¡Síguenos!
Marc Márquez

MotoGP

Márquez demuestra por qué es el campeón

El líder en solitario del Mundial fue bajando tiempos vuelta tras vuelta. Los mortales tendrían que conformarse una vez más con disputar entre ellos las otras dos plazas del podio.

La afición española volvió a acudir a su cita en Jérez,. Pese a estar en casa, la victoria española se hizo esperar hasta la última carrera, la de MotoGP, en la que el podio fue íntegramente español.

Dieron las dos de la tarde, se apagó de nuevo el semáforo en Jerez, Márquez salió con todo y se puso líder en la primera curva, para acabar la carrera de la misma forma y volver a ser líder en solitario del Mundial. Quiso dejar claro a Quartararo desde el principio que a pesar de que hubiese batido ayer su récord de precocidad en hacer una pole, una cosa es marcar un buen tiempo a una vuelta y otra muy distinta ganar carreras. Fue cruel el destino con el francés, que abandonó a falta de nueve vueltas por una avería en su caja de cambios cuando estaba haciendo una muy buena carrera.

Márquez fue bajando los tiempos vuelta tras vuelta e hizo desistir a sus más inmediatos competidores de alcanzarle. Los mortales tendrían que conformarse una vez más con disputar entre ellos las otras dos plazas del podio. En el primer tramo de carrera todo hacía pensar que alguna de las dos yamahas satélite del Petronas podrían confirmar sus buenos resultados de ayer en la clasificación consiguiendo alguna de esas plazas. Sin embargo, Quartararo tuvo que retirarse por la avería antes citada y Morbidelli fue cediendo puestos hasta acabar séptimo.

El que volvió a dar la sorpresa, que cada vez lo es menos, fue Alex Rins. El ganador del anterior GP firmó otra carrera para enmarcar en la que quedó segundo de forma plácida, a varios segundos del tercero, Maverick Viñales, que no lo tuvo fácil y se vio obligado a pelear por el podio con Andrea Dovizioso hasta la última vuelta. Viñales aguantó como un campeón y no cedió ante el italiano para firmar de nuevo un podio de tres españoles en MotoGP, algo que no pasaba desde Assen la temporada pasada. Mientras, Jorge Lorenzo volvía a confirmar su poca sintonía con la Honda aunque esta vez sí pudo terminar la carrera, decimosegundo, una posición que se antoja poco satisfactoria para un cinco veces campeón del mundo.

La carrera de Moto2 empezó de la peor manera, con una caída múltiple en las primeras curvas que puso en peligro la integridad física de varios pilotos, entre ellos Alex Márquez. Dirección de Carrera decidió enseñar la bandera roja. Remy Gardner se fue al suelo y el pequeño de la saga Márquez no pudo esquivarlo. En ese momento se instauró el caos, varios pilotos tuvieron que esquivar al australiano y al catalán para no arrollarlos. El público contenía la respiración ante la posibilidad de que algún piloto acabase herido de gravedad. No fue el caso, se paró la carrera y se decretó una nueva salida, esta vez a 15 vueltas.

La carrera para Alex Márquez y su equipo comenzó nada más ver la bandera roja. Tenían que reparar la montura del de Cervera antes de la segunda salida. Aunque no pudiese salir desde la parrilla y tuviera que hacerlo desde el pit lane, era el Gran Premio de España y había que correr. Incluso se pudieron ver imágenes del padre de los hermanos Márquez metiéndole la llave inglesa a la Kalex de su hijo. Finalmente, consiguieron que el piloto saliese a pista para la carrera pero, desgraciadamente, no pudo puntuar.

La prueba la ganó el de siempre, Lorenzo Baldassarri, que lleva 3 de 4 y, si antes era el favorito, ahora lo es aún más. La segunda plaza fue para Jorge Navarro, que sigue acumulando podios al acecho de su primera victoria en Moto2, mientras la última plaza del podio fue para el argentino Augusto Fernández, que a pesar de venir de una lesión, firmó una gran carrera.

En la categoría pequeña no hubo premio en forma de podio para los españoles. No fue por falta de ganas, pero nuestros jóvenes pilotos pecaron de demasiada ambición y poco temple, como es frecuente en esta categoría. Uno de los primeros en ceder fue el hasta entonces líder del campeonato, Jaume Masiá, que se iba al suelo en el segundo giro. Antes lo había hecho Gabri Rodrigo, que no pudo siquiera completar la primera vuelta al trazado. El último en arrastrarse por el asfalto de Jerez, a falta de cinco vueltas, fue el de Conil, Marcos Ramírez, hoy el más local de todos. La afición española, la mejor de todas en este deporte, respondió a la caída del joven piloto con un masivo y sonoro aplauso. Y es que en el motociclismo caerse son gajes del oficio y peor es no haberlo intentado. La carrera la ganó finalmente Antonelli, al que acompañaron en el podio Suzuki (segundo) y Vietti (tercero), mientras nuestro mejor clasificado fue Arón Canet, con un meritorio cuarto puesto.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en MotoGP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies