¡Síguenos!

La Tribuna de Brian Clough

Liverpool, City, la Nada y los demás

A estas alturas de la temporada liguera cabria esperar que la clasificación de la competición tuviese un aspecto parecido al de La Liga. Con pocos partidos disputados, las diferencias entre clubes deberían ser escasas y se puede encontrar un líder inesperado o clubes en la zona baja de la tabla que seguramente acabaran la temporada en mejores posiciones. No es el caso de la Premier League, donde Liverpool y Manchester City han dejado muy claro que son superiores al resto, y con comodidad.

Solían decirme los compañeros de trabajo que nuestra liga era poco competitiva, que era una carrera entre 2 y el resto eran comparsas sin nivel, pese a los resultados en Europa de otros clubes. Después admitieron al Atlético como miembro de pleno derecho en esa carrera, pero manteniendo el argumento: Si los 3 grandes podían hacer tantos puntos y marcar tantos goles no se debía a que el nivel de esos 3 clubes fuera altísimo, no. Se debía a que la Liga era pobre. Ahora el argumento es distinto. Si el Manchester City es capaz de sumar 198 puntos en 2 temporadas, la razón es la calidad del equipo y no la falta de calidad de sus rivales. Me parece que una razón u otra no son mutuamente excluyentes: El Manchester City puede ser brillante y poderoso, y de hecho lo es, pero no deja de ser cierto que algunos clubes de la Premier League tienen un nivel futbolístico muy pobre.

El Liverpool no ha llegado a su mejor momento de juego. Aún es una versión reducida del equipo de la temporada pasada y solo una vez ha mantenido la portería a cero. Pese a todo, ha ganado con solvencia al Arsenal y se ha impuesto en Stamford Bridge al Chelsea, un partido al que llegaba como indiscutible favorito. Una versión al 65% del Liverpool ya le permite contar los partidos por victorias, sin necesitar mucho más para que el partido caiga de su lado por pura inercia, por la calidad de sus 3 delanteros y sus laterales.

El Manchester City se ha dedicado a conseguir goleadas. 0-5 al West Ham, 4-0 al Brighton y 8-0 al Watford, para enfatizar las notables diferencias entre unos y otros. El equipo de Pep parece ya perfectamente engrasado, con la salvedad de la fragilidad de su defensa. Pese a haber invertido en la confección de la plantilla una barbaridad de dinero y pagar 60 millones de libras por laterales suplentes, el equipo se ha quedado desguarnecido en el puesto de central.

Laporte, Stones y Otamendi, con Fernandinho para los remedios, parece poca defensa para aspirar a la Copa de Europa, donde un mal día puede ser suficiente cuando lleguen las eliminatorias. También es posible que ocurran accidentes como los del partido del Norwich, y que acaben costando puntos importantes. El City, en los partidos que no ha goleado, sí ha tenido problemas defensivos: El tercer gol del Norwich borda lo ridículo y la incredulidad, cuando Otamendi se duerme y le roban el balón en el área. Dos acciones tímidas en defensa le costaron 2 puntos ante el Tottenham, que fue claramente inferior. Tuvo algo más de suerte ante el Bournemouth, al que se impone 1-3, cuando una jugada de posible penalti y expulsión de Laporte no es vista por el arbitro ni considerada por el VAR. Caprichos del destino, Laporte, que quizá debiera haber estado cumpliendo 3 partidos de sanción, cayó lesionado para 6 meses en el siguiente encuentro.

Tras ellos no hay nada, realmente, no hay competición. La Premier League será un mano a mano entre Liverpool y City. Tanto es así que se podría decir que fue una jornada de transición sin mayores sobresaltos, porque ya no es sobresalto que el United pierda sin mayor resistencia en su visita al West Ham de Pellegrini, ahora en quinta posición. Hace muchas temporadas y todavía más entrenadores que el West Ham no vivía con tanta tranquilidad. En el lado opuesto, Solskjaer sigue teniendo que ofrecer explicaciones más o menos incomodas a la falta de resultados y juego. Desde que su contrato se hizo fijo y no interino, el equipo se ha desempeñado como un ocupante de la zona media de la tabla, hasta el punto de considerar un éxito derrotar al Leicester en casa y de penalti hace unos días.

Tampoco es noticia que el Arsenal se vea en una situación comprometida. Si la semana pasada el Watford le dio un baño en la segunda mitad, ayer el Aston Villa le puso en aprietos serios en el Emirates, aunque el partido se resolvió con victoria de los gunners, que ocupan ahora la cuarta plaza, a 7 puntos del Liverpool.

El Tottenham lleva una nefasta racha de resultados a domicilio (sus únicas victorias en los últimos meses llegaron en Dortmund y Ámsterdam, en su camino hacia la final de Madrid), y si bien empatar en las visitas a City y Arsenal no se puede catalogar de mal resultado, la derrota ante el Leicester este fin de semana parece hacer oficial las intenciones del Leicester de pelear, al menos, por la cuarta plaza (y como mucho, por la tercera). El Leicester podría ser el gran animador de la temporada, sin llegar a disputar el título, mientras algo parece fuera de lugar últimamente en el Tottenham: ni Pochettino ni sus jugadores transmiten el positivismo de temporadas pasadas. Como United y Chelsea, ya están a 10 puntos del Liverpool, un abismo que se antoja insalvable, una distancia que deja claro las diferencias entre unos y otros.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies