Lopetegui, en la encrucijada | Opinión | A la Contra
¡Síguenos!

Opinión

Lopetegui, en la encrucijada

Si a Lopetegui le van mal las cosas, se puede decir que su destino ya estaba escrito, pero si el equipo no consigue levantar ningún título a raíz de su hipotética destitución, también estaba advertido. El cambio no siempre es la solución.

Julen Lopetegui. CORDON PRESS

El frío se ha instalado oficialmente en Madrid, ya no queda rastro de las risas del verano, ni las noches en la terraza con el cóctel en la mano, por lo menos en una parte, en el sector blanco. El Real Madrid no ha decidido echar aún a Julen Lopetegui, pero Florentino Pérez ya está pensado en buscar entrenador por si acaso. Lopetegui puede que aguante hasta la disputa de El Clásico, el 28 de octubre a las 16.15 horas en el Camp Nou, esa sería la fecha de su juicio final. De ser así, nos habremos quedado sin seleccionador nacional a dos días del comienzo del Mundial para que ahora dure poco más de ocho jornadas, quizá diez, en el banquillo local del Santiago Bernabéu. La culpa de que eso suceda, probablemente, para algunos, también la tendrá Luis Rubiales o la salida de Cristiano Ronaldo, a pesar de que a casi todos los aficionados madridistas les pareció bien venderlo por 100 millones de euros, porque estaba más que amortizado y sus goles no se iban a echar en falta o, en todo caso, ya se suplirían (Benzema, Bale, Mariano).

Tras su fichaje por el Real Madrid, oficial el pasado 14 de junio, Lopetegui se mostró satisfecho, incluso se le vio posar con una semisonrisa, que ya es decir. Si su cese acaba ocurriendo, apenas cuatro meses después de dejar la Selección, habría que preguntarle de nuevo si se arrepiente o no de su decisión; aunque seguramente su orgullo respondería que no, que la volvería a tomar. Dicha contestación sería la rúbrica de un entrenador que ha demostrado en cada rueda de prensa y en cada entrevista, también cuando estaba en la Selección, que no tiene desarrollado el don de la simpatía. A Zinedine Zidane tampoco le gustaba dar titulares y podía irle mal, pero era agradable —de hecho, los arranques de temporada nunca fueron su fuerte: en las ocho primeras jornadas nunca fue primero, sino segundo y tercero—; sin embargo, Lopetegui es insulso, es complicado cogerle cariño y ante una situación difícil como esta no tiene defensa (solo la de los jugadores, que para eso no responden en el campo). De ser despedido ahora, mañana o pasado, habrá demostrado lo mismo que dice su currículo, es decir, poco o nada: un Campeonato de Europa sub-19 (2012) y otro sub-21 (2013) con una de las mejores generaciones de jóvenes futbolistas españoles a su disposición. Con el Oporto alcanzó los cuartos de final de la Champions en la primera de sus dos temporadas en el equipo portugués (2014-15).

A pesar de tener más detractores que fieles, de los 14 puntos de 24 posibles en Liga y de marchar tercero en Champions, hay una estadística que está favor de que Lopetegui continúe. Los cambios en el banquillo del Real Madrid a mitad de temporada no siempre son para bien y, por los motivos que sean, un solo caso no debe de establecer jurisprudencia. El trueque de Rafa Benítez por Zidane, que en ese momento dirigía al filial, fue positivo, tanto que acabó levantando tres Copas de Europa consecutivas; pero aparte de ese, en la época reciente, ningún cese sirvió para revertir una situación desfavorable.

Mariano García Remón, nombrado técnico de la primera plantilla tras la dimisión de José Antonio Camacho el 25 de septiembre de 2004, fue despedido tras 101 días en el puesto, el 30 de diciembre. Su sustituto fue Vanderlei Luxemburgo, quien cosechó un segundo puesto en Liga y alcanzó los octavos en Champions y Copa. El propio Luxemburgo dejó de ser entrenador del Real Madrid casi un año más tarde, el 5 de diciembre de 2005, y Juan Ramón López Caro tampoco consiguió levantar ningún título. Sus resultados ese año fueron: segundo en Liga, octavos de final en Champions y semifinales en Copa. Con Juande Ramos, recambio de Bernd Schuster, excluido del organigrama madridista el 9 de diciembre de 2008, el equipo también fue segundo en la competición doméstica, quedó eliminado en octavos de Champions y terminó su andadura en Copa en dieciseisavos.

No obstante, otros seguro que se guían más por otro discurso, que menos tiene que ver con los números y más con la historia reciente del club. Desde Vicente del Bosque, que se fue por la puerta de atrás, como todos los madridistas distinguidos (Hierro, Ronaldo Nazario, Raúl, Guti, Casillas…), ningún entrenador español ha triunfado en el Real Madrid. Ni en la primera etapa de Florentino (2000-2006), ni más tarde con Ramón Calderón (2006-2009), ni ahora con Florentino otra vez (2009-actualidad). Lopetegui se puede unir más pronto que tarde al club de los Camacho, García Remón, López Caro, Juande Ramos y Rafa Benítez.

Si a Lopetegui le van mal las cosas, se puede decir que su destino ya estaba escrito antes de llegar al Real Madrid. Pero si, por otra parte, el equipo no consigue levantar ningún título a raíz de su hipotética destitución, también estaba advertido.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista. Le tiene mucho respeto al crío que fue y no le piensa defraudar.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies