¡Síguenos!
Luigi Malabrocca.
Luigi Malabrocca, de blanco, color poco habitual en él.

Ciclismo

Malabrocca, el rey de los últimos

Es muy posible que su primera maglia nera no fuera premeditada. Nadie podía imaginar que el portador iba a ser aclamado por el público. Y eso mismo ocurrió.

En 1946, el Giro de Italia decidió distinguir al último clasificado de cada etapa con un maillot negro, inspirado en el paso por la carrera de Giuseppe Ticozzelli, con el que ya hemos intimado. El primer ganador de la maglia nera fue Luigi Malabrocca, un ciclista que había ganado dos campeonatos nacionales de ciclo-cross, además de dos Vueltas a Croacia y Eslovenia. No era un globero, por tanto. Sin embargo, estaba predestinado por un apellido tan cenizo como el maillot que le hizo famoso. La expresión italiana “brocco” está cargada de negatividad y el efecto no mejora con el “mala” por delante. Tal y como escribió John Foot en su libro Pedalare, Pedalare, era el apellido perfecto para alguien que pretendía ser malo.

Cinco siglos antes de que Luigi Malabrocca hiciera acto de aparición en el universo mundo, el cardenal Giuliano della Rovere (luego Papa Julio II), había hecho popular la expresión “¡Ah, Malabrocca!”, como desconsolado lamento ante el joven que le trajo una jarra (“brocca”) con agua en lugar de vino. El pobre Luigi no tenía escapatoria.

Es muy posible que su primera maglia nera no fuera premeditada. Nadie podía imaginar que el portador iba a ser aclamado por el público. Y eso mismo ocurrió. La primera pregunta de los aficionados era “quién va el primero” y la segunda “quién va el último”. Malabrocca terminó el Giro de 1946 a cuatro horas, nueve minutos y 34 segundos de Gino Bartali, pero desfiló junto a él en el velódromo de Milán, en el homenaje a los campeones.

Así que al año siguiente lo tuvo claro. Para quien no podía ser primero, ser el último resultaba una alternativa muy provechosa; pensemos en la posguerra italiana y hagamos notar que había premios en metálico y en onzas de chocolate para la maglia nera. Consciente de su papel, Malabrocca se detenía a tomarse un espresso en mitad de las etapas y en los bares conversaba con los aficionados. Mientras Coppi era un “uomo solo al comando”, Malabrocca era la misma cosa pero en la última posición.

Todo fue bien hasta que le salió un adversario, Sante Carollo, un albañil de Vicenza que huía del anonimato y de la miseria. Su batalla fue trágica y bufa. En su pelea por perder tiempo todo valía: pincharse sus propias ruedas, esconderse detrás de setos y árboles o sumergirse en una alberca. Allí encontró un campesino a Malabrocca. Le preguntó qué hacía allí y la respuesta fue de una sencillez abrumadora: “Correr el Giro”.

En el Giro de 1949, en plena disputa con Carollo y ya en la etapa final, Malabrocca se escabulló aprovechando un pinchazo. Necesitaba perder tiempo para recuperar la maglia negra. Entró en una taberna y se lo tomó con calma. Incluso aceptó que un lugareño le enseñara su equipo de pesca. Con tranquilidad, volvió a montarse en la bicicleta. Su plan había salido a la perfección, salvo por un pequeño detalle. Los cronometradores se cansaron de esperarle y le dieron el tiempo del pelotón. Carollo se llevó los honores.

La revancha llegó mucho tiempo después, en la última carrera, allí donde las prisas son menos recomendables: Sante Carollo murió en 2004 y Luigi Malabrocca en 2006. Este vez, el cronometrador sí tuvo paciencia.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Pinarello, el último que sí fue el primero - Ciclismo - A la Contra

  2. Pingback: Schonbacher, los austriacos y los farolillos | Vuelta a España | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies