¡Síguenos!

Champions

Un monstruo vino a verme

El Lyon se proclama campeón de Europa por cuarto año consecutivo tras vencer al Barça (4-1).

Costaba creer. No porque el Barcelona no pudiese ganar, sino porque el Lyon pertenece a otra especie. Sus derrotas se cuentan con los dedos de una mano, se escapan como el humo entre los dedos, son manchas casi imperceptibles a la vista en un historial impecable, terrorífico. No es un equipo, es un arma perfecta. Enfrentarse al Lyon en una final de Champions debe de ser lo más parecido a plantarle cara a la muerte de frente. Y el Barça fue una presa demasiado fácil. Antes de que se escapase el último aliento y antes de pedir que el epitafio rezase que se hizo lo que se pudo, el Barcelona tuvo tiempo de mirarse las heridas. Dentro de poco, el equipo azulgrana observará la cicatriz y ya no parecerá tan fea. La pena es pasajera, y el aprendizaje suele dejar una huella mucho más profunda.

Un vendaval entró por la puerta y descolocó los papeles del Barça. Los primeros instantes demostraron que el Lyon es un equipo que apunta a los órganos vitales de su rival. Los siguientes, que el Barcelona tendría que ir sacándose las balas del cuerpo durante los noventa minutos para llegar a la caja de pino como un cadaver decente. Media hora y el Barcelona ya se había despertado de un sueño que fue maravilloso mientras duró, pero que Marozsan y Hegerberg, en tres ocasiones, pincharon de golpe sin que el equipo dirigido por Lluís Cortés pudiese prepararse para el susto.

Al Barcelona la derrota le cambiará más que la victoria. Ya saben que para explorar el universo en el que se desenvuelve el Lyon la mejor idea no es jugarle de tú a tú, sino aferrarse a la prudencia. Los valientes suelen tener premio, pero ese premio puede llegar a largo plazo, no inmediatamente, no cuando juegas contra un tirano sin piedad que te saca varios centímetros de altura. En el segundo tiempo, el Lyon no cayó en la autocomplacencia, usó su gran experiencia y jugueteó con la poca (o nula) que tiene el Barcelona en este tipo de citas.  Ni Sandra Paños, ni Mapi, ni Vicky, ni Alexia, ni Martens se parecieron a lo que son ni tuvieron ocasión de intentar demostrarlo. El Barça dejó de soñar cuando asumió la realidad, se limitó a abrir el paraguas y el baile bajo la lluvia al que le invitó el Lyon le provocó ampollas en los pies.

Con media hora por delante para el final del encuentro, el equipo francés dejó respirar al Barcelona, casi observando de manera cruel como el equipo azulgrana se desangraba en el intento por conseguir un gol honorífico que justificase tanto sufrimiento. En esos minutos de reflexión, el Lyon preparó la celebración y el Barça entendió por fin dónde estaba y de qué manera debe abordar el futuro. Oshoala marcaba el primer gol de un equipo femenino español en una final de Champions y el premio ya era suficiente.


El Lyon levantó su cuarta Champions consecutiva como quien levanta un vaso de vino en la cena, después de haber pasado otro grato día en la oficina, un acto rutinario, aunque terriblemente placentero. El partido fue una dictadura del Lyon, una demostración de poder que dejó tras de sí un equipo muerto y una sonora ovación. El conjunto francés es merecedor de todos los adjetivos que se le dedican. Una pesadilla para los que osan interponerse en su camino y un ejemplo a seguir para todos aquellos que quieran aspirar a entrar en la historia. Su historia, a estas horas, ya es irrepetible.

Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies