¡Síguenos!
Niño acogida.

Solidarios

“Si tú no nos sacas, nadie nos ve”

La media maratón universitaria de Madrid reserva sus dorsales al nombre de cada uno de los 15.000 niños que esperan en residencias una familia de acogida. A su vez, nos recuerda algo que a veces se nos olvida: los niños no tienen capacidad de representarse a sí mismos.

A Marta le gusta correr. Tiene esa costumbre. Le ayuda a ser mejor persona, dice. En ese mundo suyo esa idea es capital. Y la semana pasada me envió un mensaje que me dejó fuera de juego: “Si tú no nos sacas, nadie nos ve”. Al principio, imaginé que se trataba de uno de esos relatos que ella acostumbra a presentar en los concursos literarios y de los que alguna vez quiere saber mi opinión. Pero resulta que esta vez no y que este sólo es el mensaje de una carrera, la media maratón universitaria que se celebrará el domingo 17 de marzo en Madrid. Una mítica carrera que, en su 39 cumpleaños, se va a convertir en un niño más. Su argumento esta vez es crucial, inseparable de esos más de 15.000 niños que, a día de hoy, crecen en España en centros residenciales esperando una familia de acogida. Una realidad que esta carrera pretende recordar, como me va a explicar Marta. No tardó en llamarme y en preguntarme si podría escribir algo acerca de esto: decir que no era innecesario, imposible para uno mismo.

Así que Marta me contó todos los datos que sabía acerca de esta conmovedora idea. Me hizo hasta saber que personalidades como Michael Robinson, Carlos Herrera, Martín Fiz, Carles Francino o Anne Igartiburru han apoyado esta causa. Y no es lo que más valore uno de esto, pero, efectivamente, Marta llevaba razón esta vez: una carrera tiene la capacidad de hacernos mejores personas. La prueba es ella misma, que acostumbra desde hace años a ir a las carreras en busca de marca personal y que no irá esta vez con esa intención a la media maratón universitaria. La ambición dejará paso al sentimiento. Su dorsal expresará el sentimiento con el nombre de cualquiera de esos niños, con los años que tiene y el tiempo que lleva en la residencia radiografiado a través de los años, meses y días en el momento de imprimir el dorsal. Puede ser Jorge o puede ser Daniel ese niño: el caso es que es uno de esos 15.000 niños que dan vida a un tipo de dorsal distinto, al dorsal menos competitivo del mundo o al dorsal más cariñoso del mundo. Así lo explica Marta, que sólo será una más. No en todas las carreras hay que desafiar al cronómetro. Hay deseos más sabios.

Y no importa la diferencia entre querer y poder. Es verdad que Marta está en buena forma. De hecho, prepara el Maratón de Madrid con el objetivo de acercarse en lo posible a las tres horas. Pero si usted no se ve para completar las tres vueltas de los 21 kilómetros de la Media Universitaria puede hacer dos (14 km), una (7 km) y hasta realizar una marcha, específicamente preparada para el día, de 1,5 km. El caso es estar ahí, no por uno mismo, sino por cualquiera de esos niños, por dar a conocer su realidad o por ayudarles como ellos algún día podrán ayudarnos a nosotros. Marta me recuerda estos días aquella vieja frase de Benedetti: “En cada niño nace la humanidad”. Y yo no voy a ponerla en duda. Sólo voy a terminar este relato con el domicilio de la web en la que usted puede encontrar toda la información para correr el 17 de marzo: www.situnonossacas.es. Allí el corazón entiende que Marta llevaba razón porque solo leer el mensaje impresiona: “Si tú no nos sacas, nadie nos ve”.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Solidarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies