¡Síguenos!

Liga ACB

Llull, el hombre cohete

Difícil encontrar algo mejor que un cohete para representar el dinamismo que el base menorquín ofrece cada vez que salta a una cancha de baloncesto.

And I think it’s going to be a long long time
Till touchdown brings me around again to find
I’m not the man they think I am at home.
Oh, no, no, no, I’m a rocket man.

Anoche vi la estupenda Rocketman (recomiendo no perderse la reseña de Marcos Martín Reboredo en este mismo diario), y, como era de esperar, la gente abandonó el cine tarareando los temas del mejor pianista británico –que me perdone James Rhodes-. Sin embargo, uno tiene sus obsesiones particulares, de modo que, al rumor de la música, mi mente no pudo evitar recordar un celebrado videoanálisis de Piti Hurtado sobre Sergio Llull. ¿Extravagante? En fin, no juzguen si no quieren ser juzgados.

La canción escogida como alegoría viene que ni pintada: difícil encontrar algo mejor que un cohete para representar el dinamismo que el base menorquín ofrece cada vez que salta a una cancha de baloncesto. Probablemente los dos sellos más distintivos de su juego sean las penetraciones hacia la estratosfera, elevándose contra todo y contra todos, y las canastas inverosímiles al límite del tiempo de posesión. Se trata de un jugador de alguna manera paradójico, pues resulta meticuloso dentro del caos. Y esa esencia bulliciosa nos ha obsequiado con dos versiones: una más coral, que aporta su energía en beneficio del colectivo, y otra excesivamente protagonista, que, a fuerza de acaparar balón y tiros, termina interfiriendo involuntariamente en el ritmo del resto del conjunto. Dentro de la inercia ganadora del Real Madrid de los últimos años, las temporadas con mayor número de títulos han coincidido con la primera versión de Sergio, pese a que un público cada vez más mediatizado por el estilo NBA aprecie más el espectáculo de artificio de la segunda. En cualquier caso, ambas alternativas suponen un valor fundamental para el equipo blanco.

No obstante, el curso actual está resultando duro para Llull. La primavera pasada, su reincorporación tras la lesión de rodilla estuvo acolchada por el liderazgo de Doncic y la explosión de Campazzo, con lo que pudo disfrutar de un retorno relativamente plácido. Pero hoy se le nota incómodo, como situado en una tierra de nadie entre los dos perfiles anteriormente descritos. Sin la integración necesaria para la dirección adecuada de la partitura, y con una falta de chispa y confianza –explicitada en unos porcentajes de tiro muy por debajo de su talento- que le impide suplir con arrebatador individualismo su deficiencia en lo comunal. Como un astronauta recién regresado de una misión, incapaz aún de reencontrarse con lo que fue, acaso aún atrapado por el síndrome de adaptación espacial.

El Madrid, dolorido tras la decepción de una Euroliga de la que fue apeado sin ser inferior al campeón, ha cabalgado hasta las puertas de las semifinales de la liga a lomos de un Campazzo tan extraordinario y fiero como sobreexplotado -no se descarta que el argentino se desplome derrengado en mitad del parqué en algún momento-. Mas, aún con Facundo rebosante de vigor, el equipo de Laso necesitará un aporte contundente por parte de Llull para eliminar al Valencia, y, sobre todo, si la negra sombra del Barcelona de Pesic, que ya se intuye en lontananza, se hace real. De forma que, si el bloqueo mental y el renqueo físico impiden la vuelta de ninguna de las dos versiones pretéritas basadas en el derroche y el exceso –se hallen estos al servicio del colectivo o del individuo-, quizá sea la hora de una reinvención coyuntural. Un tercer Llull que, a falta de exuberancias, se reconstruya desde la inteligencia antes que desde el despilfarro. Más austero, más dosificado. Dañino desde la sutileza antes que desde el aplastamiento. Puede que le suponga un punto doloroso demostrar al público que ya no es el hombre que en casa piensan que es. Pero, como nos recuerda Elton John, la verdad siempre será mejor que una disculpa postrera. No en vano, sorry seems to be the hardest word.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga ACB

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies