¡Síguenos!
Carla Suárez durante su partido frente a Madison Keys I CORDON PRESS

US Open

Carla y el muro de los cuartos

Madison Keys se impuso en dos mangas (6-4 y 6-3) a la canaria, que volvió a quedarse a las puertas de jugar unas semifinales de un Grand Slam.

Otra vez la barrera de los cuartos. Pero tranquilos, porque pronto a Carla Suárez le ocurrirá lo que una vez le ocurrió a España: se sacudirá de encima la maldición y entonces tocará la gloria con la punta de su raqueta, estoy convencida de ello. Que la derrota ante la norteamericana (6-4 y 6-3) no empañe su grandísimo US Open. Ha vuelto ser, por cierto, la única representante española que ha llegado tan lejos y su tenis ha enamorado a todo el mundo. Lo comentaba Toni Nadal en un artículo publicado en El País: «Muy destacable es, aparte de la enorme calidad de nuestra tenista, su capacidad de seducirnos con, probablemente, el tenis más bonito del circuito femenino».

 

 

A Carla le faltó la agresividad de la que había hecho gala en sus partidos anteriores y Madison Keys se hizo fuerte ante las condiciones que presentaba una ruidosa Arthur Ashe, hecho que Carla no pudo gestionar en ningún momento del encuentro: «Jugué aquí hace dos días y esto no era así. Me quejé dos o tres veces, pero podría haberlo hecho mil. Podía haberme quejado todos los puntos que jugué, aunque al final el ruido también era para Madison. No disfruté nada, desde el minuto uno al último. Vale que la gente pueda hablar, pero lo que es una falta de respeto es que la gente todavía esté yendo a sentarse o caminando por ahí durante los puntos”, comentó la canaria a El País. «Ha habido un momento que le he dicho a Madison: vamos a jugar, porque si tenemos que esperar a que se siente todo el mundo no jugamos. Te estás jugando lo que te estás jugando y la gente está así, no lo entiendo. Y no lo digo porque haya perdido, porque aquí he perdido 6-0 y 6-0 y disfruté», reconoció la española.

Resulta incomprensible que el respetable que acude a la pista más grande del planeta y que, como todo en Estados Unidos responde a sus propias reglas, ni siquiera disfrutase del juego de Keys, pupila de la gran Lindsay Davenport, jugadora patria y finalista el año pasado. “Cada uno viene y decide lo que hace, si quiere ver el tenis o bien cenar, pero no se debe hablar durante el punto. ¡Yo ni siquiera escuchaba mi golpeo! Y el otro día escuchaba los gritos de Sharapova perfectamente. He ganado un juego y ni me he enterado, porque no oía al árbitro. Me cuesta creer que hoy la gente haya estado pendiente del partido, de verdad, me sabe mal”, añadió la tenista de Gran Canaria.

Siete. Ese es el número de veces que Carla se ha estrellado contra el muro de los cuartos en un Grand Slam, un quiero y no puedo que hace mella en la mente de la tenista española.  «Ya no me gusta la sensación de haber llegado a cuartos, no quiero ser la que llega a los cuartos y ya está. Una está satisfecha, pero me van a decir: Carla Suárez, la de los cuartos de final, y no quiero que se me recuerde por eso. Me gustaría pasar esa barrera porque tengo una espina clavada y duele».

Tarde o temprano, Carla tendrá su merecido.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en US Open

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies