinarlo con una muy buena mano y un potente primer paso se obtiene un coctel ofensivo de alto nivel. El crossover es una de las mejores armas de su variado arsenal, y ya se ha cobrado a dos de los mejores defensores exteriores de la liga como víctimas: Oladipo y Jrue Holiday. A sus dotes como anotador añade una gran visión de juego: es el segundo escolta que más asistencias reparte de toda la liga. La mayor parte de ellas provienen del pick&roll con el joven Allen.

La duda que toda la liga tiene respecto a él es si aún tiene margen de mejora. Es su tercera temporada, pero al haber pasado cuatro años en la NCAA su edad es mayor que la de la mayoría de sus compañeros de Draft. Levert debe tomar como ejemplo el caso de Damian Lillard. Aunque el base de Portland Trail Blazers tuvo un impacto mayor desde el inicio, también llegó a la NBA después de completar el ciclo universitario; y su nivel ha ido aumentando cada año.

Si la progresión del escolta-alero sigue su curso y Russell y Allen continúan creciendo juntos, los Nets tienen una base muy interesante sobre la que empezar un proyecto exitoso. La paciencia en el desarrollo de sus jóvenes y una buena dirección desde los despachos serán claves para colocar a la franquicia de New York entre las mejores del Este. El atractivo de la ciudad ayudará a atraer buenos agentes libres que complementen las piezas existentes y las futuras elecciones. Después de una larga travesía a ciegas, los Brooklyn Nets comienzan a ver la luz al final del túnel.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies