¡Síguenos!
Joao Félix celebra su gol. EFE/EPA/MAXIM SHIPENKOV

Atlético

Joao Félix fue Zar en Moscú

Primera victoria del Atlético en esta Champions (0-2). Goles de Joao y Thomas, que volvió a firmar un espectacular partido. El Atlético es segundo de su grupo.

Joao Félix fue Zar en Moscú. Y lo fue en el momento más oportuno para él y para el equipo. Momento oportuno para él porque tras una pretemporada deslumbrante, al Menino se le había ido apagando la estrella en este inicio de campaña. Seguía teniendo destellos de una descarada calidad, pero no tenía continuidad en el juego y aparecía poco en aquello que el equipo más necesitaba: el gol y su creación. En Rusia marcó el primer tanto del Atleti y participó con un maravilloso pase en el segundo. Momento oportuno para el equipo, por la urgencia con la que se necesitaba marcar y alejar nuevos (o viejos) fantasmas.

Porque en la primera parte el mayor problema volvió a ser la ausencia de gol. El Lokomotiv dejaba al Atlético dominar porque las esperanzas rusas eran sus rápidas transiciones y su contragolpe. Los rojiblancos adoptaron con gusto ese rol, pero ni con El Tridente en el once por primera vez  se lograba marcar.

La ansiedad por el tanto llegó al histerismo en el minuto 19, cuando Diego Costa falló un remate con el portero rendido. La cara del delantero fue un poema con versos de incredulidad y juramentos en arameo, acompañados de una glosas de cómo, dónde y por qué ha perdido el colmillo el punta colchonero. También tuvo su ocasión Morata. La jugada la inició Thomas rompiendo líneas y pasando en largo a Koke, que asistió a Morata, cuyo disparo fue directamente a las manos de Guilherme.

Así, el Lokomotiv hacía más difícil lo que al Atlético ya de por sí le está costando un mundo. Hasta que Joao rompió el partido al inicio de la segunda mitad. Joao recibió la asistencia de Morata y remató y, aunque el balón lo rechazó Guilherme, aprovechó la segunda oportunidad para marcar y abrir el marcador. Gol y alivio (de gol)

Porque, pese a no marcar, el partido del Atleti estaba siendo impecable, liderados por un Thomas que es el Capitán General de este Atleti. Por el ghanés pasa todo el juego colchonero: el defiende, el destruye el juego rival en el medio campo y él adelanta su posición para construir el juego propio. También asiste… y hasta marca cuando se da la ocasión. Suyo fue el segundo tanto del Atleti, en el 58′, en una jugada en la que participó Joao Félix con un pase magistral a Diego Costa, que, con poco ángulo, cedió el balón y el gol a Thomas.

El partido parecía plácidamente encarrilado, pero un partido sin paradón de Oblak no es un partido del Atleti. El esloveno dio su habitual exhibición con una doble parada en el 73. Y, entonces sí, el partido sesteó.

La victoria y los tres puntos dan aire al Atlético en la Champions, segundo de grupo y empatado a puntos con la Juventus, líder. Aunque, sobre todo, al Atleti lo que le da aire son los goles.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies