¡Síguenos!

Liga ACB

El Real Madrid, a una victoria de la final

El Real Madrid cosechó su segunda victoria en dos partidos ante el Valencia Basket (79-66).

El Real Madrid cosechó su segunda victoria en dos partidos ante el Valencia Basket (79-66) en la serie de semifinales de los Playoffs de la Liga Endesa, lo que le otorga la posibilidad de sellar su pase a la final el próximo lunes en La Fonteta. El equipo valenciano apretó en los compases iniciales del encuentro, pero se vio superado por la mayor inspiración ofensiva del conjunto blanco.

Los cambios de marcha de los de Pablo Laso llegaron en el momento idóneo y dejaron sin respuesta a su rival. Los parciales se abrieron cuando se pudo correr y la pelea en el barro sirvió para mantener la diferencia cosechada con espacios. Ningún nombre sobresalió en la estadística de anotación del Madrid. A destacar, los 13 puntos de Llull en el segundo cuarto; claves para dar el primer acelerón al choque. Otro que brilló, aunque de forma menos visible, fue Trey Thompkins; más enchufado de lo habitual en defensa y letal como siempre en el apartado ofensivo.

En el Valencia cabe resaltar su positivo cambio de actitud, muy llamativo en los minutos iniciales. Desde una mejoría defensiva formó un sistema que pudo competir de tú a tú y superar por momentos a su rival. Sin embargo, su pésimo porcentaje desde el 6’75 (25 %) le dejó sin respuesta ante los arranques de genialidad del conjunto local. Su gran mejora con respecto al primer choque da esperanzas a la afición de cara al tercer partido. La pareja interior Tobey-Dubljevic fue lo mejor del cuadro valencianista con 12 puntos cada uno.

El conjunto taronja, a diferencia de lo vivido solo dos días atrás, mostró desde el inicio la competitividad que se le exige a un partido de este calibre. En defensa empleó una mayor agresividad y tapó mejor las líneas de pase. Esta mejora la representó a la perfección Labeyrie, encargado de frenar con éxito a Randolph. Rudy Fernández fue el factor diferencial de su equipo para contener momentáneamente a su rival hasta llegar al 12-8 en el marcador. Desde ese momento el rendimiento defensivo de los valencianos se elevó un peldaño más hasta secar por completo el ataque local. En ataque, Bojan Dubljevic y San Emeterio fueron los principales artífices de un parcial de 0-11 que ayudo a su equipo a cerrar el primer cuarto con una renta de ocho puntos (14-22).

El dominio del Valencia continuó vigente con el cambio de cuarto al mantener el nivel defensivo e incorporar nuevas armas a su ataque (Dubljevic anotó su primer triple en estos Playoffs). Sergio Llull comenzó a dar impulso a su equipo con dos 2+1 consecutivos. La menor distancia de las ayudas de los jugadores valencianistas dejó dos triples liberados que sus rivales no desaprovecharon. La energía de Llull comenzó la remontada y la hizo realidad con tres triples marca de la casa. Primero, igualó las fuerzas en el marcador. Un lanzamiento en transición dio ventaja a su equipo. Finalmente, puso el broche de oro a su espléndido segundo cuarto (13 puntos) con una clásica mandarina sobre la bocina. Un revés duro, quizá injusto, para los chicos de Jaume Ponsarnau (42-36).

Tras el paso por vestuarios, el nivel defensivo del Valencia bajó, lo que abrió espacios para que los madridistas corrieran y dispararan su ventaja por encima de los quince de ventaja. La energía y la intimidación de Tavares fueron la primera piedra de los ataques de su equipo, construidos desde el dominio del rebote defensivo y los constantes robos de balón. El caboverdiano fue sustituido tras cometer su cuarta falta a 14 minutos del final. Los valencianos bajaron las revoluciones del choque con el claro objetivo de evitar los contraataques merengues. Este cambio de dinámica no propició la remontada visitante, pero sirvió para que consiguieran estabilizar la ventaja. Un pequeño acelerón final de los blancos, culminado con una bomba sobre la bocina de Campazzo, enterró casi por completo las posibilidades taronjas de darle la vuelta al choque.

El arranque del cuarto final pareció marcado por un pacto de no agresión entre ambos conjuntos. La anotación y la competitividad del resto del choque apenas se vio. El ritmo siguió intacto, orientado a mantener el tipo y la confianza para el tercer choque de la serie.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga ACB

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies