¡Síguenos!
Marc Márquez celebra su título en Valencia.

MotoGP

Marc Márquez, el sheriff implacable de Austin

El catalán logra una victoria contundente en la que no dio opción alguna a sus rivales. Rossi terminó en cuarta posición.

La Dirección de Carrera le arrebató su plaza al frente de la parrilla tras su incidente en calificación con Maverick Viñales pero era evidente que no iba a resultar un impedimento importante para el sheriff de Austin. Marc Márquez arrancaba cuarto, en la segunda línea de la formación de salida, pero antes de acabar la primera vuelta ya estaba en cabeza de la carrera de MotoGP del GP de las Américas. Y desde ahí, sólo le quedó decir bye, bye… La superioridad del catalán es tan manifiesta en este circuito que si en las motos existieran las victorias por KO, la suya este domingo sería una de ellas.

Ninguno de sus rivales pudo inquietarle ni siquiera un instante, su ritmo era un martillo pilón capaz de destrozar cualquier aspiración de los demás. Llegó a tener más de 7 segundos de ventaja, un mundo, respecto al siguiente clasificado, precisamente la Yamaha de un Viñales que tuvo muy claro que no era el día ni siquiera para intentarlo, Márquez estaba ya demasiado lejos cuando logró superar a Andrea Iannone, que marchaba segundo y así acabó tercero. Rossi, con la otra Yamaha oficial, sin embargo no pudo superar al de Suzuki y se tuvo que conformar con la cuarta plaza, muy lejos del ganador y quizá pensando si podrá neutralizar su hegemonía a lo largo de la temporada. De momento, Márquez ya es segundo en el Mundial sólo un punto por detrás de Dovizioso, quinto en esta ocasión.

Otro héroe en Texas y muy destacable: Dani Pedrosa. Hace menos de dos semanas salía de un quirófano de Barcelona después de operarse de las lesiones de su caída en Argentina; lo normal hubiera sido que se recuperara en casa pero quiso volar a Estados Unidos para probarse. Sólo eso, comprobar hasta dónde podía llegar porque su estado físico no daba para más esperanzas, para otras ilusiones. Sin embargo, se fue creciendo día a día, ignorando el dolor y el sufrimiento, confiando más en su pundonor que en sus limitaciones hasta conquistar en carrera una sensacional séptima plaza.

Menos convincente sigue mostrándose Jorge Lorenzo, undécimo y a medio minuto del vencedor. Era obvio que el mallorquín necesitaría tiempo para adaptarse a la Ducati y el pasado año debió servirle para hacerse con esa moto tan particular. Ahora ya está en su segunda temporada al manillar de la bala roja y la progresión empieza a ser urgente, su compañero italiano está poniendo muy alto el nivel de referencia y su talento debería servir para disipar las dudas respecto a si se equivocó al elegir el proyecto de la fábrica de Borgo Panigale. Veremos, aunque el tiempo ya corre en su contra.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en MotoGP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies