¡Síguenos!

Real Madrid

Análisis táctico y notas del Real Madrid-Arsenal

Segundo acto de la pretemporada del Real Madrid. El partido le enfrentaba a un Arsenal que llegaba sin una sola mancha en su historial veraniego, contando cada uno de sus duelos por victorias.

Zidane hizo una serie de cambios respecto al once que se enfrentó al Bayern; de entrada Jovic y Mendy de titulares, a lo que le sumó una novedad táctica muy interesante, un doble nueve con el serbio y Benzema en la punta.

El Madrid salió de inicio con lo que parecía un 4-2-3-1. Una defensa de cuatro con Carvajal y Mendy en las bandas, con Ramos y Nacho en el eje, con Modric y Kroos en el doble pivote. Delante, una línea de tres con Hazard en la izquierda, Lucas en la derecha y Benzema por detrás de Jovic, que actuaba de único punta.
El experimento de entrada era interesante y novedoso, mucho más por la falta de gol que señala a la delantera blanca, pero el partido comenzó raro, en menos de diez minutos Carvajal, Nacho, Ramos y de nuevo Nacho habían cometido errores individuales en la salida de la pelota que penalizaban el juego blanco. En el último de estos errores, Ramos, que ha llegado en un flojísimo estado de forma, perdió un balón tonto y al Arsenal le bastaron tres toques para que la jugada terminase con un penalti y expulsión de Nacho. Era el minuto nueve de partido y el plan volaba por los aires.

El Madrid se quedó con uno menos y Zizou mantuvo durante cinco largos minutos al mismo equipo, centró la posición de Carvajal, basculó a Modric a la derecha y bajó al lateral a Lucas. O sea, reorganizó al equipo descolocando tres jugadores. Desconozco la razón por la que tardó seis minutos en hacer un simple cambio y supongo que habrá una, porque Varane no entró hasta el minuto quince. Zizou sacaba del campo a Jovic para introducir al central.

El equipo se descompuso, tardó en recolocarse y en ese periodo de despistes llegó el segundo gol tras una gran jugada de los ingleses, que pillaron al francés aun frío y a Ramos lento.

El Arsenal, con 2-0 y contra diez, decidió levantar el pie del acelerador, comenzaron a tocar y tocar, a madurar las jugadas esperando que el gol llegase por la mera superioridad numérica, lo que permitió al Madrid respirar un poco y recolocarse. Zidane organizó a los suyos en un 4-4-1 en el que Modric se centraba algo más, Kroos basculaba un poco a la izquierda y permitía a Hazard soltarse algo en ataque en la ayuda a Karim. El partido se iba al descanso en esa especie de calma chicha, con claro dominio de los gunners amenazando un tercer gol, hasta que Sokratis, con la ayuda del árbitro, vio dos amarillas en cinco minutos y el duelo se transformó en un diez contra diez.

Sorprendentemente, la expulsión del griego desorganizó al equipo de Emery. El Madrid en las botas de Kroos y Modric tomó el mando del partido y jugadores como Ozil, Mkhitaryan o Xhaka desaparecieron, y si se llegó al descanso con ese 2-0 fue porque el Madrid no tiene gol si depende solo de Benzema.

La segunda parte se inició con cartas nuevas: Zizou dio entrada a Courtois, Marcelo, Odriozola, Isco, Asensio y Bale, que sumados a Kroos y Modric dominaron por completo el escenario.

Asensio, fiel a su cita con las pretemporadas, esos partidos de agosto donde siempre nos ilusiona, se marcó viente minutos de escándalo, sacando a relucir el cañón que tiene en la pierna izquierda. Bale se unió a la fiesta jugando como único punta, demostrando que juegue de lo que juegue, bien o mal (esta vez jugó bastante bien), es un futbolista al que se le caen los goles de los bolsillos. En quince minutos el Madrid empato el partido a dos.

Zidane, respetuoso con las reglas de la pretemporada (que nadie juegue más de 70 minutos), volvió a mover el banquillo: entraron De la Fuente, Seoane, Fidalgo y Vinicius, y el efecto fue el caos. Los chavales no se asentaron, el partido, ayudado por los cambios de Emery, entró en un correcalles que terminó con un justo empate a dos.

Los penaltis (mejor no hablar de ellos) dieron la victoria al Madrid.

 


CALIFICACIONES


Zidane. La expulsión de Nacho nos impidió ver su plan, ese doble nueve Jovic-Karim con Hazard como soporte. Personalmente creo que se equivocó sacando del campo al serbio y no al francés. Es pretemporada, hay que verlos a todos y a Benzema ya le conocemos en todos los decorados posibles, así que no habría sido mal momento para ver al nuevo fichaje desenvolverse en esos 45 minutos, que era el tiempo que iba a jugar.

Un detalle: siguen ganando peso jugadores a los que se suponía en el escaparate, veremos cómo lo sigue negociando el francés.

Keylor Navas. De lo mejorcito del partido de ayer con tres paradas de mucho mérito. No se lo va a poner fácil ni a Courtois ni a Zidane.

Mendy. Mostró físico y potencia, pero tácticamente se le vio muy despistado posicionalmente, además, de momento su relación con Hazard no existe. Ahí hay trabajo que hacer.

Carvajal. Más carácter que fútbol. En la primera parte no se encontró cómodo, no halló su sitio, no supo leer el 1×1 que le hacían a Modric por dentro Ozil y Mkhitaryan. Con el 10×10 mejoró.

Nacho. A los cinco minutos ya había cometido un error grosero en un balón fácil y a los nueve estaba expulsado. Sigue en la línea del año pasado, lento, descentrado y nervioso. Muy lejos del jugador cumplidor de hace dos años.

Sergio Ramos. Da la sensación de que su estado de forma es más bajo que el del resto. Muy lento e inseguro, nunca pudo en los duelos con Lacazette y Aubameyang, los dos puntas gunners. Con el balón tampoco tuvo jerarquía.

Lucas Vázquez. Corrió mucho para equilibrar el jugar con uno menos, ni un pero a su trabajo defensivo. Con el balón y en ataque estuvo desacertado, torpe y sin desborde.

Kroos. Con diferencia el mejor del Madrid. Tocó, aseguró el dominio del balón y siempre encontró un buen pase. Trabajó bien en defensa, sobre todo en la presión. Supo leer bien el movimiento para cubrir el espacio que dejaba Hazard.

Hazard. Apenas unos detalles con el balón y poco más. Se le nota que no está integrado en la mecánica del juego. Ayer se chocaba con Mendy y nunca encontró a Karim.

Modric. Le costó al principio, Ozil y Mkhitaryan se le acercaban para hacerle una especie de 2×1 por dentro, lo que se agudizó con la expulsión de Nacho. Pero cuando el Madrid comenzó a tocar fue creciendo hasta dominar el medio campo junto a Kroos. Le sobran clase e inteligencia.

Jovic. Jugó 15 minutos y apenas tocó el balón. Creo que el cambio no era él sino Karim, pero es una opinión personal.

Benzema. Intentó ser participativo en el juego como siempre, pero con la expulsión se quedó muy solo arriba. No supo mezclar con Hazard, algo que parece indispensable en este nuevo Madrid. Tuvo dos jugadas, sobre todo un remate de cabeza, donde le faltó sangre en el ojo.

También jugaron:

Courtois. Si Keylor lo hizo bien, él no le fue a la zaga. Muy seguro en todas sus acciones con un par de grandes paradas.

Varane. Entró frío y tardó en asentarse, luego se mostró indeciso con el balón y dudó en alguna acción donde suele ser dominante.

Marcelo. El partido se le puso de cara y el brasileño lo aprovechó para brillar en ataque. Se entendió a la perfección con Isco, Asensio y Bale. Como siempre dejó sus eternos despistes defensivos, pero esta vez sí pesó en ataque.

Odriozola. Le faltó esa chispa ofensiva que marca su fútbol. Estuvo correcto en defensa y tímido en ataque.

Isco. Otro de los destacados de la remontada. Corrió mucho y bien, siendo siempre una opción de pase. Supo asociarse con Marcelo y bascular aprovechando los movimientos de Bale y Asensio. Buenos minutos del malagueño.

Asensio. Lo dicho, fiel a su cita con la pretemporada, hizo 25 minutos de escándalo, minutos para creer en él, 25 minutos de esos que luego nunca repite con regularidad, una pena esa lesión.

Bale. Se le caen los goles, esa es una realidad, Jugó como único punta y trajo loca a la defensa del Arsenal. Sin duda por talento es un jugador superior, pocos pueden ser tan dominantes como él.

Vinicius. Jugó por la derecha y dejó un muestrario de jugadas atropelladas y precipitadas. Tiene que calmarse porque ser atrevido, rápido y vertical está separado por una frontera muy fina con ser chupón, acelerado y desordenado, o sea de ser bueno a ser mediocre.

De la Fuente, Seoane, Fidalgo. Salieron en bloque, el partido ya estaba roto y sufrieron el caos reinante en unos minutos de fútbol de ida y vuelta sin control.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies