¡Síguenos!
Santiago Solari I CORDON PRESS

Opinión

Manzanas traigo

No anda sobrado el Madrid de ‘jugones’ como para prescindir de uno porque sí.

Ya de niña no me sirvió nunca la respuesta de  «porque sí» con la variante de «porque lo digo yo», cuando se me ordenaba hacer algo o que dejara de hacerlo. Necesitaba un explicación, un argumento aunque no me convenciera, pero que fuera una razón a la que poder dar vueltas por si acaso podía encontrar el resquicio y salirme con la mía, o al menos discutir. Desde que Solari se sentó en el banquillo del Real Madrid el «porque sí» y «porque lo digo yo» ha sido sustituido por explicaciones vacías de contenido, huecas, que ya no es que me convenzan, es que no entiendo. Y soy de letras. 

El entrenador está para decidir quién juega y quién no, faltaría más. Sus hechos dicen mucho más que sus palabras y es evidente que hasta mi hijastro que juega al balonmano con un par de entrenamientos estaría por delante de Isco en las preferencias de Solari. Sus razones tendrá, pero la cuestión es que las desconocemos. Ganó al Betis, sí, pero con un 25% de posesión de balón en la segunda parte, achicando, aculados atrás y zambombazo viene, zambombazo va y desesperados los tres centrales, pues hace daño a la vista y a la grandeza que se le supone a un equipo como el Real Madrid. Ganar así es pan para hoy y hambre para mañana porque el plan no es plan. Si cuando parecía necesario mantener la pelota no cuenta con un futbolista como Isco es necesaria una explicación, porque lo de anoche fue una humillación en toda regla.

Aunque las comparaciones sean odiosas a veces son necesarias. Ernesto Valverde había dejado a Coutinho, el fichaje más caro de la historia del Barça, en el banquillo durante tres partidos consecutivos de Liga. Fue titular en la ida de Copa frente al Levante y estuvo calamitoso, desanimado y sin dar una a derechas. Antes del encuentro el segundo de Valverde, Jon Aspiazu, reconoció que Dembélé estaba siendo titular «porque ha pasado un poquito por encima de Coutinho». Cuando se terminó, el Txingurri dijo en rueda de prensa cuando le preguntaron por el brasileño y su desánimo: «Si uno no está contento tiene que trabajar para revertir la situación». Ayer, Coutinho fue titular, dio la asistencia del primer gol, participó en el segundo y firmó un buen partido. El trabajo de Valverde es colocar a quien le parezca que está mejor, pero también rescatar para la causa a jugadores que le pueden ayudar y contribuir al éxito colectivo a final de temporada. Y explicar, sin entrar en detalles si no quiere, por qué toma las decisiones.

«Somos los que somos. Hemos hecho un partido muy serio. Todos somos un equipo. El equipo los conforman todos. ¿Si hay algo personal con Isco? De ninguna manera, todos pueden jugar y forman parten del plantel», declaró Solari tras el partido. En la previa, como en otras anteriores, cada vez que se le preguntó tocó el violín. Porque según él, Isco le encanta, pero «tengo 24 futbolistas y me encantaría que todos jugaran más». El malagueño sólo ha sido titular en dos de los 18 partidos que él ha dirigido y ayer con las bajas de Bale, Kroos, Llorente, Asensio, Lucas Vázquez y la lesión en la media parte de Benzema, tampoco tuvo sitio. 

No anda sobrado el Madrid de ‘jugones’ como para prescindir de uno porque sí. Y alguien con discurso y cultura como Solari debería poder explicarlo. Porque el «¿De dónde vienes? Manzanas traigo», es un diálogo de besugos agotador. Es posible que tenga toda la razón del mundo mundial en hacer lo que hace, pero parte de su trabajo es tener la habilidad de expresarlo. El violín y las manzanas no son suficientes. 

Periodista. Feminista. No me toques las palmas que me conozco. Optimista por obligación, sigo pensando que me tocará el Euromillón. 25 años de profesión. Empecé en Marca cubriendo el Madrid con Mendoza y me vine a Barcelona con el Barça de Laporta. He vivido más Copas de Europa que Gento. Y qué bien me lo paso aunque no haya visto nadar a Phelps o correr a Bolt en vivo y en directo. Canto fatal, pero no me rindo. Porque el que canta, su mal espanta.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies