¡Síguenos!
Mary Shelley película
Elle Fanning, en 'Mary Shelley' | Filmax

Cine

‘Mary Shelley’, la intensidad del Romanticismo

Elle Fanning interpreta a una mujer adelantada a su tiempo, tenaz en la búsqueda de su voz propia. Su historia de amor dio lugar a una vida de soledad y desesperación, o lo que es lo mismo, a Frankenstein.

Amar la lectura es tenerlo todo a tu alcance, o eso dicen. Pero claro, una definición de ese calibre solo la puede dar la intensidad propia del Romanticismo. Corriente artística y literaria del siglo XVIII en la que para que una obra se considerase significativa debía, literalmente, helar la sangre y acelerar los latidos del corazón. Eso creía Mary Wollstonecraft Godwin (hija de los filósofos William Godwin y Mary Wollstonecraft), más tarde conocida como Mary Shelley. Su historia de amor apasionada con el poeta Percy Shelley dio paso a una vida de soledad y desesperación, o lo que es lo mismo, a Frankenstein o el moderno Prometeo. En 2018, se celebran 200 años de la publicación de una de las obras más preciadas de la literatura universal.


Director: Haifaa Al-Mansour.

Reparto: Elle Fanning, Douglas Booth, Bel Powley, Maisie Williams, Joanne Froggatt, Tom Sturridge, Stephen Dillane, Ben Hardy, Ciara Charteris, Hugh O’Conor, Dean Gregory, Gilbert Johnston, Jack Hickey, Sarah Lamesch, Michael Cloke.

País: Estados Unidos.

Duración: 120 minutos.


En su figura, en este icono feminista, seguramente se ha visto representada Haifaa Al-Mansour, la directora de Mary Shelley, su segundo largometraje. Porque Al-Mansour ha sido la primera mujer en dirigir una película en su país, Arabia Saudí. Su ópera prima La bicicleta verde (2012), que fue seleccionada para competir como Mejor película en Lengua Extranjera en los premios Oscar, fue, además, la primera rodada íntegramente en territorio saudí.

Elle Fanning (Mujeres del siglo XX, Super 8, Somewhere) interpreta a una mujer adelantada a su tiempo, conquistadora, tenaz en la búsqueda de su voz propia. Iba a contracorriente de las convicciones establecidas por la sociedad de entonces. Era una mujer que, bajo un rostro dulce y acaramelado, escondía el carácter suficiente para encabezar una revolución. De hecho, su visión, su manera de ver las cosas, chocó de frente con el individualismo y el egoísmo característico del Romanticismo, que encarnaba perfectamente su marido, personificado en Douglas Booth, un personaje vampírico (digno de la saga Crepúsculo), a quien recientemente hemos visto en Loving Vincent.

En Mary Shelley, se recitan versos a diestro y siniestro, todo es muy intenso, pero tiene sentido, probablemente no se podría comprender mejor de otra manera: la juventud, el primer amor, las decepciones, la manera de existir… También el punto de partida, el proceso de creación y la concepción de Frankenstein, a sus asombrosos 19 años, en la casa de Lord Byron, otro romántico engreído. Su autora batalla incansablemente por publicar su novela, y lo consigue. Shelley plantea al espectador, con dos siglos de diferencia, que es la obra la que debe ser juzgada y no su creador. Desde otra perspectiva diferente a la de antaño, el debate se resiste al paso del tiempo.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies