¡Síguenos!
Lori Meyers, demostrando su gusto por el Calcio, posa con la camiseta del Inter. / Foto: Álvaro Díaz

Entrevistas

Lori Meyers: «Nadal debería tener una estatua en la Plaza de Colón»

Los granadinos conmemorarán sus dos décadas como grupo con un concierto especial en Madrid. Con A La Contra sacan su lado deportivo, que lo tienen a raudales

A la Contra ahora, luego vais a Carrusel Deportivo… a Lori Meyers no le disgusta nada hacer una entrevista en clave deportiva, ¿no?
—(Noni) Para nada. Él (se refiere a Miguel) fue federado en tenis y Alejandro, que ahora es el que hace más deporte que nosotros, también lo estuvo en fútbol.

—Además, que el concierto especial conmemorativo de vuestro 20 años, 21 canciones lo haréis este 29 de diciembre en el Wizink Center, un recinto con un gran bagaje deportivo histórico y también de presente…
—(Alejandro) No lo habíamos pensado. Es dónde juega el Madrid de baloncesto, ¿no? (hablan también si juega allí el Estudiantes, que sí, lo hace).

—¿Qué tendrá de especial el concierto? ¿Algunos de los que os han elegido las canciones de este “no grandes éxitos” estará con vosotros en el escenario?
—(Noni) Van a estar, pero en el escenario complicado. A ver, Jon Sistiaga nos come (risas) o ¡imagínate que subiera Dani Rovira!

—(Miguel) Es cierto que colaboran algunos músicos pero no está enfocado el concierto tanto a que haya sorpresas sino por lo especial de la fecha. Va a ser un concierto que aúne los veinte años de carrera y un gran espectáculo audiovisual. No va a ser una actuación rápida de 70 minutos en un festival.

—Parece que mucha de la música en directo va hacia ahí…
—(Noni) Es normal también. La gente dice: “Bueno, en un festival tengo a un cartel de grupos un poco más escueto pero veo a más”.

—(Miguel) Es como irte de tapas. Si quieres irte de tapas, porque quieres probar muchas cosas, te vas a un festival. Pero un día te apetece ir a comer un buen pescado.

—En Granada sabéis mucho lo que es iros de tapas.
—(Noni) ¿De tapas buenas o de tapas malas?

—Yo allí he ido de todo. Pero vuestra idea el 29 supongo que será ofrecer el menú entero.

—(Noni) Y chupito.

—(Alejandro) Café y puro.

—Os he leído que el fútbol ocupa un lugar muy importante y que habéis llegado tarde a un escenario por culpa de una final de Champions. El día de vuestro concierto en Madrid no hay Liga. Vuestros seguidores pueden estar tranquilos en cuanto a la puntualidad, ¿no?
—(Alejandro) (risas) El horario se mantiene.

—(Noni) Lo raro es no dar nosotros un concierto el día que hay un partido importante.

—(Miguel) En Bilbao teníamos un concierto el día de la final de Champions que coló el gol Belletti (2006, contra el Arsenal). Esa teníamos una tele en el camerino para verla.

—(Noni) La gente en la sala estaba como (gesticula para indicar que el público también estaba pendiente del partido). Yo les dije a algunas personas que ya esperábamos a que acabara. En cuanto acabó el fútbol, entró todo el mundo.

—(Alejandro) Y en Sevilla nos coincidió con la primera final de Champions Madrid-Atleti. Yo soy del Atleti y ellos del Madrid, para que veas (risas). Salimos al escenario cuando empezó la prórroga, sin saber lo que estaba pasando. Camino del escenario marcó Ramos y durante la prórroga nos iban chivando los goles.

—(Noni) Hay otra más. La del año pasado del Madrid contra el Liverpool nos pilló en Londres y esa sí que no pudimos verla.

—20 años de carrera y 2019 os lo tomaréis como un punto de inflexión. Eso no significa que Lori Meyers vaya a colgar las botas, ¿no?
—(Noni) No, no. Nos damos dos semanitas de descanso y el 20 de enero ya pensamos en meternos con nuestro nuevo trabajo. Hasta 2020 no haremos ningún concierto salvo que sea algo especial o benéfico. No girar ni carretera.

—Ahora en Navidades, cuando será vuestro macroconcierto, en España hay un parón del fútbol, al contrario que en Inglaterra, que se acumulan los partidos aprovechando las vacaciones, ¿sois más partidarios del formato Liga o Premier?
—(Noni) Modelo Premier total.

—(Miguel) Incluso cómo gestionan los derechos. Al menos esta Liga está siendo más igualada. Los ingleses siempre se han sabido vender mejor.

—(Noni) Pienso que tenemos un país más o menos seguro para ir con la familia al fútbol. Ahora en invierno, con vacaciones y bien abrigaditos, sería una buena fecha para ir con tu hijo al fútbol.

—También haría falta cambiar los horarios y que fueran más adecuados a los tiempos de ocio de la gente para recuperar al aficionado. El mítico lema del “Odio al fútbol moderno” a veces se hace más presente.
—(Noni) Claro. Nosotros cada vez vemos menos fútbol. Cada vez estamos más alejados, cuando hemos sido hiperfans. Me centro más en el Calcio, la Premier y lo que hagan el Real Madrid y el Granada que en la Liga en sí, porque no me da tiempo.

—Tras la decepción del año pasado, ¿cómo estáis viendo al Granada?
—(Alejandro) Yo sí lo estoy siguiendo pero pasa una cosa: cuanto más nos desconectamos de ellos, mejor les va. A lo mejor la mala suerte somos nosotros (risas).

—(Miguel) El Granada tiene un aura de pupas. No sé si son las rayas rojiblancas (risas). Muchas veces va bien pero llega el minuto 92 o 93…

—(Alejandro) Este año hay una sensación de que la gente quiere volver a ir al campo. Muchas veces es preferible ser cabeza de ratón que cola de león. En la Primera División está muy guay estar pero si estás siempre abajo y todos los equipos te vapulean… se decepciona más. Las sensaciones son buenas y el equipo está jugando muy bien, quizá como nunca en los últimos años.

—(Noni) El Granada está en el mismo nivel que cuando subimos con Geijo, u Orellana, jugando bien y colando goles. Si no subimos, no pasa nada. Vamos a hacer el proyecto.

—(Alejandro) El playoff ese es imposible, eh. Es como ganar la Champions de Segunda.

—(Miguel) El año que subió el Granada fuimos séptimos, me parece, pero como estaba el Barça B nos metimos como últimos y pudimos jugarlo.

—(Alejandro) Nosotros estábamos en el campo con el Celta, con los penaltis. Qué partidazo.

 

—O sea, que siempre que es posible, vais a Los Cármenes…
—(Noni) Fuimos socios durante dos años. Pero después nos pasaba que dejamos de utilizar el carné y se lo dejábamos a colegas porque estábamos por ahí tocando.

—Deportivamente el equipo va bien pero institucionalmente, al menos desde fuera, hay más lío. La guerra Pozzo, los propietarios anteriores del Granada, con la sociedad china Link International Sports Limited, actuales dueños, tuvo en noviembre el episodio con la colocación de unas cámaras “en sitios extraños” de Los Cármenes, ¿cómo se vive en la ciudad esta situación?
—(Noni) Eso son las últimas trazas que quedan de Quique Pina. Él era una persona que ha conseguido muchas cosas en el fútbol pero que a la vez tenía otras “bajo cuerda” que se están investigando. De los Pozzo no podemos decir nada porque nos dejaba el Udinese a precio de saldo, con grandes jugadores. Pina lo hizo bien, como en Murcia, pero que deja esas trazas “mafiosillas”.

—(Miguel) Todos los equipos tienen “mierda” dentro de sus instituciones. Los jugadores este año seguro tienen mucha más ilusión porque se ven que pueden subir. Yo creo que deportivamente no va a afectar. Tenemos una cosa buena, que antes no había, que es un filial. Antes daba la sensación de que había muchos jugadores que no sentían el escudo porque estaban de paso. Este año hay muchos jugadores andaluces y, quieras que no, estarán más arraigados. La cantera reporta también estabilidad.

—(Noni) Es bueno que el Celta tenga a Iago Aspas, un jugador referencia de la casa que haga que los demás se involucren más. Alguien que sea de la ciudad. Los jugadores de fuera tienen que dormir en la ciudad y hacer vida en la ciudad y es bueno que haya alguien que les enseñe qué es Granada, los cánticos, nuestro espíritu, nuestra bandera.

—(Alejandro) Y muchas veces eso no tiene que ver con ser de la ciudad. Messi es argentino y es La Masía. Hacer raíces sabiendo el modo de jugar y cómo es la afición.

—Hace un año y pico decíais en una entrevista en AS que el equipo más indie que había era el Leganés, ¿seguiríais ahora diciendo el mismo nombre?
—(Miguel) El Alavés, el Eibar, el Girona, el Espanyol… este año hay jugadores muy buenos repartidos en muchos equipos. Stuani está jugando increíble: todo lo que toca va para adentro.

—(Discuten para quedarse con un nombre. El Espanyol les parece “demasiado histórico” y Noni apunta a decir el que menos presupuesto tenga. “La gente en Eibar ve el fútbol desde la terraza”, señala. Apuntamos el acuerdo Girona-Manchester City similar al que tenían Granada-Udinese)

—(Miguel) Entonces nos quedamos con el Alavés (risas).

—(Noni) Hay grupos de indie que tienen más dinero que multinacionales, así que es complicado a veces…

—Hay muchos grupos indies, como podéis ser vosotros o Vetusta Morla, que habéis saltado claramente al mainstream. Los dos actuaréis en el Wizink y presumiblemente lo llenaréis. Izal ha cerrado dos fechas también aquí…
—(Noni) Esto ya ha pasado en Estados Unidos o Inglaterra, que se crea una escena que es alternativa a los cánones establecidos por la industria. Pero como la industria lo único que necesita es dinero, cambian sus cánones para que eso les interese. Y empiezan a apoyar a ese tipo de grupos, empiezan a salir más y todo florece. Después quedarán los grupos más auténticos, los que han currado toda su vida, con sus fans, que es lo único importante en este tema.

—Vosotros sois unos de los “papis” que habéis abierto esas puertas.
—(Noni) Pienso que venimos de puertas abiertas allá por el 94-95.

—(Alejandro) Nosotros somos como de una segunda oleada pero es verdad que a nosotros nos coincidió el auge de Internet o la caída del disco. Hacia 2005 hubo un punto de inflexión. El cambio fue entre todos, pero hubo gente antes que nosotros que dijo “no vamos a hacer lo que marque la industria”.

—(Noni) Dentro de 20 años algún periodista guay hará un reportaje sobre esta escena y sin tanta reminiscencia del extranjero porque ya habrá (hay) unos grupos consolidados que se han movido en festivales, etc y que están en una buena situación.

—Dentro de 20 años espero seguir trabajando de esto, así que me lo apunto. Ya para encarar la recta final, volvemos un poco al deporte. Quería preguntaros qué otras disciplinas seguís y si, por tener Sierra Nevada al lado, practicáis alguno de invierno.
—(Alejandro) Yo he hecho pinitos alguna vez con la tabla de snow.

—(Miguel) Yo también, pero solo una vez. Al día siguiente tenía tantas agujetas y tantas hostias que no he vuelto a subirme.

—(Noni) Yo solo he subido a la cafetería que hay en Sierra Nevada (risas).

—(Miguel) ¿Sabes lo que pasa? No hablo por todos los granainos pero es como los parisinos con la torre Eiffel: nunca han subido y todos los extranjeros sí. El que tiene las cosas en casa muchas veces las usa menos. Yo sigo mucho el baloncesto, sobre todo la NBA, y la F1. El motor me flipa. Somos muy abiertos con respecto a los deportes y nos gusta mucho comentarlos.

—¿Y cuál sería vuestro deportista favorito?
(Miguel) Yo lo tengo claro porque como jugué al tenis y tuve la oportunidad de compartir torneos con él digo Rafael Nadal. Para mí es un ejemplo en todos los sentidos. Con lo que ha hecho sería para ponerle una estatua en la plaza de Colón. Tendría que estar su busto en vez de la bandera de España. Desde los JJOO de Barcelona ha habido grandes generaciones de deportistas aquí, porque se fomentó mucho el deporte. Gasol, Iniesta… salieron unos deportistas brutales, ya no solo por resultados sino como ejemplo de valores y humildad.

—(Noni) Yo diría Van Basten. Cuando se juntó con Gullit y Rijkaard en el Milán. Para mí ese es el comienzo del fútbol actual. Allí, con Sacchi, aprendieron a jugar al fútbol.

—(Miguel) Ahora en la NBA de todas formas hay unos monstruos, tío… las cifras de Lebron o Curry, por ejemplo. Se les ha quedado pequeña la cancha. Tiran desde cualquier lado y las meten.

—(Alejandro) Yo, por cambiar, diría la onda brasileña de los jugadores de los 90. Bebeto, Romario, quizás me quedaría más con Bebeto por el Depor… pero ese rollo de venir por aquí y no hacer mucho pero aparecer en los momentos importantes. Tú déjame que yo me vaya de fiesta que luego te cuelo los goles. Ese rollo rockero me tiraba mogollón.

—(Noni) Tendría que haber dicho al quinto Beatle (se refiere a George Best).

—(Alejandro) El rollo de los brasileños de venir aquí y a los tres años decir “tengo morriña”. Son todos iguales, en el sentido de que “te la van a hacer”. Ese rollo gitano…

—(Miguel) Mira Ronaldinho. Ya fuera de lo demás, es el mejor regateador que yo he visto en la puta vida. Ha sentado a todos los defensas del mundo. ¿Os acordáis del gol que le metió al Chelsea, bailando al defensa? ¿O cuando le aplaudió el Bernabéu?

 

—Aquel partido de Ronaldinho en el Bernabéu es uno de los partidos en que me ha dado mayor sensación de superioridad de un jugador sobre el resto. Como atlético, también me daba esa misma sensación Ronaldo Nazario.
—(Alejandro). Buah, su potencia.

—(Noni) El Gordito os tenía enfilados. Yo entonces no venía ni el partido y solo me mandaban mensajes con los goles.

—(Miguel) Era una época del Atleti muy mala. Me acuerdo del gol nada más sacar de centro.

 

—Por eso ahora, aunque se pierdan finales de Champions, en el fondo son triunfos.
—(Noni) Los buenos madridistas sabemos que una de los dos finales de Champions tenía que haber sido vuestra.

—(Alejandro) La de los penaltis. Aunque en la segunda estaba como vacunado, pero… veníamos de un cuadro muy difícil y el Madrid contra el City, que tuvo momentos de jugar andando. Nos costó tanto…

—Yo pensaba que después de Lisboa y Milán no habría una posibilidad más cruel de perder una final, pero este año se juega en el Wanda Metropolitano…
—(Alejandro) Este año nos vamos a coronar. El Atleti siempre lo puede mejorar (risas).

—(Miguel) El Madrid no está bien. Yo creo que no llegará a la final.

—¿La canción con temática deportiva favorita vuestra cuál sería?
—(Noni) Ésta es difícil. Yo creo que todo el mundo vibra cuando escucha a Freddie Mercury. Es raro que la haya cogido el mundo del fútbol, porque al final es una canción sinfónica…(se ponen a entonarla).

—(Miguel) Yo soy muy fan del “You’ll never walk alone”. Creo que es una canción, que luego la cogieron como himno.

—(Noni) El que no nos hace mucha gracia es el himno del Granada, que es una copia del del Sevilla (risas de los tres).

—Y ya la última sería saber en qué estadio os gustaría tocar.
—(Noni) Tuvimos la suerte de tocar en el Vicente Calderón.

—(Alejandro) Fue una cosa que hicimos para una marca y tocamos justo en el punto de penalti.

—¿Pero un concierto multitudinario dónde os lo imagináis?
—(Noni) En el Bernabéu no, por mucho que sea del Madrid, que acústicamente tiene mogollón de críticas. Vamos a decir Los Cármenes, también con el fresquito de la sierra.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies