España se cuelga la medalla de bronce | Baloncesto | A la Contra
¡Síguenos!
Selección española de baloncesto. @baloncestofeb

Baloncesto

España vuelve a sonreír y se cuelga la medalla de bronce

España ganó a la selección belga (67-60) y consigue la medalla de bronce. La selección dirigida se cuelga el sexto metal consecutivo en los últimos seis años. 

Las jugadoras españolas volvieron a sonreír, sobre todo a falta de 40 segundos para terminar la lucha por el tercer y cuarto puesto con un sensacional triple de Marta Xargay. A lo mejor es un poco amarga esta medalla, porque todos nos esperábamos estar luchando contra los Estados Unidos (las americanas ganaron en la final a Australia por 73-56), pero conseguir este bronce tiene mucho mérito. Es un logro especial y más cuando es el sexto año consecutivo que vemos a las españolas ganar una medalla. Algún día dejaremos de vencer y será entonces cuando más nos acordaremos de esta gran generación.

El partido empezó en contra para las nuestras, algo perdidas en la cancha en los primeros minutos. Seguramente gran parte de culpa de esa falta de lucidez venía provocada por el disgusto que nos llevamos ayer, disgusto que no solo sufrimos los aficionados, claro, también ellas; más de una salió de la cancha llorando porque vieron que se les escapaba una oportunidad única.

Poco a poco, la Selección se fue reponiendo del disgusto y empezó a disfrutar. Los rayos de sol aparecieron y la primera en verlos fue Alba Torrens, quien con sus canastas, ayudas y movimientos fue contagiando a sus compañeras y una por una las fue haciendo soñar. La jugadora mallorquina, que anotó 15 puntos durante el partido, tiró del equipo en un primer cuarto en el que el nivel fue más bajo y que concluyó con empate a 15 en el marcador.

Según iba avanzando el choque, el resto del equipo empezaba a entender que no era ese encuentro un partido de consolación, ¡no!; entendieron que era la oportunidad de sumar su sexta medalla consecutiva y eso no se logra todos los días. Astou Ndour, Laura Nicholls o Cristina Ouviña empezaron a anotar y a trabajar en defensa para conseguir que la Selección empezase a dominar a una selección belga que solo respondía cada vez que su estrella estaba en cancha (Meesseman, 24 puntos).

Pero faltaba una jugadora por dibujar una sonrisa en su cara, una baloncestista que salió bastante afectada del partido contra Australia. Lo bueno del éxito de esta generación es que representan a la perfección la palabra equipo. Todas las jugadoras lo notaron y aquí no dejan a nadie atrás; aquí reman todas juntas y es lo que hicieron. Cuando Marta Xargay estaba peor, nada entraba, sus compañeras empezaron a buscarla una y otra vez; daba igual el partido, había que conseguir que la mala racha terminase. Al final, cuando 12 jugadoras trabajan en equipo, el resultado siempre va a ser positivo y así fue.

Marta Xargay consiguió anotar la primera y después de esa canasta no paró. La jugadora catalana acabó el partido como la máxima anotadora de la Selección con 17 puntos, con un acierto desde la línea de tres del 60%. Suya fue la canasta que sentenció prácticamente el partido y que coronaba a la Selección con la medalla de bronce del Mundial de baloncesto 2018.

Un torneo que acaba y que nos deja a medias por lo que podríamos haber conseguido y no pudimos. Pero esto no es cuestión de este año o nada. Esto, como cualquier deporte, es constancia, trabajo y esfuerzo: todo esto antes o después se traduce en éxito, y si no me creen, que se lo pregunten a Valverde, Campeón del Mundo con 38 años.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies