¡Síguenos!
Los jugadores del Real Madrid, puño en alto, antes de jugar un partido benéfico.

Fútbol

Cuando el Real Madrid era republicano

Tal día como hoy de hace 88 años fue proclamada la Segunda República. Ahora pocos recuerdan que el Real Madrid fue el equipo republicano por excelencia.

Los clubes de fútbol tienen ideología política, pero las ideologías cambian. Decía el cínico que si a los veinte años no eres de izquierdas es que no tienes corazón y si a los cuarenta no eres conservador es que no tienes cerebro. En las instituciones deportivas, y más aún en las centenarias, la evolución —o regresión— ideológica está vinculada a un sinfín de avatares. El Real Madrid es un buen ejemplo. Si hoy hubiera que asignarle una tendencia política, lo asociaríamos de manera casi automática con el centro-derecha. Por mil razones, superficiales o profundas. Por ser estandarte del centralismo y, por consiguiente, de la unidad de España. Por sus exhibiciones capitalistas y por la presencia habitual de políticos populares en el palco, ese lugar mítico donde se pasan bandejas de canapés y contratos por firmar (nótese la hipérbole).

En su breve carrera política, Florentino Pérez fue secretario general del Partido Reformista Liberal, una formación promovida por Miquel Roca que se declaró centrista, si bien muchos de sus miembros terminaron siendo ministros del Partido Popular (Arias Salgado, Cospedal, Pilar del Castillo…). No es difícil suponer que el actual presidente del Real Madrid siguió una trayectoria ideológica similar. Aunque tal vez nos venza el prejuicio contra el dinero y quienes lo apilan.

Pero lo anterior no es importante, o no tanto. La vinculación del Real Madrid con la derecha no tiene ese origen. Quien acusó al Real Madrid de ser “el equipo del régimen franquista” tuvo una ocurrencia inmortal, aunque carente de fundamento. Franco se aprovechó del éxito internacional del Real Madrid como se benefició del que tuvo Manolo Santana, hijo de un republicano que pasó por la cárcel. El ventajismo del régimen era proverbial y oculta una parte fundamental de la historia del Real Madrid: hace 80 años era el equipo de la República.

El Real Madrid fue, de hecho, el último campeón de la Copa republicana, pocos días antes de la sublevación. Su presidente de entonces, Rafael Sánchez-Guerra era un republicano convencido, el primero que ondeó la bandera tricolor desde el balcón del ayuntamiento de Madrid, hace hoy 88 años. Ya con la guerra declarada, la incautación por el Frente Popular fue justificada con los siguientes argumentos: “Un club democrático como el Madrid, con un plantel de socios netamente republicanos de izquierda, no podía temer nada. La Deportiva Obrera, que tiene un gran concepto de los principios deportivos, encontró justos los razonamientos de algunos socios, y juntos concibieron un plan que ha sido puesto en práctica y aprobado sin excepción alguna, por todos los sectores deportivos de Madrid. Reunidos socios del Madrid y directivos de la Federación Obrera acordaron designar un Comité directivo que sustituya a la actual Junta directiva. El citado Comité, nombrado ya, está integrado por dos directivos pertenecientes a la Federación Deportiva Obrera. Uno de ellos es Juan José Vallejo”. Vallejo, por cierto, fue fusilado al término de la contienda.

No solo las personas eran republicanas, también los símbolos. Desde la proclamación de la Segunda República en 1931, el Real Madrid lució una franja morada en su escudo que perduró hasta 1997, cuando Lorenzo Sanz (vinculado a Fuerza Nueva en su juventud) decidió sustituirla por una azul. Nunca estuvo claro ni el origen de la banda morada ni el motivo de su supresión. Hay quien entiende que expresaba la afinidad del club con la República. El morado se había añadido a la bandera de España como representación y homenaje a Castilla —“insignia de una región ilustre, nervio de la nacionalidad”— partiendo de un error histórico: los pendones de Castilla eran rojos y solo se hicieron violáceos con el desteñido del tiempo. La conexión del Real Madrid con Castilla (así llamó a su filial) es otra explicación que reemplaza o completa a la anterior.

Cartel 75 aniversario del Real Madrid.

Cartel del 75 aniversario del Real Madrid con la franja morada.

Curiosamente, en los Estatuos Sociales del club se sigue describiendo el escudo como era antes de la modificación de Sanz, refrendada luego por Florentino Pérez. Así reza el artículo 8 en el apartado Distintivos. “El Real Madrid Club de Fútbol usará como color oficial el blanco, ostentando un escudo consistente en un círculo de trazo grueso, cuyo interior se encuentra atravesado en sentido diagonal, de izquierda a derecha, y de arriba abajo, por una franja, apareciendo en su interior las iniciales MCF entrelazadas y, como complemento, en la parte superior del círculo y fuera de él, figura una corona real. La franja diagonal es de color morado y el círculo y las letras MCF en oro”. En 2017 asistimos a la paradoja absoluta: el Real Madrid ganó su 12ª Copa de Europa vestido de morado (en recuerdo al uniforme de los 80), pero la franja del escudo ya era azul.

Camiseta Real Madrid en final de Kiev.La franja del escudo es azul.

El impulso por renegar de lo republicano queda de manifiesto en el ocultamiento institucional de uno de los presidente del club durante la contienda, el militar comunista Antonio Ortega Gutiérrez, al frente de la institución entre 1937 y 1939. Nacido en Burgos en 1897, Ortega llegó a Madrid antes de que comenzara la defensa de la capital y fue asignado a la presidencia dentro de la estrategia de la izquierda de ocupar todos los puestos de influencia social. Aunque no era aficionado al fútbol (entre el comunismo se consideraba un pasatiempo burgués), el presidente Ortega asumía sus responsabilidades y defendía la creación de un nuevo estadio, tal y como declaró a la revista Blanco y Negro. «Madrid, que ha ganado su capitalidad, debe tener todo aquello que poseen otras ciudades que han sido más frívolas con relación a la guerra. Todos, entonces, debemos ayudar al gran club, sin olvidarnos de otros de la misma región. Estos vendrán después, pero colaborando todos para la gran obra del mejor terreno deportivo de España, habremos hecho desaparecer antagonismos viejos.”.

Antonio Ortega también participó del salvajismo del conflicto. Desde su cargo de director general de la República ordenó la detención en Barcelona de Andrés Nin, secretario del Partido Obrero de la Unificación Marxista (POUM). Nin fue torturado y asesinado en una operación que tenía objeto señalar a la víctima como espía de Franco y desacreditar al POUM. Al término de la guerra, a Ortega no se le concedió el honor de ser fusilado como militar y fue ejecutado como un asesino común con el garrote vil. La web oficial del Real Madrid no lo incluye entre los 16 presidentes del club.

La Guerra Civil desmanteló a un Real Madrid que tenía todo para dominar el fútbol español de los siguientes años. Ricardo Zamora anunció ese mismo verano su retirada, pero el destino le atropelló como a tantos españoles. Fue detenido por escribir en un periódico católico, el Ya, y después de una peripecia que le llevó a huir por Valencia y desembarcar en Marsella, recaló en Niza para jugar en el equipo del que era jugador/entrenador su amigo José Samitier. “No he sido fusilado, estoy contento, me encuentro joven y fuerte, amo mi deporte más que nunca y no he pensado en abandonarlo”, declaró a Paris-Soir. Tras la guerra, volvió como entrenador del Aviación Nacional, luego Atlético Aviación, y en 1940 fue encarcelado de nuevo. Finalmente, le cayeron seis meses de inhabilitación pública “por retrasar indebidamente su entrada en el territorio nacional”.

Luis Regueiro, estrella del equipo durante cinco temporadas y capitán de la Selección que disputó el Mundial de Italia de 1934, no volvió a jugar en el Real Madrid tras la guerra, tampoco su hermano Pedro. Durante la contienda, Luis Regueiro jugó con la Selección de Euskadi que recorrió Europa para recaudar fondos para los refugiados vascos y la República. Fue capitán y portavoz de ese equipo, además de estandarte y figura (marcó cinco goles al Dinamo de Moscú). Tras caer Bilbao, la selección de Euskadi se exilió a América y jugó la Liga mexicana 38-39 con el nombre de Club Deportivo Euzkadi.

Ciriaco y Eugenio no volvieron a jugar al fútbol y Emilín se exilió a Argentina. Todos ellos formaban parte del Real Madrid campeón de la Copa de 1936, un equipo irrepetible. El club no levantó otra Copa hasta 1946 y no ganó una Liga hasta 1954. Decir que el Real Madrid fue uno de los represaliados por el régimen es excesivo, pero resulta evidente que también salió perdedor de la Guerra. Santiago Bernabéu, un monárquico poco afecto al franquismo, inició la reconstrucción pero no retiró la franja morada del escudo, ni renegó del carácter popular de la masa social del club. Siempre estuvo en contra de la ostentación y exigía a los jugadores que no acudieran con sus mejores coches a los entrenamientos. Pero las ideologías cambian. Fue Ramón Mendoza quien dijo que ser presidente del Real Madrid es más importante que ser ministro, y nadie le llevó la contraria. El resto es conocido porque es reciente. Pero que nadie dude de que hoy, aniversario de la proclamación de la Segunda República, algún fantasma de blanco está brindando por la franja morada.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El Rayo asalta el cielo - Real Madrid - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies