¡Síguenos!
Luka Doncic.

Euroliga

El Madrid quiere La Décima

El equipo de Pablo Laso acabó sufriendo para llevarse la victoria y la serie ante Panathinaikos. En la Final Four se enfrentará al CSKA de Sergio Rodríguez.

El Real Madrid jugará su sexta Final Four en los últimos ocho años y peleará en Belgrado por La Décima Copa de Europa, que confirmaría su dominio del baloncesto continental. El adversario camino de la final será el temible CSKA del exmadridista Sergio Rodríguez; el equipo ruso (siete títulos) ha alcanzado su 15ª Final Four en 16 años. El otro cruce enfrentará al Zalgiris y al Fenerbahce; los lituanos regresan a una final a cuatro 19 años después y Zeljko Obradovic, entrenador de los turcos, buscará su décima corona continental: Partizán (1), Joventut (1), Real Madrid (1), Panathinaikos (5) y Fenerbahce (1). La semifinales se jugarán el viernes 18 de mayo y la gran final el domingo 20.

El partido contra el Panathinaikos pasó de la calma al susto. Los chicos de Pablo Laso llegaron a ir hasta veinte puntos arriba en el marcador, pero un fatal último cuarto acercó a los griegos a la machada. Finalmente, acabaron llevándose el partido en los instantes finales. El marcador final fue de 89 a 82.

El cuarto encuentro de la serie comenzó trabado, con pocos puntos y fallos constantes en ambos aros. Especialmente el conjunto blanco estuvo negado desde el triple, con cinco lanzamientos sin acierto. Los puntos llegaron desde la zona, de la mano de seis puntos consecutivos de un gran Gustavo Ayón. El acierto anterior (6 de 7 en tiros de dos) sirvió a los locales para cerrar el primer cuarto con un parcial favorable de 10-2 y una ventaja de cinco puntos.

El fluido movimiento de balón del Madrid y la conexión en el pick&roll entre Llull y el pívot mexicano hizo mucho daño al equipo griego al comienzo del segundo periodo. Pero el buen hacer de Lojeski y el inagotable Mike James mantuvieron a su equipo en el partido. Entonces, la bestia se despertó. Sergio Llull desató la avalancha con dos triples consecutivos, a los que sumó seis asistencias. A destacar también la labor de Felipe Reyes, que cerró el cuarto con su clásico rebote ofensivo y 2+1. Los daños del aluvión ofensivo blanco: 32 puntos en el segundo cuarto y dieciséis de renta (51-36).

A la salida de vestuarios el protagonista fue Luka Doncic. El esloveno, hasta entonces poco acertado en el tiro, se encendió con un triple espectacular sobre Gist y acabó anotando otros dos tiros de tres que abrieron una brecha de más de veinte puntos en el marcador. Sin embargo, los visitantes se aferraron al partido gracias a su acierto desde el 6,75. Pero una clásica “mandarina” de Llull hizo que el Madrid se fuera con una cómoda y, aparentemente, definitiva ventaja de dieciocho puntos.

Los de Xavi Pascual no le perdieron la cara al partido y apretaron con un 5-0 de salida. Su defensa volvió a parecerse a la de los primeros partidos, lo que dejó a los blancos sin anotar en juego hasta pasados seis minutos del último cuarto. A falta de cuatro para el final la diferencia estaba en sólo cinco puntos, y lograron acercarse a solo tres de su rival. Con todo el peso de la renta desperdiciada sobre los hombros de los madrileños, Doncic se vistió de Llull para anotar a la pata coja un triple a tabla sobre la bocina del reloj de posesión que colocó a su equipo seis arriba a falta de un minuto. Las opciones de Panathinaikos se esfumaron en ese momento, y dos buenas defensas de Rudy y Taylor certificaron el pase a la Final Four.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies