¡Síguenos!
Lucía Taboada
La periodista Lucía Taboada, posando para esta entrevista. LUIS CÁRCAMO

Entrevistas

Lucía Taboada: «Si hubiese un gallego en la luna, sería del Celta»

La periodista y tuitera estrella acaba de publicar unas memorias sobre el Celta: «Sería divertido enamorarse de un deportivista».

Lucía Taboada (Vigo, 1986) fue primero del Celta y después periodista. Mucho antes incluso que estrella en Twitter, donde triunfa con su retranca gallega (124.000 seguidores). Y después de tantos años viviendo en Madrid no tiene segundo equipo. Es la primera hooligan ilustrada de Libros del KO porque acaba de publicar Como siempre, lo de siempre, unas memorias sentimentales y personales sobre el equipo de su ciudad y de su corazón, el mismo que un día se derritió por Gustavo López. Más que un libro de cabecera es un libro de mesilla. Por sus reducidas dimensiones y por la importancia de tenerlo cerca para cualquier aficionado celtiña. También para la generación que empezó a amar el fútbol en los años 90 y más específicamente el tikitakiña del que es heredero Iago Aspas.

—¿Qué personaje público es carne de cañón de las redes, el más meme?
—Un personaje tuitero que a mí me fascina es Rosa Díez. Me parece una locura esa señora. Pero como meme, como personaje parodiable, Trump. No hay un tuit suyo que no genere parodia. Es un poco parodia en sí mismo. En España, también pienso en políticos. Rajoy es muy memético.

—¿Qué ha supuesto Twitter para ti?
—Una plataforma donde darme a conocer, digamos.

—¿Te has convertido en una estrella gracias a Twitter?
—Ha dado a conocer una parte de mí que igual profesionalmente no hubiese podido desarrollar. Mi parte más graciosa o más divertida. Y, sobre todo, una parte donde poder expresarme y decir lo que me dé la gana y que llegue a tanta gente. Twitter, no solo a mí, ha cambiado a todo el periodismo en general.

—¿En la vida real eres como en Twitter o te envalentonas cuando saltas al campo?
—Las bromas malas están presentes en mi vida, puedes preguntárselo a mis amigos (se ríe). De hecho, ellos me recomendaron Twitter para soltar mis paridas y no tener que aguantarlas (se ríe). Yo soy muy bromista y tiro mucho de retranca en mi vida diaria. A lo mejor en la vida real se me ocurre una respuesta ocurrente cuando pasan diez minutos, pero es cierto que Twitter te permite pensar lo que decir. Obviamente, no todos somos como en Twitter. Porque Twitter es un espacio para reflexionar y para mostrar lo que queremos de nosotros. Pero yo no soy nada distinta a lo que muestro.

—Acabas de decir que Twitter no es la vida real. Por momentos es un lugar superingenioso y a ratos parece una cloaca. ¿Te has planteado dejarlo?
—No. A mí Twitter me encanta. Claro que existen los haters, pero no entiendo a la gente que está en Twitter quejándose todo el día, diciendo que es una mierda… Pues no estés. En el momento que esté a disgusto y me parezca que no tiene ninguna utilidad para mi vida personal y profesional, me iré. Pero quedarse ahí quejándote me parece un poco absurdo.

—Llevas viviendo 15 años en Madrid. ¿Has desarrollado simpatía por algún equipo madrileño?
—Pues me cae muy bien el Leganés, la verdad. Me gusta mucho lo que hacen en redes sociales, me parece muy interesante su forma de abordar el fútbol con un poco de humor. Normalmente, nos tomamos el fútbol muy en serio. Esos carteles que hacen me parecen supergraciosos. Me gusta esa filosofía.

—Santiago Bernabéu decía que no entendía que hubiese gente que no fuera del Real Madrid pudiendo serlo. ¿Un aficionado del Madrid puede llegar a entender qué es ser del Celta?
—No, ser de un equipo pequeño es una forma distinta de vivir el fútbol. Cuando nos pasa algo bueno, lo vivimos con más intensidad. Y cuando nos pasa algo malo, sabemos baremar más que ellos. Para mí, una clasificación a la Europa League es lo máximo. Ellos viven con bastante normalidad cosas que para nosotros son bastante excepcionales. Yo no diría que no lo entiendan, pero ser de un club que nunca ha ganado nada o que se tira rachas de siete partidos sin ganar… Está bien que de vez en cuando bajen al barro del fútbol, al día a día de un aficionado que no está acostumbrado a celebraciones ni grandes gestas. Para nosotros las celebraciones llegan cada cuatro años o no vienen.

—El sentido de pertenencia va más allá de unos resultados.
—Ser del Celta merece la pena siempre, aunque no sea un club ganador. Somos pesimistas de forma preventiva, porque sabemos lo que hay, pero a mí me compensa ser del Celta por otros muchos motivos. Estoy muy orgullosa del Celta; hay otras muchas cosas que cambiaría o que modularía. Pero, al final, ese sentido de pertenencia que hay en Vigo no lo cambiaría.

—Muchos aficionados de equipos humildes se desvían en algún momento de sus vidas y le ponen los cuernos con otros más grandes. ¿Qué opinión tienes del Madrid y el Barça?
—Para mí Barça y Madrid son una realidad completamente ajena a lo que yo vivo a diario. No tengo un segundo equipo. Es cierto que no siento mucha simpatía por el Madrid, pero esto no quiere decir que sea del Barça, ni mucho menos. Son más de lo mismo el uno y el otro. Son muy ajenos a mi forma de vivir el fútbol (se ríe).

Lucía Taboada libro

Como siempre, lo de siempre, el libro de Lucía Taboada. LUIS CÁRCAMO

—Empezaste a ir al campo a los cinco años. Por entonces, ¿cuántas niñas de tu edad veías en Balaídos?
—En mi grada no había muchas. Tribuna es una grada bastante masculina, por lo menos en los años 80. Luego, cuando me pasé a Río Bajo, había más niñas. Pero mis primeros recuerdos son señores fumando puros y muy muy pocas mujeres, igual un diez por ciento. Esto ha ido cambiando, evidentemente, con el paso de los años. Pero Tribuna entonces era una grada como muy noble, muy señorial. Lo sigue siendo, pero menos.

—¿Cómo te hubiese afectado haber nacido niño a nivel personal y profesional?
—(Suspira) A nivel personal y profesional no lo sé. Te puedo decir a nivel futbolístico. Seguramente estaría más metida en el fútbol a nivel usuario. Jugaría al fútbol, que es algo que nunca hice cuando era pequeña ni he hecho nunca. Yo no conozco a ningún amigo que no haya jugado una pachanga, por ejemplo. Y yo nunca la he jugado. Es verdad que esa parte de vivir el fútbol más desde dentro no la he experimentado. Socialmente, en los años 80 y 90, las niñas no jugábamos al fútbol, salvo excepciones. Pero es verdad que yo tampoco lo intenté ni me esforcé. Estaba muy preocupada por encajar en el colegio, con mis amigas. Los niños hacían una cosa y nosotras otra. Me limité a encajar en la estructura que había.

—Se está disputando el Mundial de Francia. ¿Por qué las mujeres cobran menos que los hombres?
—Es una pescadilla que se muerde la cola. Es el eterno debate. Ahora mismo entiendo que cobren menos porque tienen menos relevancia y tienen menos patrocinios, que al final son los que ponen el dinero. La diferencia salarial será un proceso que se irá equiparando, lo que se tiene que hacer ya es profesionalizar el fútbol femenino, que en España está muy poco profesionalizado. Una vez se profesionalice, hablaremos de salarios, de condiciones y de todo lo que hay que hablar. Ahora mismo hay un abismo entre el fútbol masculino y femenino en España a muchos niveles, no solo en el económico.

—No nos desviemos. Con el Celta tuviste tu primer desengaño, pero también tu primer enamoramiento. ¿Te sigue gustando Gustavo López?
—(Se ríe) ¡Gustavo, sempre no meu corazón! Sí, claro. Ya no me gusta en plan amoroso, me gusta porque sigue sintiendo el Celta como parte suya. Hablé con él la semana pasada por el libro y me contaba que el Celta es parte de su corazón, que le gusta tanto Vigo que tiene una casa… Identifica perfectamente cómo nos sentimos los celtiñas y me consta que lo sigue. Además, me parece que fue un futbolista que marcó la diferencia en cuanto a compromiso con el equipo: cuando bajó a Segunda fue uno de los pocos jugadores que se quedó. Más allá de que me gustara físicamente, porque tenía 13 años, me encantaban y me siguen encantando sus valores.

—¿Cómo te sentiste cuando se marchó del Celta?
—Al Cádiz se fue. Me dio mucha pena, la verdad. Fueron años bastante horribles en general. Estábamos a punto de entrar en ley concursal. La gestión fue bastante nefasta esos años, no solo por la salida de Gustavo López, sino en general.

—El Celta se resume en nombres como Gudelj, Mostovoi o Aspas. ¿Cuál es el futbolista más importante de su historia?
—Aspas, sin duda. Lo que ha conseguido Aspas no creo que se iguale. Obviamente, Gudelj y Mostovoi han sido muy importantes en la historia del Celta, pero Aspas ha ido un paso más allá. De hecho, yo creo que cuando deje de jugar seguirá en el Celta de algún modo, o eso espero. En la directiva o como entrenador. Es que Aspas ahora mismo es el Celta. Si Aspas no está, no hay Celta. Si Aspas está, hay Celta. Es muy difícil de encontrar un jugador que marque tanto la diferencia en un equipo. Mostovoi y Gudelj no marcaban tanto la diferencia. Aspas es un estado de ánimo total. Si está, el equipo cambia de ánimo completamente. Ha sido importante desde que pisó Balaídos por primera vez.

—Miguel Ángel Lotina confesó una vez: “¿Qué le digo a Mostovoi? Yo con este lo único que hago es darle la camiseta y decirle “Anda, juega”. ¿Qué le diría Lucía Taboada a Aspas?
—Que le necesitamos. Que siga ligado al Celta del modo que sea, y yo creo que lo seguirá. Él vive el Celta como se vive una relación de amor: el necesita al Celta igual que el Celta lo necesita a él. Aspas cuando ha salido de Balaídos no era Aspas, era otra cosa.

—Como explicas en el libro, el celtismo siempre ve el vaso medio vacío. ¿Qué tiene que hacer el Celta para levantar un título?
—(Suspira) Ni idea. Ojalá eso pase, aunque tampoco tengo muy claro que vaya a ocurrir. Desde luego lo que sí me parece es que debería pasar porque nos lo merecemos, por justicia poética y futbolística. Le hemos dado mucho al fútbol, creo. Llevamos esperándolo cien años y no ha pasado; no me aventuraría a decir que va a pasar.

—Este año, los nombres propios en Vigo han sido Abel Caballero (alcalde), Carlos Mouriño (presidente) y Antonio Mohamed (entrenador). ¿A quién elegirías como presidente del Celta?
—Hombre, pues de los tres a Mouriño. Caballero hace bien su trabajo en su parcela y a Mohamed no lo elegiría de nada (se ríe). No tengo nada en contra de él, pero está claro que no hizo las cosas bien.

—¿Y con quién te irías de cañas?
—Con Abel Caballero.

—Por mayoría absoluta…
—Bueno, aunque con Mohamed también. Tiene una historia personal muy potente y sería muy interesante irse de cañas con Tony. Mouriño, demasiado serio para unas cañas, creo yo.

—Se dice que los gallegos estáis por todas partes. ¿Habrá uno en la luna?
—Pues si lo hay, será del Celta (se ríe).

—El lobby gallego domina los medios de comunicación: Jabois, Carretero, Gonzo, Tallón, Cabeleira, tú… En ese grupo hay celtistas y deportivistas. Juntos, pero no revueltos.
—A mí me encanta el pique, es la salsa del fútbol. Echo de menos que haya derbi. Porque, para mí, lo más especial, más que el partido en sí es la previa del derbi, cuando se va acercando y todo lo que lo envuelve es la leche. Esa previa que puede durar todo lo que quieras, dos o tres semanas.

—Estamos en plena fase de ascenso. Una parte del aficionado celtiña quiere que el Dépor suba, pero otra no.
—Yo quiero que ascienda. Que esté siempre por debajo nuestra, pero en Primera. Sufriendo, hasta la última jornada, a punto de descender, como nosotros esta temporada (se ríe).

—¿Cómo se arregla la rivalidad entre el Dépor y el Celta?
—Es que no tiene que arreglarse, tiene que existir. Si no existe la rivalidad, sería un aburrimiento.

—¿Te has enamorado alguna vez de algún deportivista?
—No. Sería divertido, desde luego (sonríe).

Lucía Taboada entrevista

Lucía Taboada, durante la entrevista en los pasillos de la Cadena SER. LUIS CÁRCAMO

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies