¡Síguenos!

Marketing

Marketing con Orgullo

¿Responsabilidad social? ¿Negocio? ¿Postureo? ¿Oportunismo? Difícil de saber. Pero si las marcas hacen negocio, mejor para ellas, porque las cosas se están haciendo bien.

Estar o sentirse orgulloso de algo es un sentimiento único, especial y altamente recomendable, diría yo. Está claro que la palabra está muy bien elegida para representar un movimiento social que está muy en boca de todos estos días, el Día del Orgullo. Un movimiento que representa que ninguna persona debe avergonzarse de su orientación sexual. Un concepto que habla sobre la dignidad y el respeto, que ha sabido capitalizar muy bien el colectivo gay y transformarlo en un símbolo, una gran reivindicación por la igualdad de derechos.

El Día del Orgullo se celebra cada 28 de junio. El origen de esta celebración se remonta al 28 de junio de 1969, cuando tuvieron lugar los disturbios de Stonewall, que derivaron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial en el bar conocido como Stonewall Inn del barrio neoyorquino de Greenwich Village. El colectivo gay respondió con dureza y esto marca el inicio de la lucha por los derechos de los homosexuales y a la que con el paso de los años se han sumado las marcas y los departamentos de marketing de cientos de empresa.

¿Responsabilidad social? ¿Negocio? ¿Postureo? ¿Oportunismo? Difícil de saber, pero es una realidad incuestionable que en estas fechas cientos de marcas muestran su apoyo a esta causa social en RRSS o lanzando productos exclusivos dirigidos a este colectivo o ediciones especiales con motivo de estas fechas. El negocio que hay alrededor es enorme y podemos preguntarnos si es licito aprovecharlo para vender más… ¡Por qué no! Quizá sea necesario siempre que se haga desde la honestidad.

Según Nielsen, el consumidor LGTBI es un importante nicho de mercado con un perfil muy atractivo para las marcas. Tienen un nivel sociocultural medio-alto, tiempo libre, son amantes de los viajes, urbanitas, poco ahorradores, creadores de tendencias y con sensibilidad por la calidad y el diseño. Además, consumen por encima de la media y, sobre todo, son muy fieles a las marcas con las que se sienten cercanas.

Una de las primeras en posicionarse fue Apple, seguramente has visto el logotipo de Apple con la bandera arcoíris. La famosa marca de la manzana ha celebrado el “Orgullo” prácticamente desde sus inicios. Es curioso, pero su logotipo de manzana mordida hace referencia a Alan Turing, uno de los matemáticos más famosos del siglo XX, considerado el padre de internet gracias a sus estudios sobre cibernética y que fue detenido por ser homosexual. Se suicidó con una manzana envenenada con cianuro.

Por suerte hay muchos ejemplos en España. BBVA ha iluminado por primera vez con la bandera del Orgullo su sede principal de Madrid (también conocida como La Vela) o Wallapop ha puesto una lona gigante en Madrid, cuyo mensaje no puede ser más claro: «Que nada ni nadie se quede en el armario». Estos son solo un pequeño ejemplo entre muchos.

Ojalá tengamos menos prejuicios. Dotar de contenido y significado a las marcas es cada día más necesario. Apoyar estas iniciativas y ponerlas en primera línea de comunicación, una oportunidad, sobre todo, cuando llevan adheridas las palabras dignidad y respeto. ¿Que hacen negocio? Mejor para ellas, al fin y al cabo, afortunadamente, se están haciendo las cosas bien.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies