¡Síguenos!
El Mallorca, asciende a Primera. ©LEONARDO COMPARINI/CORDONPRESS

Fútbol

RCD Mallorca: de Segunda B a Primera en dos temporadas

El Mallorca decendió a Segunda B el mismo año que un grupo inversor, del que forma parte Steve Nash, compró el club. Desde entonces solo han tenido alegrías

El Real Club Deportivo Mallorca hace dos años comenzaba una travesía por el desierto de Segunda B y ayer consumó su ascenso a LaLiga Santander, dos ascensos de categoría consecutivos para retornar, seis años después, a la élite del fútbol.

El RCD Mallorca descendió a Segunda en la temporada 2012-13, después de 16 temporadas consecutivas en la máxima categoría del fútbol español. Un mal año en lo deportivo y la inestabilidad económica del club, que, como muchos otros equipos en España se había endeudado por encima de su solvencia, acabaron hundiendo al Mallorca en el pozo de Segunda. Como todos los equipos recién descendidos, el objetivo marcado para la siguiente temporada era el ascenso para intentar, en la medida de lo posible, minimizar daños. No iba ser tan fácil. La segunda categoría del fútbol español es una de las competiciones futbolísticas con más igualdad deportiva que existen y los ascensos se venden muy caros.

La primera temporada en la categoría de plata empezó mal y acabó con un Mallorca sin pena ni gloria en la mitad de la tabla y sin posibilidad alguna de retornar a Primera. El siguiente concurso consecutivo de los bermellones en Segunda fue como el primero, sin apuros para salvar la categoría, pero sin dar pie a la ilusión de conseguir el retorno a la élite. Los resultados de las dos primeras temporadas tras el descenso bien podrían haberse dado por buenos el tercer año teniendo en cuenta el desastroso curso en lo deportivo que acabó con el equipo en Segunda B.

Meses antes de consumarse el descenso a la categoría de bronce apareció en escena el grupo de inversión Liga ACQ Lagacy Partners LLC, presidido por Robert Sarver, dueño de los Phoenix Suns y del que también forma parte el exjugador de la NBA Steve Nash. Este grupo de inversión decidió hacerse con un 80% de las acciones del Mallorca para así pasar a tener el control total del club. La inversión del grupo fue de algo más de 20 millones de euros.

Las primeras declaraciones de Sarver tras hacerse efectiva la compra fueron para calificar al Mallorca como “un club de Primera que está en Segunda por circunstancias”. Desgraciadamente para el empresario, pocos meses después de pasar a ser el mayor accionista del club se confirmó la debacle del descenso a Segunda B. Que iba a ser difícil no era ningún secreto para Sarver, que había afirmado que “hemos invertido con la idea de volver a Primera lo antes posible, aunque sabemos que el dinero no garantiza el éxito”, haciendo referencia a que no sería fácil el retorno a la máxima categoría.

Cuando Sarver tuvo la primera conversación con la plantilla, el equipo se encontraba a un punto del descenso a Segunda B, por eso quiso intentar tranquilizar al plantel al mismo tiempo que lo que les pedía era trabajo y esfuerzo. “Somos realistas, solo exigimos compromiso y trabajo pensando únicamente el próximo partido, porque se puede convivir con la falta de gol, pero no con la falta de compromiso” les dijo a los jugadores. La charla tuvo bastante éxito, porque aunque no consiguieron salvar la categoría ese año, han conseguido ascender de Segunda B a Primera dos años consecutivos. Precisamente a base de esfuerzo y sacrificio sin ser uno de los equipos con mayor presupuesto de Segunda (es el decimotercero).

La pasada temporada ascendieron a Segunda como primeros de grupo tras una temporada prácticamente inmaculada. Este año han conseguido el tercer billete a Primera casi con la misma plantilla y el mismo cuerpo técnico. No ha sido un año fácil, acabaron la temporada quintos y en el playoff han tenido que eliminar al Albacete, que solo había perdido un partido en casa en todo el curso y, finalmente, al Deportivo, que a priori, contaba con la mejor plantilla de Segunda. El ascenso significa mucho para una ciudad como Mallorca, acostumbrada a ver fútbol de primer nivel. De hecho, el RCD Mallorca se encuentra en el decimoctavo puesto en la clasificación histórica de LaLiga.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies