¡Síguenos!
Marta Vieira

Mundial de Francia

Marta Vieira da Silva: ‘A Rainha’ del fútbol mundial

Con el gol ante Italia, que certificó el pase de Brasil a los octavos de final del Mundial, Marta se convirtió en la máxima goleadora de la historia de los Mundiales.

destacadofrQuedaban 15 minutos para el final del Brasil contra Italia, cuando Elena Linari cometió penalti sobre Debinha. Marta, la seis veces ganadora del premio a mejor jugadora mundial, asumió la responsabilidad de ejecutar y marcar la pena máxima. Con este gol, la selección brasileña consiguió el billete para los octavos de final de la Copa del Mundo como mejor tercera. Además, Marta se convirtió en la máxima goleadora de la historia de los Mundiales al conseguir su tanto número 17, superando los 16 que le empataban con el delantero alemán, Miroslav Klose.

Detrás de estos 17 goles hay una niña que desde muy pequeña quiso dedicarse al fútbol y no lo tuvo fácil. Todo empezó en Dois Riachos, una localidad de 11.000 habitantes situada en el Estado brasileño de Alagoas. Marta tuvo que luchar contra sus padres y sus hermanos para poder dedicarse al deporte del balompié. Sus familiares la encerraban en casa cuando se enteraron que faltaba a clase para darle patadas al balón. Fue Julio de Freitas, su profesor de educación física, quien vio en ella un talento descomunal. «Jugábamos torneos y los niños eran más fuertes que ella, aún así destacaba por encima de ellos. Muchos equipos amenazaron con retirarse del torneo si Marta jugaba», comentó de Freitas.

Las biografías de los grandes jugadores brasileños relatan las historias de superación que estos vivieron para llegar a ser futbolistas. Comienzos donde las patadas al balón eran sin zapatillas, en barrios pobres y con grandes esfuerzos familiares para que estos llegasen a ser futbolistas. En el caso de Marta, además de todas esos problemas, tuvo que superar uno más: la diferencias de género. Cuando nació, hacía siete años que en Brasil se había levantado el veto de que las mujeres jugasen al fútbol. Una ley impidió a las mujeres, durante casi 40 años, que corriesen detrás de un balón porque, según ellos, ‘causaba infertilidad’. Incluso, le pidió a su madre un real (23 céntimos de euro) para comprar un balón y la respuesta que recibió fue: «¡Tú eres una mujer, Marta!».

También tuvo que superar todos los insultos que recibió de niña por jugar al fútbol. En Brasil, los niños nunca aceptaron que una mujer fuera mejor que ellos, por esto la insultaron y la insistían en que dejase el fútbol; nunca lo hizo. Siguió luchando por su sueño, hasta que lo consiguió. «Durante años sufrí prejuicios, discriminación. Me siento orgullosa de haber luchado contra eso», relató la jugadora brasileña en su biografía. Ahora, tras aquel largo recorrido, tiene el honor de ser la única jugadora que tiene grabado sus pies en Maracaná.

Otro de los obstáculos que tuvo que superar fue la gran crisis nutricional que sufrió brasil en la década de los 80. En su localidad, 130 niños de cada 1.000 morían a causa del hambre. 3.500.000 de niños brasileños perdieron la vida por la grave crisis que sacudió al país sudamericano.

Con 14 años, la suerte brindó a Marta una oportunidad única. El Vasco de Gama, que por aquel entonces era uno de los pocos equipos brasileños que tenía sección femenina, apostó por ella. Tuvo que recorrer los más de 2.000 kilómetros que separan Alagoras de Rio de Janeiro. Fueron sus fuerzas de superación las que la ayudaron a conseguir una plaza en el primer equipo del Vasco de Gama. «Traía una carga emocional muy fuerte. Venía de lejos, de una realidad difícil, en busca de una oportunidad de oro. Transformó aquella rabia en motivación para vencer en la vida», contó su entrenadora Pacheco en la biografía de la jugadora.

Tras dos años en la ciudad carioca, el club tuvo que cerrar la sección femenina por falta de presupuesto. Se marchó a Santa Cruz, un pequeño club amateur de Pernambuco para seguir disfrutando de su pasión. Cuando más lejos estaban sus aspiraciones de vivir del fútbol, la suerte volvió a cruzarse en su camino. Recibió la llamada de la Selección brasileña para disputar el Mundial de fútbol de 2003, en Estados Unidos. Pese a que en aquel torneo la canarinha quedó eliminada en los octavos de final contra Suecia, el presidente del Umea I.K. quedó impresionado por el talento de Marta. Cuando acabó el torneo decidió ficharla y fue allí donde comenzó su leyenda. Ocho años estuvo Marta en el equipo sueco, donde se adaptó rápido, aprendió el idioma, e incluso, llegó a nacionalizarse. «Jugar con ella fue una suerte, era mi referente. Jugar contra ella era una motivación extra. Intimida y hace que tengas que estar al 100%», comentó Vero Boquete en El País sobre la jugadora brasileña.

Una jugadora que, más allá de su talento, es una referencia para el resto de futbolistas. En el segundo encuentro mundialista contra Australia, partido que perdieron las brasileñas por 3-2, cuando Marta marcó, mostró el logo de ‘Go Equal’ en sus botas. Esta marca es una iniciativa para la igualdad de género en el deporte. «Necesitamos apoyo, pero también respeto. Por eso la equidad es algo por la que todas debemos de luchar. Y es ahora cuando tenemos que actuar», escribió la futbolista en su Instagram días después del partido.

View this post on Instagram

#repost @goequal__ ・・・ Nós precisamos de apoio. Mas mais do que apoio, nós precisamos de respeito. E dar valor é a melhor forma de mostrar respeito a alguém. No esporte. Na vida. Por isso a equidade é algo pelo qual todas, todos e todxs devemos lutar. E a hora de agir é AGORA. Faça o gesto de igualdade e poste marcando a nossa hashtag #GoEqual . . . We need support. But more than support, we need respect. And giving value is the best way to show someone respect. In sports. In life. That is why equity is something that we must fight for. And the time to act is NOW. Make the equality gesture and post marking our hashtag #GoEqual . . . Necesitamos apoyo. Pero más que apoyo, necesitamos respeto. Y dar valor es la mejor forma de mostrar respeto a alguien. En el deporte. En la vida. Por eso la equidad es algo por el cual todas, todos y todavia debemos luchar. Y la hora de actuar es AHORA. Hacer el gesto de la igualdad y el post que marca el hashtag #GoEqual

A post shared by martavsilva10 (@martavsilva10) on

Marta ha cosechado muchos títulos y récords en los equipos que ha jugado. Además de ser la máxima anotadora en la historia de los Mundiales, también posee el logro de ser la única futbolista que ha marcado en cinco Mundiales diferentes. Pero hay dos metas que se le escapan y que aún sueña con lograr. Hasta el momento, no ha conseguido ni la Copa del Mundo, ni un Oro Olímpico con la canarinha. Aun así, no es algo que manche su curriculum, ya que ha sido nombrada la Pelé del fútbol femenino por el propio O Rei. Es considerada según la Revista Época’ una de las 100 personas más influyentes de Brasil. Por todos sus logros, luchas personales para llegar hasta aquí, Marta es ‘A Rainha’ del fútbol Mundial.

 

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies