¡Síguenos!
Anthony Randolph, máximo anotador del encuentro. / Foto: ZUMAPRESS.com/Cordon Press

Euroliga

Un gran último cuarto del Madrid le vale para imponerse al Efes

La igualdad reinó durante mas de treinta minutos, pero los blancos pisaron el acelerador en el momento indicado (92-84)

El Real Madrid se sobrepuso de la dolorosa derrota en la cancha del Buducnost con una victoria en casa (92-84) ante Anadolu Efes, cuarto clasificado de la Euroliga. La igualdad reinó durante mas de treinta minutos, pero los blancos pisaron el acelerador en el momento indicado. Los turcos quedaron rezagados, sin tiempo ni fuerzas para reaccionar. El triunfo de los madrileños sirve para reforzar su segundo lugar en la tabla y no perder de vista al Fenerbahçe.

El arma del Real Madrid para romper el partido no fue otra que la chispa de Sergio Llull. Ver al jugador balear rompiendo un partido para su equipo no es algo que sorprenda al aficionado madridista, pero sí lo puede ser esta temporada. Antes de arrancar el último cuarto, Llull había firmado un 0/7 en triples y se mostraba más apagado que de costumbre. Hasta que decidió acabar con el guion del choque. Los 12 puntos del base-escolta en el último cuarto acabaron con los intercambios al frente del marcador para inclinar la balanza hacia el lado de su equipo. Si Anthony Randolph mantuvo al Madrid en el partido (24 puntos), Llull fue el que alejó al Efes de él.

Pablo Laso colocó de inicio un quinteto de gran presencia defensiva, lo que no evitó que el equipo turco mostrara parte de su arsenal ofensivo, uno de los más potentes de Europa. Micic y Simon, con siete puntos cada uno, sobresalieron por encima del resto. Como único representante de la ofensiva madridista se erigió Anthony Randolph, que la monopolizó ante la ausencia de respuesta por parte de sus compañeros. El esloveno anotó 14 puntos, dos tercios del total de su equipo. Al término del primer cuarto, la balanza entre las dos ofensivas quedó equilibrada (21-21)

El Real Madrid ni encontró ni se labró caminos hacia el aro durante los primeros instantes del segundo cuarto, lo que quedó reflejado en la estadística de pérdidas (11 en el primer tiempo). Los puntos llegaron a través del dominio en el tablero rival de Tavares (6 puntos y 3 rebotes ofensivos). 7 puntos seguidos de Motum abrieron una pequeña distancia favorable a los turcos. En ese momento, el equipo blanco reaccionó, y partiendo del rebote ofensivo fue creciendo hasta alcanzar su primer liderato en el marcador. El acierto de Micic (15 puntos al descanso) no permitió que los locales tomaran vuelo. Este segundo cuarto acabó siendo un calco en cuanto a sensaciones y a resultado (21-21).

El equipo madridista apretó las tuercas en defensa, y tanto el Efes como el electrónico se percataron de ello (7-0 de parcial y siete puntos de ventaja para los blancos). Los hombres de Ataman contestaron con un parcial idéntico al de sus rivales, lo que devolvió el partido a la senda de la igualdad. Las ventajas se redujeron al mínimo y el liderato cambió constantemente de dueño. Los destellos de un vitoreado Randolph dieron una ligera renta al Madrid (64-61).

6 puntos consecutivos en los primeros minutos de Felipe Reyes, seguidos de 8 de Sergio Llull acercaron a los locales a una ventaja de dobles dígitos. La ofensiva del equipo turco no fluyó al mismo nivel, y necesitó del acierto de un impoluto Motum para no descolgarse definitivamente del choque. Los rebotes ofensivos de los blancos restaban tiempo al reloj a la vez que mataban poco a poco las opciones del Efes. El equipo de Pablo Laso acabó imponiéndose sin sufrir demasiado en los minutos finales.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies