¡Síguenos!

Fútbol

El Liverpool cambia de hotel en Qatar por principios «éticos»

Durante el Mundialito, la FIFA le había asignado el Marsa Malaz Kempinski, pero lo ha cambiado por las condiciones laborales de sus trabajadores.

El Liverpool ha rechazado el hotel de cinco estrellas que le había sido asignado por la organización de la Copa Mundial de Clubes que se disputará en Qatar del 11 al 22 de diciembre por consideraciones «éticas», según ha revelado The Athletic. La FIFA había reservado para el equipo inglés, que acude al torneo como campeón de Europa, el hotel Marsa Malaz Kempinski, ubicado en la isla artificial de Pearl. Sin embargo, el club inglés ha detectado irregularidades laborales que ya habían sido denunciadas por The Guardian en octubre de 2018. Entonces, el periódico inglés reveló que en el citado hotel trabajaban inmigrantes que estaban siendo pagados por debajo del salario mínimo.

Como parte de las acusaciones que se hicieron en su día se informó que los guardias de seguridad ganaban alrededor de 9’28 euros por día, a pesar de trabajar en turnos de 12 horas y con temperaturas que alcanzaban los 45 grados. También se indicó que una parte del personal había trabajado durante tres o cuatro meses sin un día libre y que los trabajadores eran castigados con altas multas por dormirse en el trabajo.

Aunque desde el grupo Kempinski, referente de los hoteles de lujo en el mundo, se aseguró que se habían tomado las acusaciones «muy en serio» y abrirían una investigación al respecto, el Liverpool ha preferido cambiar de hotel y ha comunicado su decisión a la FIFA y a las autoridades locales, si bien una parte del sector del turismo y del ocio en el país queda fuera del control de las autoridades locales.

Las denuncias por las condiciones laborales de los migrantes que trabajan en Qatar son recurrentes desde 2013. Una investigación de Amnistía Internacional reveló en 2018 que una empresa de ingeniería implicada en la construcción de infraestructuras para el Mundial 2022 se había aprovechado del sistema de patrocinio qatarí para explotar a decenas de trabajadores. Según Amnistía Internacional, la empresa, Mercury MENA, «no pagó miles de dólares en salarios y prestaciones laborales a sus trabajadores, dejándolos atrapados y sin un céntimo en Qatar».

El sistema de patrocinio kafala se ha aplicado a los migrantes en la mayoría de los países árabes y vincula la residencia legal del trabajador a un patrocinador durante el período del contrato, prohibiendo que el trabajador salga del país, cambie de empleo, renuncie a su trabajo o abandone el país sin el permiso del empleador. Sucesivas reformas laborales en Qatar desde 2016 han tenido como objeto eliminar el sistema, pero según Amnistía Internacional no se ha erradicado por completo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies