¡Síguenos!
Niko Mirotic y Anthony Randolph, durante el Clásico de Euroleague. EFE

Euroliga

El Madrid impone su ley

El máximo anotador y desatascador fue Anthony Randolph (16 puntos), pero las brechas siempre se generaban con Campazzo (13 puntos y 6 asistencias) y Tavares (3 tapones) en pista.

El Real Madrid conquistó la edición europea del Clásico tras derrotar al FC Barcelona (86-76), líder de la competición antes de comenzar la octava jornada de la Euroleague. Una gran segunda parte de los blancos en el apartado defensivo (solo permitieron 26 puntos) dio al equipo local su quinta victoria.

Las flojísimas actuaciones de Brandon Davies (a cero en puntos y rebotes) y Cory Higgins (7 puntos en un 1/8 en tiros de campo) opacaron la buena actuación de su segunda unidad, que remontó una diferencia de más de 20 puntos en el segundo cuarto. Nikola Mirotic fue el máximo anotador de los culés en su vuelta a su antigua casa. El exmadridista firmó 19 puntos, pero no logró sumar en el último cuarto.

Cuatro jugadores madridistas anotaron 12 puntos o más, una puntuación más repartida y equilibrada que la de su rival. El máximo anotador y desatascador fue Anthony Randolph (16 puntos), pero las brechas siempre se generaban con Campazzo (13 puntos y 6 asistencias) y Tavares (3 tapones) en pista. Gabriel Deck volvió a destacar en su condición de outsider de lujo, aportando 13 puntos y su incuantificable cantidad de energía habitual.

Ambos conjuntos buscaron lanzamientos rápidos y exteriores para sortear la altura y nivel físico de los quintetos titulares, con mayor acierto por parte de los blancos en los instantes iniciales. Cuando los blancos comenzaron a sumar dentro de la zona la diferencia se disparó por encima de los diez puntos. En el apartado defensivo destacó el marcaje individual de Taylor sobre Higgins. Como suele ser habitual, las buenas acciones en aro propio proporcionaron espacio para correr y anotar con más facilidad. Tras 7 minutos, el marcador reflejaba un incontestable 24-6. El paso a un formato de menor tamaño no mejoró la fluidez de la ofensiva blaugrana ni frenó la sangría de puntos en su zona. Un triple sobre la bocina del cuarto de Oriola maquilló la enorme distancia entre ambos (32-14).

El ataque de los culés, liderado por Tomic y Delaney, mostró síntomas de mejoría con el cambio de cuarto, lo que sumado a la inevitable bajada de los porcentajes de acierto de su rival (irreales hasta entonces) les colocó por debajo de los 10 puntos. La red defensiva de Pesic se convirtió de un cuarto para otro en la de cada jornada, tan espoleada por su propia mejora como por la progresiva pérdida de confianza de los blancos. El cambio radical de la dinámica del partido lo reflejó a la perfección el aplastante parcial de 0-18 que firmaron los visitantes. Mirotic culminó el trabajo de la segunda unidad con una bandeja tras rebote ofensivo. Al descanso el Barça se marchó como ganador del intercambio de golpes, aunque la energía que le proporcionó ser el último en golpear era más valiosa que su ligera renta (48-50).

La vuelta al ruedo de Campazzo y Tavares tras sus problemas con las faltas devolvió la identidad defensiva a los locales, que colocaron un 15-0 de salida al ritmo de las asistencias del argentino y de la intimidación del caboverdiano. El reto para el conjunto madridista era mantener la renta una vez que el pívot sumó su cuarta falta. Situación que se agravó cuando el suplente, Jordan Mickey, también se colocó a una de la eliminación (firmó la quinta antes del último cuarto). Mirotic fue el único anotador de su equipo durante los ocho primeros minutos del cuarto, lo que les mantuvo dentro del partido. Ya no era necesaria una hazaña de la dimensión de la del segundo cuarto para volver a igualar el choque (71-64).

La presencia de Garuba en la posición de pívot no desentonó para nada, al compensar su estatura con un gran posicionamiento defensivo. Con el paso de los minutos, la inexperiencia le llevó a cometer alguna falta de novato. El volumen anotador de los culés continuó en caída, lo que no les permitió recortar la distancia durante las pequeñas desconexiones ofensivas de su rival. En los minutos finales, los titulares madridistas asfixiaron definitivamente la ofensiva de los de Pesic a base de ayudas de los exteriores y tapones de Tavares.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies