¡Síguenos!

Waterpolo

Maica García, del quirófano al sueño de Tokio

Maica García es la líder de una selección que el miércoles buscará la final del Mundial. Ella que estuvo a punto de perderse la cita por una inoportuna lesión busca saldar varias cuentas pendientes.

España vuelve a entrar en la lucha por las medallas en el Mundial de Gwangju tras ganar por 12-8 a la selección holandesa. En las semifinales se verán las caras ante Hungría después de firmar un gran encuentro ante las actuales campeonas de Europa. Por encima de todas volvió a destacar una vez más Maica García, jugadora del Sabadell Astralpool, quien firmó cuatro de los goles de España.

La catalana de 28 años es la líder de esta selección y así lo está demostrando durante todo el torneo, manteniendo a su equipo a flote a base de goles. La waterpolista de Sabadell anhela sumar una nueva medalla a su palmarés, la séptima de su carrera (una plata en Londres 2012; oro, plata y bronce, en los campeonatos europeos de Budapest 2014, Málaga 2008 y Barcelona 2018; un oro en el Mundial de Barcelona 2013; y otro oro en los Juegos del Mediterráneos de Tarragona 2018) y de paso conseguir el billete para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

En su camino al sueño mundialista y olímpico tuvo que luchar con un contratiempo. Hace un mes, cuando tan solo quedaban tres semanas para que comenzase el Mundial, Maica García tuvo que pasar por el quirófano. Un golpe en un dedo, durante los entrenamientos preparatorios para la cita mundialista puso en riesgo su participación. La selección participaba en un amistoso que jugó contra Rusia en el CAR (Centro de Alto Rendimiento), cuando Maica fue a terminar una jugada y cuando lanzó la pelota, la otra jugadora se llevó su dedo hacía atrás haciendo palanca. Pocas horas después, se demostró que tenía «una pequeña fractura en el cuarto metacarpo de su mano derecha», según emitió la Federación Española de Natación. Pero Maica nunca se rindió. Ella nunca valoró la opción de dejar a sus compañeras solas. «Soy persona, necesito desconectar, pero no puedo, porque nunca voy a dejar al equipo tirado», comentó en una entrevista para Victoria Mag.

La operación la realizó el Dr. Saus, que le colocó un pequeña placa de sujeción para acelerar la rehabilitación. Dicho y hecho. Y eso que las primeras previsiones eran pesimistas con su recuperación y se estimaba que podría perderse los primeros partidos del Mundial. Su gran trabajo de recuperación la llevó a estar en el primer encuentro del Mundial, contra Grecia, en el que marcó dos goles y comenzó a liderar a la selección hasta las semifinales del torneo.

La suya, como la de tantas otras deportistas, es una historia de superación también fuera de la piscina. Y es que  hasta hace 6 años se tenía que comprar los bañadores para competir. Puede sorprender que una deportista que acude a los Juegos Olímpicos se tenga que costear su uniforme, pero no es la única del equipo. «Yo me pagaba los bañadores hasta hace 5 o 6 años y algunas todavía tienen que pagárselos de su bolsillo», comentó en Victoria Mag. El waterpolo era su vida y no le importó, gracias a su esfuerzo y trabajo ahora milita en uno de los poco equipos en el que se puede vivir como profesional sin tener que compaginar el waterpolo con otro trabajo.

Pero sus retos no paran aquí. En mente tiene una revancha personal. En 2016, España se presentó en los Juegos Olímpicos de Río como una de las selecciones favorita a conseguir la medalla. El 15 de agosto de 2016, la selección española se enfrentó contra la selección rusa. A priori el favoritismo era para España, pero un mal partido donde nada salió de cara privó a Maica y sus compañeras de luchar por las medallas. Durante aquel partido, el larguero escupió tres veces el balón hacia fuera. Aquel día todas se marcharon llorando. «Nos han ganado a la contra, su punto fuerte. Esto no tendría que haber pasado», comentó Laura López tras el partido. «Nos hemos cegado en ataque», sentenció Maica García.

Desde entonces Maica tiene una meta, una fecha marcada en rojo en su calendario. Ella misma ha reconocido que su sueño es conseguir la medalla de oro en Tokio 2020. Es el único logro que le falta a la actual mejor boya del mundo y debido a ello en sus pensamientos siempre se cuela el dorado metal. No estaría nada mal triunfar primero en Corea del Sur, estación previa a Tokio, más aún si tenemos en cuenta que el campeón del mundo consigue billete directo para los Juegos Olímpicos. Pero no será fácil, por el otro lado del cuadro está Estados Unidos, las campeonas olímpicas y rival a batir. Esa sería una buena manera de dejar atrás definitiva el amargo recuerdo de su lesión, algo que ya está consiguiendo a base de goles (12 tantos lleva en el torneo).

El miércoles a las 11:30 nueva oportunidad para seguir aumentando la cuenta y estar un escalón más cerca de su sueño. Habrá que superar a Hungría para eso.

 

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Waterpolo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies