¡Síguenos!
Imagen del Getafe-Eibar poco antes de iniciarse el partido. CORDON PRESS

Fútbol

Malas noticias: no tenemos la mejor Liga del mundo

Repasen los partidos por disputar de la segunda jornada (ayer se jugaron dos, tal vez no tengan noticia) y díganme por cuántos pospondrían una siesta, un baño en la piscina o una cena con amigos. Por pocos.

No somos la mejor Liga del mundo, convendría dejar de repetirlo para dejar de engañarnos. Tampoco somos la Liga de las Estrellas, también eso ha dejado de ser verdad. Si acaso somos la Liga de Messi, o la del Real Madrid campeón de Europa, o la del Clásico más seguido en el mundo. Y pare usted de contar. De manera que cuando no hay Clásico, o no juegan el Madrid o el Barça, nuestra Liga, en términos de proyección e interés internacional decae hasta los más profundos abismos.

Imagino que ya se habrán ofendido los seguidores del Atlético y el Valencia, pero ya aviso que no quedará nadie sin ofenderse. Recuerden, si pueden, qué partido abrió el campeonato. Yo se lo digo: Girona-Valladolid. Curiosa manera de comenzar la mejor Liga del mundo. No les pediré el resultado para no convertir el concurso en una tortura medieval (0-0). Ahora repasen los partidos por disputar de la segunda jornada (ayer se jugaron dos, tal vez no tengan noticia) y díganme por cuántos pospondrían una siesta, un baño en la piscina o una cena con amigos. Por muy pocos. La mitad de ellos son duelos cuyo no interés no trasciende al de los equipos implicados y sus respectivas aficiones (si acaso: no hay más que comprobar las pobres asistencias a los estadios). De acuerdo, es verano y algunos afortunados todavía están de vacaciones, pero algo falla en el maravilloso espectáculo si las excusas de evasión funcionan.

 

Ser conscientes de nuestra debilidad debería ser el primer paso para activar algo así como un plan de emergencia. O se hace algo o la Liga española perderá relevancia, dinero y competitividad. Y la Liga es de todos, no de Tebas, igual que sucede con la Vuelta a España que hoy empieza; son competiciones que nos muestran como país y de las que nos beneficiamos de algún modo. En Francia lo tienen claro y su mayor inversión en turismo se llama Tour de Francia. En Inglaterra han convertido el fútbol en patrimonio nacional y sus torneos son ejemplares, tanto como su respeto a los aficionados, a los que se atiende con calendarios programados con meses de antelación y con estadios que no hacen sino mejorar la calidad de la experiencia, y pienso en Vallecas según escribo, doloroso contraste.

En España, los futbolistas amenazan con una huelga porque la Liga quiere jugar partidos en Estados Unidos. Se equivocó Tebas si no les tuvo al corriente, pero se equivoca la AFE al airear lo que debió ser una conversación privada en la que no había mucho que debatir. O se plantean soluciones imaginativas o La Liga se verá adelantada por izquierda y derecha. Hay que ir a Estados Unidos y a Japón si hace falta. Hay que distinguirse, atraer público y generar novedades que suplan una debilidad económica que cada vez será más evidente. A pesar del enorme poder de Real Madrid y Barcelona, la posición de España en el orden futbolístico mundial no se corresponde a su posición en el orden económico y el reajuste se está produciendo ya. Era irreal que ganáramos todas las subastas y pagáramos los mejores sueldos.

Se ha marchado Cristiano y, más allá del análisis deportivo, hay que valorar la herida que deja en la proyección de La Liga. Antes se fue Neymar y, salvo que Florentino lo remedie antes del 1 de septiembre, el campeonato habrá sufrido en dos temporadas una devaluación drástica. Y no olvidemos que Messi acaba de cumplir de 31 años y que este dios no es eterno.

Hay que moverse. Quién sabe: a lo mejor también hay que desarrollar una nueva estrategia de comunicación que consista en comunicar. En entender que la prensa no es el enemigo, sino el escaparate, y que el aficionado no es el esclavo, sino el cliente. El esfuerzo debería ser común y en esa misma palabra reside la utopía. Común.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

3 Comments

3 Comments

  1. Elaine

    27/08/2018 at 14:52

    O Real Madrid e o Barcelona não poderia ter tanta diferença financeira com os demais, sempre sabemos quem vai ganhar o campeonato Espanhol. ou é um ou outro muito raramente um intruso.. nos últimos anos.

  2. Angelo

    30/08/2018 at 09:48

    Es que el problema reside en eso mismo, están Real Madrid y Barcelona y después el resto. Si estos dos tienen por alguna razón un año tonto se acabó del todo la historia. Quien es el culpable?? décadas de desigualdades económicas entre ellos y los demás, ahora es muy difícil que haya un equilibrio. Se ha cuidado a dos que ya por sí solos tienen unas masas sociales e ingresos publicitarios que los diferencian de por sí. Es la España del Bipartidismo también en esto. De aquellos barros estos lodos.

  3. Pablures

    11/03/2019 at 06:07

    Tenemos posiblemente los mejores equipos del mundo: Real Madrid y Barcelona, pero pretender colarnos que la liga española es la mejor del mundo es muy osado. Por fichas, por audiencia, por competitividad y por competición, la mejor liga es la inglesa con diferencia. La liga española no la ve nadie, sólo hay que ver los estadios, y con razón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies