¡Síguenos!

La Tribuna de Brian Clough

El mercado de entrenadores: cuando las situaciones no están tan claras

La Premier ya no es ese mundo donde se tiene paciencia infinita y el entrenador puede tener temporadas nefastas, descensos y ascensos fallidos.

El despido de Marco Silva se veía venir, como los anteriores: Javi Gracia, Pochettino, Emery y Quique Flores. La Premier ya no es ese mundo donde se tiene paciencia infinita y el entrenador puede tener temporadas nefastas, descensos y ascensos fallidos. Baste recordar que Pochettino era el entrenador con mas tiempo de servicio en un mismo club hasta la resolución de su contrato.

El Tottenham tenia apalabrado, o firmado, a Mourinho antes de despedir a Pochettino. Frio, calculador, despiadado si se quiere, pero también lógico. No se puede dejar una organización sin quién la dirija, o no se debe. Cada cual tendrá su opinión sobre la necesidad de despedir a Pochettino, la idoneidad de Mourinho o si el Tottenham mejora o empeora con el cambio, pero no cabe demasiada discusión en el proceso en sí: Pochettino y Mourinho podrían haberse cruzado en la puerta de la sede del club y así debería ser para mantener la continuidad de las operaciones, en este caso el primer equipo del club.

Sorprende mucho mas que el Watford no tuviese ya designado al sustituto de Quique. Se trata de un club de gatillo fácil, que ya esta pensando en el entrenador que sustituirá al que sustituya al actual. Así ha ido operando en las últimas temporadas y no se puede decir que haya salido mal: se han mantenido en la Premier sin apuros, pero eso no parecía suficiente para los propietarios del club y llegado el fin de la temporada, adiós. El primer año de Quique Flores acabó con el equipo decimotercero y en semifinales de Copa. No fue suficiente.

El nuevo favorito al banquillo del Watford es Nigel Pearson, que en su día fue despedido del Leicester por unos altercados de tintes racistas durante un Tour de verano del equipo en Tailandia, país de origen de los propietarios del club. Entre los implicados en los incidentes estaban el hijo del propio Pearson, un jugador de las categorías inferiores del club y cuya presencia en el viaje era de difícil justificación por criterios deportivos. Despedido Pearson, el Leicester nombra a Ranieri y el resto es conocido. Pearson estará encantado de volver a la Premier League y tener un buen sueldo aunque el contrato sea prácticamente papel mojado en cuanto a su duración se refiere. El Watford podría encontrar mejores opciones, tanto por personalidad como por estilo de fútbol.

Pero no es fácil. Dos grandes equipos como Arsenal y Everton también han dado el paso al vacío sin tener clara la sucesión. El Everton de momento ha puesto a los mandos del equipo a Duncan Ferguson, un fiero exjugador, sancionado en sus días en Escocia con 3 meses de prisión tras agredir con un cabezazo a un rival durante un partido. No parece que Ferguson se vaya a quedar como primer entrenador de manera permanente, pero si parece que el Everton esta buscando un reemplazo que este actualmente contratado por otro club.

Uno de esos nombres es Eddie Howe, entrenador del Bournemouth y aficionado del Everton. Howe siempre esta en las quinielas, pero nunca lo suficientemente cerca de los favoritos. Su carrera ha estado siempre ligada al Bournemouth, al cual ha ascendido desde las categorías inferiores a asentarse en la Premier sin mayores problemas, pero también sin presión, ni grandes objetivos. Es difícil que el Bournemouth llegue más allá de donde ha llegado, y si Howe quiere crecer, quizá el Everton sea su oportunidad. Habría que saber, primero, si el Everton querría ofrecerle el cargo – hay otros candidatos, como Arteta, Marcelo gallardo, Bielsa – y también si Howe es feliz donde esta, si necesita o no dar el salto a otro club.

Arteta está en una situación parecida. Cómodo a la sombra de Pep, podría elegir entre Everton y Arsenal, clubes de los que fue capitán, si estuviese dispuesto a tomar el riesgo. El Arsenal está siendo dirigido de momento por Ljungberg, también exjugador, pero sus resultados no han sido buenos (2-2 y gracias en Norwich, derrota en casa con el Brighton 1-2). Es fácil decir que en un par de partidos pocas cosas pueden cambiar, y es cierto, pero eran partidos donde el Arsenal podría haber logrado 6 puntos con el cambio de moral que un nuevo entrenador suele traer.

A Ljungberg se le ha empezado a poner cara de Solskjaer en solo 2 partidos y ha declarado que su equipo no parece el Arsenal, aquel en el que jugaba y que contaba con jugadores de otra talla: Viera, Henry, Pires, Bergkamp… Claro que no se parece.

Si por un lado entrenadores como Arteta o Howe no tienen claro las ofertas o sugerencias de Arsenal y Everton, el que no ha tenido la menor duda ha sido Brendan Rodgers, que ha preferido renovar por 5 temporadas más con el Leicester, lo cual deja claro donde están los proyectos de unos y otros. El Arsenal se encuentra en una situación en la que no tiene candidatos del máximo nivel disponibles, además de no tener experiencia en el mercado de entrenadores. El Everton tiene aun menos poder de atracción, pues Londres es un imán poderoso para los entrenadores de otras ligas y el Arsenal tiene mas dinero. Ambos tienen que buscar un entrenador antes que un nombre. Hay peores alternativas que Howe y Arteta.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies