¡Síguenos!
Pulicic marca el segundo del Chelsea contra el Crystal Palace. EFE

La Tribuna de Brian Clough

Liverpool-City y mucho más

Chelsea y Leicester se han metido en la escapada buena y van directos a la Champions de la temporada que viene.

Visitaremos la jornada en reverso, empezando por el ultimo partido: el Liverpool se impuso 3-1 al Manchester City para abrir un hueco importante entre ellos en la clasificación. El City no jugó mal, pero su defensa le va a seguir costando partidos o varias decenas de millones de libras. No se puede ganar la Copa de Europa con Stones, Fernandinho y Otamendi para repartirse los dos puestos de titular. Pero decía que el City había empezado bien, con presencia en la mitad del campo del Liverpool, y sin embargo se vio 2-0 en el marcador sin que el Liverpool hiciese mayor esfuerzo que sacar dos buenos contrataques, mejor el segundo que el primero.

Centremos la atención en el 1-0, pues bien parece ser el nudo argumental del resto del partido y quizá de la temporada. En partidos como este, el primer gol es clave. Tan importante fue que Guardiola no pudo retomar la compostura y se le vio nervioso y agitado el resto del partido. El gol surge de un ataque del City, el balón toca el brazo de Bernardo Silva y luego la mano de Alexander-Arnold. El Liverpool despeja el balón, sale a la contra y la defensa del City rechaza el balón hasta la posición de Fabinho, que marca un golazo desde fuera del área. Claudio Bravo necesitaba empezar bien y no pudo hacerlo; el balón parecía difícil de atajar. Como con cada gol, el VAR entra en acción: no ve penalti en la mano de Alexander-Arnold y la jugada sigue. El gol vale.

Guardiola y su equipo pueden sentirse agraviados si entienden que la jugada nunca debió seguir, pero no porque hubieran tenido un penalti a favor: Las nuevas reglas dicen que no se puede llegar al gol si un atacante toca el balón con la mano, voluntariamente o no. La jugada habría acabado en mano de Bernardo Silva y falta a favor del Liverpool. Personalmente interpreto que el árbitro y el VAR entienden que la mano de Alexander-Arnold es involuntaria y dan la ley de la ventaja. Donde el City no tiene queja posible es en los goles de Salah y Mané, ni en las ocasiones falladas. El Liverpool pareció más fuerte, tanto física como mentalmente.

Si la ventaja del Liverpool sobre el City (cuarto, a nueve puntos) parece ya importante, lo mismo cabría decir del salto del cuarto al quinto puesto en la clasificación. Usando un término ciclista, podríamos decir que Chelsea y Leicester se han metido en la escapada buena y van directos a la Champions de la temporada que viene. Lampard está gestionando su plantilla con inteligencia, esperó con Pulisic hasta verle integrado, aprovecha la veteranía de Willian para que guíe a Mount, Abraham o Hudson-Odoi; ha esperado a tener una dinámica favorable para incorporar a James en el lateral y ha asentado a Tomori en el centro de la defensa. El Chelsea espera que les levanten la sanción para poder fichar, pero podría resultar contraproducente para un equipo que, aunque peca de joven en ocasiones, progresa a grandes pasos. Su próximo partido, el Manchester City en el Eitihad.

Que el Leicester ganase al Arsenal era tan probable como que caiga la noche cada día. Emery dio muestras de incomodidad con lo que ve en su equipo y por primera vez optó por jugar con defensa de tres centrales, y el experimento no funcionó porque no había automatismos ni nada que se le pareciese. Atención a este parón internacional, que suele ser el elegido por muchos clubes para cambiar de entrenador. Se ha rumoreado que Mourinho podría sentarse en el banquillo, pero es un cambio demasiado contra natura como para que se produzca. Sin embargo, el nombre de Luis Enrique ha salido en los medios y, si las circunstancias personales son las adecuadas para él, me parece mucho más probable. Por cierto, otro que también tiene cara de susto es Pellegrini, con su West Ham en picado: de la quinta plaza a la decimosexta, de mirar a Europa a mirar al Championship en un solo mes.

También han perdido el ritmo de la cabeza el Tottenham (a 11 puntos del City) y el United (a 9). Lo del equipo de Solskjaer se esperaba y no sorprende a nadie, pero del Tottenham se esperaba más. Cada jornada que pasa, tiene mas pinta de que el proyecto se acabó en el Wanda. Ahora el Tottenham debe decidir si cuenta con Pochettino para liderar un nuevo proyecto y Pochettino también debe saber si tiene ganas de deshacer su equipo y construir uno nuevo. Este fin de semana empataron y gracias con el Sheffield United, quinto en la tabla. La temporada del recién ascendido es sobresaliente y merece atención aparte. Digamos de momento que aun no han perdido a domicilio en lo que va de liga (han ganando al Everton y empatado con Chelsea y Tottenham) y han destruido cualquier pronóstico que les daba como descendidos seguros, incluido el mío.

En el Championship, el sábado se disputo el partido de ida del Trofeo de Brian Clough que disputan Nottingham Forest y Derby County en sus partidos de liga. Los mejores años de Clough fueron a los mandos del Forest, pero fue en el Derby County donde logró hacerse un nombre propio. Y, como curiosidad, fue una visita al Bernabéu del Derby de Clough donde se iniciaron las famosas remontadas europeas

El partido acabó 1-0 para el Forest, que se mantiene con aspiraciones al ascenso, tras un error en un pase hacia atrás de un defensa del Derby. No andan los carneros en un buen momento, criticados por usar algunos trucos de ingeniera financiera para cumplir con las normas de Fair Play y poder pagar el sueldo de Rooney, que llega en enero, y con problemas fuera del campo. Hace unas semanas, tras una reunión de la plantilla, dos jugadores (Lawrence y Bennett) chocaron sus coches, causando una lesión de rodilla a Keogh, su capitán, que estará 15 meses de baja. El Derby County hizo una declaración institucional afirmado que ciertos comportamientos serían intolerables y se tomarían medidas. Keogh, de 34 años y 24.000 libras de sueldo semanal, ha sido despedido. Lawrence y Bennett siguen jugando en el equipo. No parece coherente, salvo por la razón de Keogh tiene 34 años y ya no tiene valor de traspaso. Lawrence y Bennett, mucho más jóvenes, aun son un activo para el club. Lógica marxista, pero la de Groucho: estos son mis valores, y si no le gustan, tengo otros.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies