¡Síguenos!
Kane forcejea con Kompany y con Witsel en una jugada a balón parado I CORDON PRESS

Crónicas Matrioskas

Los miserables

La filosofía de ambos equipos es buena y la materia prima mucho mejor, ni que decir tiene que se duerme mucho más tranquilo cuando tienes una renta de ese calibre bajo el colchón

No quiero ni imaginarme lo que tiene que doler tener que saltar al césped para disputar un partido que nadie quiere jugar. Debe de ser algo parecido a cuando tu madre te obliga a ir al dentista por aquello de que una tiene que cumplir con una serie de visitas rutinarias al infierno para ser una buena persona. Pues bien, Inglaterra y Bélgica no solo se acordaron durante noventa minutos de lo que pudieron haber sido y no van a ser (al menos, hasta dentro de cuatro años), sino que volvieron a ofrecer una repetición del partido de la fase de grupos, pero peor, porque ambos estaban mucho más tristes.

Bélgica quiso mantener el buen sabor de boca que nos ha dejado a todos su paso por este Mundial y Hazard fue el maestro de ceremonias. No sé qué tipo de estímulo tenía ese muchacho para tomarse tan en serio un partido por el tercer y cuarto puesto, pero estoy convencida de que algo tiene que ver con su futuro a corto plazo. Hay pocas cosas que motiven más que saber que la persona que te gusta te está observando. Es imposible actuar normal. Hagan la prueba, ya verán cómo se les queda cara de idiotas.

Inglaterra siguió padeciendo el golpe sufrido ante Croacia, y a simple vista, no habían pasado por terapia, nadie les había tratado el dolor. Al contrario que Bélgica, la cual asumió todas las posibilidades en su partido ante Francia, Inglaterra no se esperaba su eliminación ante los croatas, no se esperaba los cinco pulmones de los que hizo gala el equipo balcánico. Los ingleses no deben saber que la soberbia es pecado, pero entiendo que el It´s coming home sonaba demasiado bien. Su paso por Rusia es positivo, algunas actuaciones individuales, prometedoras. Eso sí, lo de Bélgica ha sido sobresaliente. La filosofía de ambos equipos es buena y la materia prima mucho mejor. Ni que decir tiene, que se duerme mucho más tranquilo cuando tienes una renta de ese calibre bajo el colchón.

Los ingleses, que son muy orgullosos, no quisieron pasar por el partido sin pena ni gloria, y elevaron el listón de la segunda parte para que no pareciese que estaban hundidos en la mismísima miseria. A Bélgica le pareció generoso darle espacio a los ingleses y el partido entró en coma. Inglaterra jugueteó con varias jugadas a balón parado poniendo en práctica esa conga que a tantos ha fascinado, y Bélgica se agazapó en busca de alguna contra. Cada cual con sus defectos y virtudes, cada uno en su casa y Dios en la de todos. No vi a ninguno de los dos hacer alarde de sus dones, pero quizá Bélgica fue la única que quiso disfrutar de la despedida. Casi que no vi a ninguno de los dos haciendo gala de su instinto de supervivencia, y ya lo dejó escrito Victor Hugo: «Nada importa morir, pero no vivir es horrible».

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Crónicas Matrioskas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies