¡Síguenos!
María by Callas.

Música

María by Callas; enfrentando al mito

“No soy un ángel y no pretendo serlo. No es uno de mis papeles, pero tampoco soy el diablo. Soy una mujer y una artista, solo eso” (María Callas).

Cuentan quienes trataron a la famosa soprano que existían dos María Callas. Por un lado estaba la mujer insegura, necesitada de cariño y de infancia desgraciada, y por otro estaba la Callas creadora, que manejaba el escenario y los personajes de una manera brutal. Sobre esa dicotomía vital se basa el documental María by Callas, estrenado en España el pasado 11 de mayo, donde el director Tom Volf hila un magnífico trabajo basándose fundamentalmente en una entrevista inédita realizada a la mítica soprano.

Y es que para entender al mito hay que conocer a la Ana María Cecilia Sofía Kaloyerópulos que, a los 14 años y tras la separación de sus padres, abandona New York natal y se muda con su madre y hermana a Grecia. Tuvo una infancia difícil, marcada por la frustración y la exigencia de su madre, de la cual se llegó a rumorear que la obligó a ejercer la prostitución en la Grecia ocupada por los ejércitos del Eje (a María siempre la colgaría el sambenito de haber colaborado con las tropas invasoras).

Desde el principio se vio que María Callas era una cantante diferente que, pese a tener una voz quizás demasiado dura y ciertas imperfecciones técnicas, poseía un brillo interpretativo y una personalidad tan acusada que hacía que cada actuación suya, para bien o para mal, fuera un acontecimiento. Porque en su carrera tuvo tantos triunfos como fracasos, pero la magnitud de sus éxitos fue tal que nadie osa poner en duda la importancia que tuvo la Callas para el devenir de la Ópera.

La Divina mostraría un perfil público hasta entonces desconocido en las cantantes líricas. Realmente María Callas no tuvo una carrera demasiado longeva en los escenarios, sólo necesitó una década de triunfos para que su irrupción en el mundo de la Ópera dejara una marca imborrable. Sus dotes vocales eran brillantes, pero principalmente destacaba en las dotes interpretativas. Para ella todo era una actuación, se podría decir que era la artista total. Llegaba al teatro a la una de tarde, cuando la función comenzaba a las 8, se vestía y maquillaba y luego se encerraba en su camerino apagando todas las luces para “introducirse en el personaje”; entraba como María Callas y salía como Floria Tosca o la Leonora del Fidelio beethoveniano.

«Antes de cantar una sola frase, el público tiene que empezar a oírla en tu rostro, eso es el belcanto», declaró en más de una ocasión. Y es que estaba convencida de que para ser una verdadera estrella en el escenario tenía que ser un referente en la vida cotidiana. Y a fe que lo consiguió; con su brillo conseguía opacar a todos los que la rodeaban, siendo considerada la mujer más elegante del mundo a medidos de los cincuenta.

Porque María Callas fue una estrella en toda la extensión del concepto. Con poco más de 20 años se casó con el que puede ser considerado su mentor, el empresario Giovanni Battista Meneghini, que la sacaba más de 30 años («Lo elegí como a un padre»); más tarde se divorciaría para emparejarse con el que en ese momento estaba considerado uno de los hombres más poderosos del mundo, el famoso armador griego Aristóteles Onassis. Para María Callas la vida fue una competición contra el mundo y, principalmente, contra ella. Acomplejada cuando era niña frente a la belleza de su hermana mayor, en un determinado momento de su vida decide dar un giro a su aspecto físico, perdiendo más de 40 kilos. Y es que la Callas siempre estuvo obsesionada con el glamour y la apariencia. “Yo soy el champán. La Tebaldi no pasa de ser coca-cola”, replicó airada cuando se le preguntó por su rivalidad con otra diva de la opera como era la gran Renata Tebaldi.

El realizador francés Tom Volf ha hecho un estupendo trabajo escarbando en la vida más oculta de la siempre fascinante María Callas, enfrentando el mito con la realidad. Y si Marilyn Monroe dijo de sus relaciones con los hombres que el problema es que ellos se acostaban con Marilyn pero se levantaban con Norma Jean, algo parecido pensaba la soprano («Yo soy María, pero dentro está la Callas y debo estar a la altura de ella. Lidio con ambas como puedo»). El documental está estructurado de manera que es la propia diva quién es la narradora de su propia vida, en clave autobiográfica.

María by Callas es realmente un trabajo muy interesante y sumamente recomendable para conocer la fascinante personalidad de una de las grandes figuras del mundo del espectáculo del Siglo XX: María Callas, La Divina.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Música

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies